Diez lugares de La Habana que recomienda Lonely Planet

Diez lugares de La Habana que recomienda Lonely Planet

Desde 1972 Lonely Planet, con sede en Australia y cuyos libros se distribuyen en todo el mundo, se ha consolidado como una de las mejores editoras de guías de viaje del mundo. Se caracteriza por ofrecer información muy útil y confiable para mochileros y viajeros que prefieran economizar. Hasta la fecha ha publicado más de 500 títulos en una decena de idiomas, programas de televisión y páginas web, y en España edita mensualmente su Lonely Planet Magazine.

La prestigiosa editora recomendó diez lugares para visitar en la capital cubana. ¿Quieres conocerlas?

Diez recomendaciones de Lonely Planet en La Habana

No hay nada como sumergirse en una ciudad sin itinerario fijo y dispuesto a la sorpresa, pero no siempre tenemos esa oportunidad. Si está en Cuba con tiempo ajustado, es útil esta lista de recomendaciones con lugares de excelencia garantizada, sobre todo porque las sugerencias vienen de una gran editorial de viajes. ¡Comencemos el recorrido!

  1. Plaza de la Catedral

    Plaza de la Catedral de La Habana

    En el centro histórico encontramos este lugar que pareciera de película. Está dominado por un templo católico impresionante, edificado por los jesuitas. Es muy curioso por la desigualdad de sus torres (una más ancha que la otra) y por su barroca fachada que parece un mar ondulante.

    La Plaza de la Catedral (calles Empedrado y San Ignacio, Habana Vieja) es desde el siglo XVIII uno de los sitios principales de la ciudad y está bordeada por impresionantes mansiones coloniales, entre ellas la Casa del Marqués de Arcos, y la del Marqués de Aguas Claras, donde hoy se accede a los deliciosos olores y sabores del restaurante El Patio. También hay agradables cafés, además de sitios de interés como el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam y el Museo de Arte Colonial (Palacio del Conde de Casa Bayona).

  2. Fortaleza San Carlos de la Cabaña

    Vistas de La Habana desde la Fortaleza San Carlos de la Cabaña

    La más grande fortaleza de América es una joya del complejo sistema defensivo colonial de La Habana, declarado Patrimonio de la Humanidad desde 1982. Puede divisarse sobre una colina al otro lado de la bahía, y ofrece una espectacular vista de La Habana.

    Fue protagonista de la historia militar de la isla, desde que sus ocupantes eran los soldados del ejército real de España, hasta que allí se instaló la comandancia del guerrillero Che Guevara. De todo ese pasado hay huellas visibles y bien puede ocuparle una tarde entera visitar la fortaleza, donde hay bares y restaurantes, tiendas de artesanías y souvenires cubanos, así como una tienda de habanos donde está el tabaco más grande del mundo.

  3. Museo Napoleónico

    Museo Napoleónico de La Habana

    Cerca del famoso hotel Habana Libre, en pleno Vedado, hay una villa de arquitectura renacentista que guarda una de las más importantes colecciones de arte Imperio del mundo. El Museo Napoleónico (calle San Miguel #1159) exhibe al público gran parte de un catálogo con casi 7 mil 500 piezas que pertenecieron a Napoleón Bonaparte y su contexto, entre ellas obras de arte, muebles, armas y uniformes militares, y una fascinante colección de libros raros en francés, inglés y español.

    Allí pueden verse objetos tan inusuales como la mascarilla mortuoria de Napoleón, que trajera a Cuba Francesco Antommarchi, su médico de cabecera en Santa Elena.

  4. Cementerio Colón

    Pórtico de la Paz, entrada principal  de la Necrópolis Cristóbal Colón

    La Necrópolis Cristóbal Colón (calles Zapata y 12, Vedado) nos es muy sombría y sí muy interesante, con su estilo arquitectónico románico y bizantino. Tiene unos 130 años y con 57 hectáreas es el de mayor extensión de Cuba.

    La enorme puerta central es hermosísima y está decorada con un conjunto que tiene alto-relieves representando la Resurrección de Lázaro y la Crucifixión de Jesucristo. En lo más alto de la portada hay tres estatuas de mármol simbolizando las virtudes teologales: Fe, Esperanza y Caridad.

    Dentro del camposanto sobresale la capilla central, de planta octogonal porque en el cristianismo el número ocho simboliza la resurrección. Caminando por el lugar asombra la cantidad de tumbas, estatuas y bóvedas edificadas con mármol blanco, sobre todo de Carrara. Pueden verse obras de importantes artistas escultores cubanos, como José Vilalta Saavedra, Florencio Gelabert, Juan José Sicre y Rita Longa.

  5. Restaurante San Cristóbal

    Acogedor espacio del restaurante San Cristóbal

    Nombrado como el patrono católico de La Habana, el restaurante San Cristóbal (calle San Rafael #469, entre Lealtad y Campanario) se levanta en una espectacular casona neoclásica, todo un templo para la auténtica comida cubana. Almorzar allí es sentirse como un habanero ilustre de la colonia, en medio de obras de arte cubano, porcelana fina y muebles de lujo. Este fue el restaurante privado (conocidos en Cuba como "paladares") escogido por el presidente estadounidense Barack Obama y su familia, durante su visita a la isla en 2016.

    El menú es variadísimo y recomendable en su totalidad, pero no deje de probar los Camarones Florencia o el Medallón de Langosta Rebozada con tres tipos de salsa. También es famoso su tradicional Chilindrón de chivo, servido con el típico arroz congrí y viandas fritas.

  6. El Dandy Bar-Galería

    Clientes desayunan en el El Dandy

    Este es uno de los bares más pintorescos de la capital. Está cerca de la Plaza del Cristo, en la esquina de las calles Teniente Rey y Villegas #401. El encanto le viene del ingenio con que se combinan las funciones de bar, restaurante de comida ligera y tapas, así como galería de arte. Su mobiliario es muy heterogéneo y combina lo nuevo con la estética "old fashion", y en las paredes hay excelentes fotografías.

    Es un regalo sentarse en él a tomarse un Mojito, debidamente acompañado de tapas y tacos. También puede desayunarse con frutas frescas de temporada, huevos cocidos o sándwiches.

  7. Cabaret Parisién

    Bailarinas del Cabaret Parisién

    Si lo que quieres es probar algo del glamour de antaño en La Habana nocturna no debe faltar al Cabaret Parisién, en el famoso Hotel Nacional de Cuba.

    Lo ideal es cenar antes en alguno de los restaurantes del Nacional, para redondear la salida con el show del cabaret. Puede comer en el Restaurante de Lujo "Comedor de Aguiar", o si prefiere algo más sencillo están el buffet "La Veranda" y el Restaurante de comida criolla "La Barraca".

    El Parisién no tiene desperdicio, es un bocado de buena fiesta, con mucho baile y luces. Ofrece el espectáculo "Cubano, Cubano" (10:00 PM), donde exhibe las tradiciones musicales y danzarias de las culturas indoamericanas, hispanas y africanas, todas afluentes de la identidad cubana. Luego de la medianoche se abre la pista de baile para todos y allí podrá aprender a bailar los ritmos de la isla.

  8. Casa del Habano de Quinta y 16

    Seleccion de tabacos Montecristo en la Casa del Habano de Quinta y 16

    Si quieres saber por qué los puros tipo Premium cubanos son los mejores del mundo, tiene que visitar la Casa del Habano de 5ta Avenida #1407, entre 14 y 16 (Miramar). Allí se accede a más de 27 marcas de excepcionales habanos, de todas las gamas, y algunas envejecidas en condiciones de conservación óptimas.

    También se puede almorzar comida típica cubana, como preámbulo de un ritual exquisito: fumar un tabaco mientras se degusta un ron ligero. Demostraciones de torcedores de tabacos son otras atracciones de la primera tabaquería exclusiva en Cuba fundada hace treinta años.

  9. Visitar Fusterlandia

    Mosaicos de cerámica en Fusterlandia

    Al final de un paseo por la 5ta Avenida puede llegar a la comunidad de Jaimanitas, que muchos llaman Fusterlandia porque ha sido transformada por el arte de José Antonio Rodríguez Fuster, un pintor y escultor cubano que vive en ese barrio del oeste habanero. Sus mosaicos de cerámica tomaron el barrio por completo y decoran los exteriores de las casas de vecinos con coloridas composiciones, influenciadas por la obra de Gaudí y Picasso.

    Las obras muestran distintos países latinoamericanos, escenas históricas, y paisajes cubanos. También hay esculturas y formas que conectan los espacios, así como frases de grandes escritores universales, entre ellos Miguel Hernández, Ernest Hemingway y Alejo Carpentier.

  10. La Finca Vigía

    Finca Vigía

    Y hablando de Hemingway, se puede conocer la vida del narrador norteamericano y su relación con Cuba en la hermosa Finca Vigía, su casa en las cercanías de La Habana. Está en la zona de San Francisco de Paula, a unos diez kilómetros de la capital, y se ha convertido en un fascinante museo.

    En 1939 Martha Gelhorn, su tercera esposa, convenció al escritor de mudarse del Hotel Ambos Mundos y comprar esta propiedad. Mary Welsh, cuarta esposa de Hemingway, acondicionó la finca y diseñó los muebles que todavía tiene. En este lugar el premio Nobel escribió sus obras maestras, entre ellas "El viejo y el mar", y aún se conserva el mítico Yate Pilar con el que "Papa" (así le decían los cubanos) pescaba en las cercanías peces-aguja y perseguía submarinos nazis.

Conocer La Habana, ciudad sorprendente y maravillosa

Sin dudas la Ciudad Maravilla del Caribe guarda muchas más sorpresas que las recomendadas por Lonely Planet, pero bien vale esta guía para nutrir una agenda fascinante si está con tiempo ajustado en su viaje a la Mayor de las Antillas.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

La prestigiosa guía de viajes Lonely Planet giró su atención a la capital de la Mayor de las Antillas, y recomendó lugares y experiencias imperdibles que debe hacer en un fascinante visita a la Ciudad Maravilla del Caribe...

Arantxa

; ;