Todos al Festival de Cine Latinoamericano en La Habana

Todos al Festival de Cine Latinoamericano en La Habana
Comentar

En diciembre La Habana se viste de un encanto especial. Desde los primeros días, los cubanos se preparan para el arribo de su invierno "nominal", las tradicionales celebraciones, la despedida del año que se va y la bienvenida al que llega. Pero el diciembre habanero es inigualable por celebrar desde hace cuatro décadas una verdadera fiesta del cine: el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

Entrada principal del Cine Yara en la centrica esquina de 23y L del Vedado

Por lo general, el certamen inicia en los primeros días del mes de diciembre. Siempre me llamó la atención cómo miles de personas acuden a las principales salas de exhibición, motivadas por las propuestas cinematográficas y por el suceso eventual de moda. Lo defino como una reunión, una convención que incita a cinéfilos y aficionados de todas las generaciones, razas, sexos y latitudes. Su convocatoria es tan grande, que cubanos del interior de la Isla prefieren viajar a la capital por estas fechas, y algo similar ocurre con los turistas extranjeros, latinos y españoles en su mayoría, debido a la facilidad del idioma.

Las carteleras ubicadas en los escaparates de cristal externos de las salas, en diversos puntos de venta o en el sitio web del evento, anuncian las sorpresas cinematográficas reservadas para la extensa jornada.

Cine Yara visto desde la Calle 23 del Vedado habanero

Desde las 10 de la mañana y hasta las 10 de la noche, los cines ofrecen funciones; pero las personas hacen fila desde dos horas antes, temerosas por no poder alcanzar lunetas. Vendedores ambulantes de palomitas de maíz, de cucuruchos de maní tostado y otras confituras, pregonan sus ofertas entre una creciente multitud organizada en las aceras.

Resulta común ver a personas apresuradas, porque han salido de un cine cercano o lejano, y temen no llegar a tiempo a la siguiente función. Generalmente no impresiona el tímido y húmedo frío que penetra desde el mar, acompañado de un aire que despeina y alguna que otra llovizna. Los cubanos se abrigan bien para soportar la espera; pero una vez adentro, siempre me convenzo de que vale la pena. Créame, es un motivo suficiente para aprovechar nuestra estancia en La Habana y vivir el ajetreo de los días de festival, perfectos para conocer a nuevas amigas y amigos.

Cine Riviera en 23 y G en el Vedado

Y es que el cine latinoamericano que se exhibe allí, invita a penetrar hasta las raíces de las historias que cuenta, nos incita a conocer a fondo la cultura de un continente de habla hispana con una riqueza excepcional en tragedias, comedias y vicisitudes, al tiempo que nos involucra en una narrativa diferente a las del cine europeo o hollywoodense.

Recreando una escena del pasado

Fachada del Cine Riviera en la Calle 23

Fue en 1979 cuando por primera vez se dieron cita en La Habana más de 600 cineastas de Latinoamérica. Su propósito era unir voces diversas en busca de un fin común: contar historias que se parecieran más a esa orilla del Atlántico, la del sur, la que se extiende desde el Río Bravo hasta la Patagonia, en palabras del independentista y "americanista" José Martí.

Pocos imaginaron que aquel tercer día del último diciembre de la década del 70, se abriría paso al nacimiento del festival más importante de la región, idea que se venía gestando desde 1967, cuando se celebró el incipiente Festival de La Habana. Este evento advirtió que existían creadores de un nuevo cine, comprometido con la cultura y las tradiciones de los habitantes del sur del continente.

Cine La Rampa en la Calle 23 cerca del Hotel Nacional de Cuba

Arduos años de trabajo, de búsqueda de financiamiento y de consensos entre los creadores, tuvieron su colofón en la convocatoria del 3 de diciembre de 1979. La Habana se convertiría entonces en la capital de la cinematografía latinoamericana, sin desestimar las muestras de producciones de otros continentes. Los arrecifes de las costas caribeñas serían inspiradores del premio Coral, que desde entonces se entrega a los ganadores de la filmografía en competencia.

Ver para crecer: la 39 edición

Cine Charles Chaplin en 23 y 12, Vedado, Habana

Treinta y nueve diciembres conforman el sinónimo de una vida madura, quizás por eso las expectativas sobre los días de festival no decaen. Para el viernes 8, La Habana espera la apertura de 13 salas con aires renovados que acogerán por 10 días a quienes deseen vivir una auténtica aventura cultural, latinoamericana y antillana.

Los cines ubicados en el circuito de la calle 23, en el Vedado, son los principales anfitriones, aunque si está en La Habana Vieja puede disfrutar del buen cine del continente en la sala Walfredo Piñera, ubicada en la calle Tacón, entre Chacón y Mercaderes.

Centro Cultural Cinematografico Fresa y Chocolate

De este modo se espera proyectar 19 largometrajes de ficción en concurso, muchos de ellos coproducidos entre dos o más países. También podremos disfrutar de 18 Óperas Primas e igual cantidad de mediometrajes o cortos, 23 documentales y 16 filmes animados. Estas obras se caracterizan por su diversidad temática y porque durante el proceso de selección, se cuidó que existiese una armonía entre el número de realizaciones dirigidas por hombres y mujeres, con enfoque de género.

En total, según palabras del presidente del festival, Iván Giroud, se proyectarán 404 obras y estarán presentes casi todos los directores de las películas de la región, además de decenas de invitados a los que regularmente se les ve por las áreas del Hotel Nacional de Cuba.

Taquila del Cine 23 y 12 en la esquina que le da nombre

Cuba se presenta este año con dos obras en concurso: "Los Buenos Demonios", de Gerardo Chijona y "Sergio y Seguéi", de Ernesto Daranas, una coproducción con España y Estados Unidos. Otras tres películas en concurso también fueron coproducidas por el país ibérico, como las argentinas "Zama y La Cordillera", de Lucrecia Martel y Santiago Mitre, respectivamente, y la chilena "Una Mujer Fantástica", de Sebastián Lelio.

En este cumpleaños, el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana convida a un crecimiento intelectual y humano a través de la visualización de obras que merecen nuestra atención, que ayudan a comprender mejor el mundo que nos rodea y a asumirnos todos como iguales en la diversidad. Por eso dejamos abierta la invitación, para que asista al menos un día. Estamos seguros de que, como nosotros, no se arrepentirá.

Un festival que honra a los grandes cineastas

Fachada del Cine 23 y 12 en la calle 23 del Vedado Habanero

En cada edición, el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano rinde homenaje a realizadores consagrados. Este año tendrá lugar una muestra de filmes del estadounidense James Ivory. A su vez, durante la gala de premiaciones se otorgará el Coral de Honor al director brasileño Carlos Diegues.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Del 8 al 17 de diciembre La Habana invita a los amantes del cine a acudir a sus principales salas de exhibición. Durante esos días tendrá lugar el 39 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, una gran fiesta para los que hemos estado allí.

arantxa Arantxa