Entre lienzos y esculturas, una exposición exclusiva en La Habana

Entre lienzos y esculturas, una exposición exclusiva en La Habana

Conocer un país como Cuba supone enfrentarse a su variedad, a la multiplicidad y el mestizaje cultural, significa encontrarse con una historia muy rica, con ciudades detenidas en el tiempo pero que a la vez despuntan hacia tendencias más modernas en todos los ámbitos. El arte, específicamente, las artes plásticas, muestran zonas de su cultura y de su identidad que perviven en el imaginario nacional.

La extensa historia del arte cubano ha dejado exponentes cimeros, cuyas obras han recorrido el mundo por su autenticidad, talento y cubanía, baste solo recordar al incomparable Wifredo Lam. La buena salud que goza hoy el arte cubano es visible en las muchas exposiciones y muestras que se exhiben en el país. La capital habanera cuenta con una red de galerías y espacios alternativos que dan vida a las expresiones de los más disímiles artistas.

Entre lienzos y esculturas

La actual muestra que exhibe el Museo del Memorial José Martí, en La Habana, constituye un regalo para cualquier visitante. La oportunidad de reunir en una sala, a cuatro de los más importantes artistas cubanos contemporáneos, es única.

Del 5 al 23 de enero de 2018, la sala 4 del Memorial nos regala la exposición colectiva "Entre lienzos y esculturas", que recluta a cuatro grandes de la plástica: Alfredo Sosabravo (1930), Manuel Mendive (1944), Pedro Pablo Oliva (1949) y Roberto Fabelo (1951).

Estos, si no los más, se erigen entre los artistas más cotizados de su generación, fundamentalmente, Roberto Fabelo. Todos han merecido el Premio Nacional de Artes Plásticas en diversos años y sus trabajos se encuentran en prestigiosos catálogos de arte a nivel internacional.

Una apuesta por el arte cubano

Entre lienzos y esculturas constituye una selección de obras del coleccionista español Luciano Méndez, un empresario que durante años ha reunido una cuantiosa cantidad de lienzos de artistas consagrados como de jóvenes talentosos que despuntan en el orbe. El hombre confiesa ser un eterno enamorado del arte, pero cuando se trata de Cuba, se remueven sus sentidos y percepciones de manera especial.

La muestra en un primer momento pretendía incluir cuarenta obras del amplio catálogo de dicho coleccionista. Sin embargo, el espacio de la sala transitoria del Memorial José Martí, solo alcanzó para unos 12 lienzos y 16 esculturas, hecho que de ninguna manera socavó la intención ni la funcionalidad de la misma.

Una generación de "cracks"

Si habláramos de un sentido común, de un devenir conceptual en la selección, lo que resalta a priori es la representatividad de una generación, las preocupaciones que inspiraron a un grupo de artistas en relación con el contexto cubano, con su realidad y su historia.

Cada uno, nacidos entre los años 30 y 50, se apropia de la Cuba identitaria, de simbologías que marcaron y marcan al cubano como la religión, el campo y la naturaleza o la condición de isla flotante. Desde diferentes y características técnicas pictóricas, desarrollan sus poéticas.

Entre el mar y la tierra cubana, Roberto Fabelo

Fabelo es un artistazo a escala mundial. Sus obras han pasado por colecciones, exposiciones, eventos y bienales dentro y fuera de Cuba. El Premio Nacional de Artes Plásticas del año 2004, en esta ocasión nos regala 2 cuadros y 5 esculturas que en sentido general, tocan las temáticas más trabajadas por él desde sus inicios.

Desde los colores ocres, allí citados, Fabelo juega con la problemática de la migración en Cuba, así como con la condición animal y transformadora propia del ser humano. Los caracoles, los cuerpos amorfos son elementos característicos en su obra que, desde la ficción y la imaginación, invitan a repensar la vida, a vernos por dentro.

Al entrar a la sala, lo primero que llama la atención es una figura femenina montada sobre un gallo, una escultura en bronce muy llamativa. El gallo, protagonista de los campos cubanos, se encamina a un "Viaje Fantástico" (título de la pieza) cargando a una mujer que parece guerrera. La animalidad y lo fantástico son tópicos que al artista le encanta recrear. Dicha obra nos remonta a la insertada en la Plaza Vieja, cuya originalidad convoca a los transeúntes quienes gustan de tomarse una foto junto a ella.

Pedro Pablo Oliva, sensualidad y fantasía

La obra de Pedro Pablo Oliva deleita todos los sentidos desde una primera mirada. Pasamos de las figuras grotescas de Fabelo a la estilización y la delicadeza de los trazos de Pedro Pablo. La selección reúne sus principales líneas expresivas en piezas bastante recientes. Sus figuras alargadas, jocosas y oníricas y sus paisajes verdes nos trasportan a un mundo "x", que puede compararse lo mismo a la realidad cubana que a la universal.

Sus personajes idílicos se relacionan siempre con la naturaleza, ya sea al verde campo cubano con sus montañas, como a animales que representan la libertad - por ejemplo, el pájaro o los peces transportan a sus seres fantásticos e infantiloides. La idea del viaje, del mar y la migración, tema tan controversial en la historia de Cuba, es recurrente en estas piezas.

"Muchacha condenada a vivir con una piedra en la cabeza", es quizá una de las esculturas más sugerentes de la exposición. La actitud inofensiva, victimaria y hasta sensual de la fémina, que carga una piedra en su cabeza, puede despertar muchas lecturas e impresiones. Esto, unido a su hermoso acabado en bronce, provoca una empatía especial entre el espectador y la pieza, esas sensaciones que solo el buen arte despierta.

Color y vida... Alfredo Sosabravo

Alfredo Sosabravo es uno de esos imprescindibles de la plástica cubana. Premio Nacional de Artes Plásticas en 1997, es el veterano de esa generación. Su trabajo ha pasado por varios momentos y tendencias. En dicha colección muestra una zona expresamente cubista y cromática.

Sus cuadros son explosiones de color, de pasajes irreales que parecen caóticos pero encierran una forma de ver la vida y la historia. Es atrayente, tanto en los cuadros como en las esculturas, que las figuras siempre llevan gafas, lo cual puede ser un guiño a los procesos de recepción, a las diferentes maneras de percibir nuestro alrededor.

"Carnaval", esa expresión tan cubana, da título a una de las obras, aunque la temática se arrastra en cada lienzo y escultura de su autoría. El carnaval relacionado a la fiesta, a la alegría, al colorido y a la tradición del cubano. El carnaval asociado también a las aves, los peces, el mar, al verde campestre, a la palma como símbolo nacional. Esa selección puede llevarnos a la zona más alegre y pasional de la pintura cubana.

¿Quién dijo que todo está perdido? Manuel Mendive

Y por último Manuel Mendive, de todos el más típicamente folclorista y mitológico. Un artista que ha mantenido a largo de su carrera esa preocupación por la religión afrocubana, por sus interpretaciones y simbolismos tan latentes en el escenario cubano de todos los tiempos.

Sus lienzos parecen pasajes bucólicos, donde se insertan divinidades y humanos deformados, idílicos. En este caso también, llama la atención su relación con el mar, el campo cubano y los animales. Es visible el valor que le da a las raíces, al rescate de los ritos y costumbres, anclado siempre al contexto, a los sueños del cubano, sus rezos, pedidos y ofrendas.

El lirismo de Mendive consiste en la manera de conectarse íntimamente con su país y valorizar su religión, es la representación de los cauces más profundos que identifican al cubano.

Descubra lo mejor del arte cubano contemporáneo...

La exposición "Entre lienzos y esculturas" no es más que un repaso por una de las generaciones más prolíferas y cotizadas del arte contemporáneo cubano. Los cuatro artistas, desde sus perspectivas, invitan a repensar la historia y el contexto de su país a través de símbolos que marcan tradición, actualidad e identidad.

Pues entonces, además de disfrutar de las vistas, la arquitectura y el Museo del Memorial José Martí, acérquese a cuatro punteros del arte cubano, pocas veces reunidos en una exposición. Será una experiencia muy sensitiva, reflexiva y fundamentalmente, enriquecedora.

Si está de visita en La Habana, lléguese al Memorial José Martí, en la Plaza de la Revolución. Una singular colección de lienzos y esculturas de 4 importantes artistas cubanos contemporáneos se exhibe por estos días.

arantxa Arantxa

;