La Habana: otras 48 horas en la Ciudad Maravilla

La Habana: otras 48 horas en la Ciudad Maravilla
Comentar

Inspirada en el reciente artículo de mi colega Milagros de como pasar 48 horas en La Habana he decidido dar mi opinión y decir que sí, que La Habana es mucha Habana pero que usados con inteligencia dos días son suficientes para recorrer los lugares más especiales de la urbe: El Malecón, el Capitolio, la Catedral, la Bodeguita del Medio, el Floridita, los cafés y las librerías de segunda mano.

¿Como aprovechar mejor 48 horas en La Habana?

La Habana, ¿qué hacer en las primeras 24 horas?

Todo comienza en la parte antigua de la ciudad: La Habana Vieja. El mayor de los placeres se encuentra en perderse entre las callejuelas que han sido inspiración para grandes obras literarias. Por allí paseó la bella mulata Cecilia Valdés. Por esas calles se enamoró Ernest Hemingway. Las primeras horas serán un maratón fotográfico ante la belleza de los edificios coloniales.

Sin siquiera notarlo estará frente a la majestuosa Catedral de La Habana, el mayor exponente arquitectónico del "Barroco Cubano". Merece la pena visitarla. Desde allí se puede llegar a la Plaza de Armas, para no perderse el edificio más majestuoso de la ciudad, el Palacio de los Capitanes Generales, también barroco y que hoy acoge el Museo de la Ciudad. La Plaza de Armas es un bullicio de gente, coches y taxis.

Cartel de la Plaza de Armas en la Calle Obispo de La Habana Vieja

No se puede salir de la vieja Habana sin tomarse un tradicional cóctel cubano. Y no hay nada más cubano que un "Mojito" en la Bodeguita del Medio, el bar preferido por el escritor norteamericano Ernest Hemingway. Aquí o en el Floridita, "Casa del Daiquirí", usted podrá experimentar las maravillas de la ciudad mientras disfruta de un buen habano comprado en la Fábrica de Tabacos Partagás.

Al mediodía el cuerpo pide consumir la tradicional comida criolla. En la Habana los cubanos han acondicionado sus casas como restaurantes, conocidos como "paladares", y ninguno mejor que La Guarida. Este fue el escenario donde se rodó en 1993 la famosa película "Fresa y Chocolate", que lanzó a la fama al actor Jorge Perugorría.

Cartel de la Bodeguita del Medio en La Habana Vieja, al fondo campanario de La Catedral de La Habana

En la tarde toca ver la puesta del sol desde el Malecón, la ventana por la que se asoman los cubanos y los que pasan por allí para hacer una foto inolvidable. Este histórico paseo marítimo que va desde La Habana Vieja hasta la desembocadura del río Almendares tiene algo mágico. Tanto que todo el que vive o visita La Habana se acerca al Malecón no importa cuándo, desde el amanecer hasta entrada la noche, la cita es allí: para bailar, besarse, soñar y sentir a La Habana.

Cerca de las 21:00 horas se celebra el tradicional cañonazo de las nueve disparado diariamente desde la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, cuyo sonido puede ser perceptible desde cualquier punto de la ciudad. La ceremonia se remonta al siglo XVIII, cuando el disparo anunciaba a la población, el cierre de las murallas que protegían a la ciudad de piratas y corsarios. Los vestuarios de la época y el olor a pólvora de la ceremonia le darán la sensación de haber viajado en el tiempo.

Cartel de bienvenida en el Cabaret Tropicana de La Habana

Aún la noche es joven y en La Habana se pueden visitar excelentes cabarés. Lugares donde presenciar un espectáculo de música y folklore cubano, característicos por sus bailarinas, colorido montaje y vestimentas, si bien hay muchos, los dos más famosos, por su tradición y calidad de show, son el Tropicana y el Parisien en el Hotel Nacional de Cuba.

Segundo día en La Habana: mis recomendaciones

Cocotaxi deja viajero en la entrada del Callejon de Hammel en Centro Habana

Si busca que hacer en la Habana una mañana, debe visitar el Callejón de Hamel. Allí podrá disfrutar de espectáculos de rumba al aire libre, con coloridos despliegues de bailes y alegres ritmos de tambores. Situado en el Barrio de Cayo Hueso, cercano a la Avenida Malecón, en este callejón artístico de aproximadamente 200 metros de extensión, confluyen diversas manifestaciones de la cultura afrocubana a través de coloridos murales, pequeños talleres de artistas y productos que están asociados a sus trabajos y ritos.

Pescadores prueban suerte en el Malecon de La Habana

La tarde es ideal para un paseo por el esplendor del Vedado. Área de arquitectura ecléctica, con antiguas casas señoriales y modernas edificaciones, donde funcionan la mayoría de las instituciones gubernamentales y oficinas de compañías extranjeras, en agradables entornos verdes, donde abundan paseos y avenidas arboladas. Entre sus sitios imperdibles, destaca la Plaza de la Revolución, la Necrópolis de Cristóbal Colón y el Hotel Nacional de Cuba, éste último un punto ideal para disfrutar de un coctel en su terraza con vista al mar.

Angel androgino en el Cementerio de Colon en La Habana

Más tarde podrá recorrer la zona moderna de la ciudad en un tour de autos clásicos. Desde el Vedado hasta Miramar, pasando por la Plaza de la Revolución. Los almendrones, como llaman a los autos antiguos en Cuba son un símbolo de La Habana. Estos clásicos, la mayoría de los años 50, continúan rodando como el primer día luego de medio siglo. Montar uno es como entrar a la máquina del tiempo, se trata de autos museables, dignos de encontrarse en colecciones privadas y de museos. Marcas como Chevrolet, Ford, Dodge, Oldsmobile, Mercury, Studebaker, Plymouth, Pontiac o Buick se pasean por las avenidas.

Turista recorre la Plaza de la Revolucion por la Avenida de Boyeros, al fondo la Biblioteca Nacional Jose Marti

Y para cerrar las últimas horas de la noche habanera visita la Fábrica de Arte Cubano (FAC), una industria de creación. Desde hace cuatro años atrae la atención de nacionales y extranjeros a tal punto que personalidades como Lady Gaga o Mick Jagger dispararon la popularidad de este centro. Hasta Michelle Obama estuvo de paso por "la Fábrica", como le llaman muchos.

FAC, es un proyecto sociocultural liderado por el músico cubano y realizador audiovisual X Alfonso. El sitio ha sido bautizado como "la ratonera" de las artes porque en su seno conviven y están representadas todas las manifestaciones artísticas: música, teatro y danza, cine, artes visuales, literatura, moda, arquitectura y diseño gráfico e industrial.

Camarera prepara cocteles en la Fabrica de Arte Cubano - FAC/p>
<p>En la <abbr title=FAC todo se encuentra sabiamente mezclado en espacios multifuncionales, multidisciplinarios, mutantes en sus ambientes, contenidos y formas. Se trata de un modo no convencional de apreciar el arte, lejos de la concepción del museo o la galería. La mejor manera para disfrutar de las últimas horas en la Ciudad Maravilla.

Otras 48 horas en La Habana

0 Comentario
Agrega un comentario
 

La Habana es una vibrante capital que deslumbra con sus majestuosas fortalezas, el eclecticismo de su arquitectura y las mágicas calles por donde el tiempo parece detenerse. La Habana es única. Una ciudad donde todo es posible en 48 horas. Desde el amanecer hasta el día siguiente se puede seguir el ritmo vertiginoso y a la vez pausado de esta tierra mágica. Aquí se palpita la cultura, la literatura, la poesía, la salsa y la rumba en cada extremo de la ciudad.

arantxa Arantxa