Restaurante Starbien: una opción para estar mejor

Restaurante Starbien: una opción para estar mejor
Comentar

La propuesta: Starbien

En una zona apacible del moderno barrio habanero conocido como El Vedado, un restaurante gourmet ofrece excelentes platos en un menú que destaca por su variedad. Un ambiente placentero y encantador propicia el deleite. Mientras, una refrescante bebida invita a adentrarnos en los misterios de los sabores que esperamos degustar. Motivos todos que conspiran para Starbien.

Comida para probar en una construcción neoclásica

Porton y entrada de la paladar Starbien

El restaurante se localiza en un atractivo caserón neoclásico del céntrico barrio conocido como el Vedado. Es uno de los tantos negocios privados que afloran en La Habana dedicados al mundo de la cocina. Como muchos otros posee la peculiaridad de servir a los visitantes en la sala, un cuarto o cualquier otra habitación de la casa. Porque la singularidad de estas propuestas radica en que son casas que han respetado su distribución original en aras de hacer mucho más familiar, más cómoda la estancia de quienes prefieren visitarlo.

Vestibulo y recepcion de la paladar Starbien

Algunas de las de áreas en Starbien están climatizadas; muy oportuno para mitigar el intenso calor de la isla. Otras apuestan por el entorno natural ya sea en el balcón o el portal cuya vista hacia el exterior acompaña la selección del menú.

Opciones diferentes para almorzar en Starbien

Comensales y camareros del restaurant Starbien en el Vedado Habanero

Si está de paso por el Vedado habanero, si se hospeda en algunas de sus tantas casas u hoteles entonces puede que le interese la opción de almuerzos que ofrece este restaurante. Entre las 12 y las 4 de la tarde, de cada día, se proponen "tablets" por el precio de 12 CUC, moneda de cambio.

Parejas disfrutando de una cena romantica en Starbien

La interesante oferta de menú dirigido incluye un entrante, un plato principal, un postre y una bebida. De la carta se escoge esta modalidad, seleccionando en cada grupo lo que se desea consumir. Ojo con los platos que a su lado adicionan un 1 u otra cifra similar. Significa que se le agrega al costo general del tablet. Una curiosidad que pocos restaurantes de este tipo insertan en sus cartas. Sin embargo, Starbien propone una oportunidad inigualable para consumir platos desde la alta cocina habanera.

Recorriendo el menú

Mesa al fresco de la paladar Starbien

Su carta es variada. Los entrantes contienen ofertas entre las que sobresale el ceviche, cuya presentación adelanta la excelencia en el sabor. Deliciosas también, son las croquetas de pollo. La salsa que las acompaña realza el gusto de la masa dejando entrever la acertada combinación de los ingredientes.

Risotto Fri di Mari del Starbien

Los platos principales se confeccionan a base de res, pollo, cerdo, pescados, pulpos y mariscos; estos últimos presentados en diversas recetas. Por ejemplo, el camarón al ajillo es uno de los platos más atractivos. Acompañado de rodajas de pan son bañados en una buena cantidad de aceite. La guarnición puede ser escogida entre varias opciones. Le combina perfectamente el puré de malangas, que sugiero no deje de probar.

Camarera sirve vino a una pareja en la paldar Starbien

Pero si prefiere los menús vegetarianos, los vegetales al curry singularizan por su gusto y la selección de los productos mezclados. Para el postre menciono el cheescake a lo cubano. El sabor de la guayaba y el queso sobre base crujiente son magistrales; una receta acomodada a los ingredientes caribeños para sorprender a paladares atrevidos.

Para Starbien hay que llegar hasta allí

Un lugar placentero, en uno de los barrios más céntricos de La Habana, sorprende por su menú variado, por la delicia de sus platos y la gentileza de su servicio. Starbien reune cualidades que motivan el regreso. Entonces lléguese hasta la calle 29 # 205, entre B y C, en el barrio del Vedado, para que compruebe las numerosas maneras de sentirse mejor en un lugar que solo propone "estar bien".

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Un paseo por el Vedado puede quedar sellado con un buen almuerzo. Luego de pasear sus calles, nada mejor que descansar en un espacio acogedor mientras se prueban recetas nacionales y platos de la comida internacional. Si de comer se trata, una paladar puede ser el lugar que aune tradición, cultura y delicia. Experiencias que nos acercan a lo autóctono desde el sabor de una culinaria en constante renovación.

milagros Milagros