Embajadores de la esperanza: Lewis Hamilton en Cuba

Embajadores de la esperanza: Lewis Hamilton en Cuba
Comentar

El británico Lewis Hamilton, tricampeón mundial de Fórmula 1 en las temporadas de 2008, 2014 y 2015, llegó a Cuba a finales de agosto pasado como Embajador de Buena Voluntad del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Lewis Hamilton con niños en La Habana como embajador de la UNICEF

Durante sus vacaciones por el parón de las carreras, tras 11 largadas cumplidas y antes de dirigirse al Gran Premio de Bélgica, Hamilton compartió con los niños antillanos en su ambiente natural y activo, para constatar en persona los programas que impulsa el organismo internacional en la Isla.

Crónicas en vivo

Su permanencia en La Habana estuvo marcada por la actualización casi constante en las redes sociales de sus recorridos y actividades, que pudieron ser fácilmente comprobables.

"Happy Sunday everyone! With love, from Cuba (¡Feliz domingo para todos! Con cariño, desde Cuba)."

Lewis Hamilton pasea por el Prado de La Habana

Con esta frase comenzó una serie de crónicas sobre su paso por tierras antillanas. El flamante embajador desde 2012 visitó escuelas, un hogar de ancianos, un círculo infantil, comprobó las campañas de vacunación gratuitas para los pequeños y hasta comió algo con ellos, intercambió con profesionales de la salud, subió a las redes sociales numerosas imágenes de lugares emblemáticos de la ciudad mientras hacía un city tour, se interesó sobremanera por las galerías de arte local y se despidió desde un célebre bar de moda.

Enamorado de Cuba

Uno de los momentos culminantes del periplo por la capital caribeña fue cuando publicó varias fotos en su cuenta de Instagram junto a la frase:

"Enamorándome de Cuba."

Hamilton toma fotos del trafico en las calles de La Habana

Mientras, en uno de los vídeos más recordados dijo:

"En Cuba con UNICEF para ver el increíble trabajo que están desarrollando aquí con los niños y los programas de desarrollo con las edades tempranas."

En esta grabación y otras similares, apareció montado en autos clásicos americanos de los años 40 y 50 del siglo pasado o rodeado de ellos, sobre los que comentó con mucha sorpresa que aún se mantenían "vivos" en las calles habaneras y, además, en muy buen estado.

Niños cubanos y Lewis Hamilton en escuela de La Habana

A diferencia de los bólidos súper potentes, aerodinámicos, de última generación que él y sus colegas conducen en las pistas, estos coches se han estancado en el tiempo. Generalmente se utilizan como taxis comunes, conocidos como "almendrones", y otros más sublimes por su marca, elegancia o por tener las piezas y partes totalmente originales, pertenecen a escuderías de colección u ofrecen paseos exclusivos.

A ritmo de mambo y boxeo

Lewis Hamilton en gimnasio de boxeo en La Habana

Según varias agencias de noticias, con los reportes de su viaje de colaboración rompía y dejaba atrás las imágenes de lujo y frivolidad del inicio de sus vacaciones.

El controvertido piloto de 32 años de la escudería Mercedes fue invitado a la Fábrica de Arte Cubano (FAC), un espacio que acoge múltiples proyectos culturales para diversas edades y en varios formatos artísticos. También ofrece una agitada vida nocturna, por lo cual se ha convertido en lugar de referencia y de moda en La Habana, además de ser destino obligado para todas las grandes o las más queridas personalidades que arriban a ese país. Allí se le vio aprendiendo los pasos del mambo con un grupo de jóvenes bailarines.

Por si fuera poco, uno de los reyes del automovilismo contemporáneo aprovechó la oportunidad de verano para cumplir compromisos comerciales con uno de sus patrocinadores, PUMA. Para la colección 2018 de esa marca posó en un cuadrilátero de boxeo.

Siempre controversial

Lewis Hamilton toma fotos de coche antiguo en La Habana

En una muestra inequívoca de su lado solidario, además de representar a UNICEF y elogiar el sistema educativo vigente, ponderó las limitaciones de Internet como algo favorable, único y raro en el mundo de hoy, tan atento y dependiente a la red de redes.

Unos días después de despedirse en perfecto español con un "Adiós, Cuba", volvió al tema en unos comentarios donde expuso su sorpresa por la gran preocupación allí ante el bienestar de los niños, la respetuosa y calurosa acogida que la gente le ofreció. Evaluó con méritos especiales a los recursos humanos profesionales, la cultura, la comida, la música y la arquitectura de la ciudad capital.

Hamilton se toma un selfie en La Habana, Cuba

Sólo escribió palabras amables para ese pueblo, aseverando que había sido una visita inspiradora, una aventura de vida en un contexto diferente, de reafirmación personal, con mucha seguridad, bajos niveles de criminalidad respecto a otras naciones a pesar de las dificultades. Lewis comentó:

"I've never felt so safe and welcome in a country (Nunca me había sentido tan seguro y bienvenido en un país)."

Lewis entrena en gimnasio de boxeo de La Habana

Sin embargo, recibió algunas críticas de un lado porque dijo que el país necesitaba cambios para su gente, pues la vida de los adultos no parecía ser muy sencilla. Y luego, desde otro punto de vista mucha gente se mostró inconforme por leer que se había sentido muy aliviado por la desconexión a Internet, una presión que allí no sintió permanentemente y que había funcionado como una bocanada de aire fresco.

Aseguró que los transeúntes le miraban a la cara y no andaban como autómatas, únicamente operando sus dispositivos móviles. Por todo lo anterior, ofreció una segunda despedida desde la distancia y la compartió con sus seguidores:

Lewis Hamilton posa en para PUMA en el Hotel Nacional de Cuba

"Cuba, you've just got a new fan. I love Cuba and I hope that one day you may get to go see it too. (Cuba, has ganado un nuevo fan. Amo a Cuba y espero que un día ustedes también vayan a conocerla)".

Admirado en La Habana

Lewis Hamilton embajador de buena voluntad de la UNICEF en La Habana, Cuba

Desde que aterrizó en La Habana con su franela negra de UNICEF, Lewis Hamilton atrajo la atención de los amantes del deporte y la velocidad. Minuto a minuto estuvo rodeado de admiradores con buen carácter, cámaras, almendrones y muchos niños, cuyas sonrisas corroboró y alentó con su presencia.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Lewis Hamilton, tricampeón mundial de Fórmula 1, también viajó recientemente a Cuba como Embajador de Buena Voluntad de la UNICEF. Desde La Habana, narró para sus seguidores de todo el planeta la impresionante y agradable experiencia.

milagros Milagros