Matanzas está hecha de puentes, cultura y naturaleza

Matanzas está hecha de puentes, cultura y naturaleza
Comentar

Para salir de La Habana hacia el centro o el oriente del país, hay que pasar por Matanzas, una provincia con riquezas de toda índole y abierta a la exploración; quizás por eso es una demarcación ampliamente conectada con el resto de la Isla, amparada en más de dos mil 700 km de carreteras asfaltadas.

Si partimos de la capital de Cuba, lo mejor es tomar por la Vía Blanca, una ruta panorámica rumbo al este, con hermosas escenas costeras que bordean el litoral norte durante unos cien kilómetros. Igualmente puede elegir la experiencia de viajar en Hershey, el único tren electrificado que existe en toda la Isla, algo así como una auténtica reliquia andante, una exótica vuelta al pasado que conecta al pintoresco pueblito de Casablanca en la bahía habanera, con el barrio de Versalles, en Matanzas, como también se llama la ciudad principal de la región.

¡Estamos en Matanzas; ya se ve la bahía!

Vista de la bahia de Matanzas

La bahía matancera nos recibe como carta de presentación, y la admiración se convierte en salvoconducto turístico. Sorprenden al viajero las dimensiones y la belleza de este puerto, raras veces mencionado cuando se habla de Cuba. Matanzas posee una de las mayores ensenadas de bolsa en ese país y una de las más importantes para la economía y el comercio. La línea costera alterna entre un bello malecón que flanquea a la ciudad y pequeñas playas con nombres curiosos: Buey-vaquita, El Mamey y El Tenis.

La franja es plaza fuerte para los deportes náuticos y la pesca deportiva, por su amplitud y las aguas sorprendentemente limpias. Todo ello a pesar de las termoeléctricas construidas en su perímetro, que generan energía para buena parte del occidente cubano.

Calles de Matanzas, al fondo el estadio de beisbol

Las aguas del puerto de Matanzas parecen de un balneario. La sensación al pasear por allí se hace única por la espléndida vista, marítima e industrial, que ofrece la otra orilla. Dada la distancia, ofrece la impresión de que observamos las riberas de una isla vecina.

La Ciudad de los Puentes

Puente sobre el Rio Yumuri, Matanzas

Atravesada por los cauces de los Ríos San Juan, Yumurí y Canímar, la ciudad de Matanzas funciona a través de sus puentes. Los lugareños los atraviesan para acá y para allá, constantemente, como parte de la vida diaria. Hasta cierto punto es normal que ya no reparen en la belleza de estos pasos sobre los ríos. Para el viajero, el trasiego por los puentes de Versalles, San Luis o Tirry, resulta fenomenal.

Parque Marti en el centro de la Ciudad de Matanzas

Quizás sea porque los puentes del centro histórico no son piezas recientes, con líneas desafiantes o concebidas para la velocidad. En consonancia, parecen conservadas reliquias de museo que se esfuerzan por seguir el ritmo a la agitada dinámica moderna.

Puente Tirry en la Ciudad de Matanzas

Todos estos viaductos tienen más de cien años, tiempo en el que apenas han sufrido modificaciones en sus estructuras. Si tuviera que elegir uno para visitar, sería el Tirry, con su armazón completamente de hierro que permite ver hacia el torrente a través de las celosías. Tirry vibra escandaloso ante el paso de los vehículos; sin embargo, no se preocupe, es completamente seguro.

¿Qué no te puedes perder en Matanzas?

Centro historico de la Ciudad de Matanzas

Siempre y cuando tenga en cuenta que no la debe recorrer completamente a pie, Matanzas ofrece muchos sitios interesantes. La advertencia responde a las grandes distancias bajo el sol, que caracterizan a esta ciudad llana y de muy pocos portales. Las casas tienen sus puertas abocadas, a nivel de las aceras, y hay muy pocos edificios altos en toda su extensión. De manera que, sobre todo en verano, es una especie de desierto urbano para el caminante, con largas distancias descampadas que parecen nunca acabar.

Castillo de San Severino, Matanzas

Visite el Parque de la Libertad, construido en 1800 y que hasta hoy sigue rodeado de importantes edificaciones como el Museo Farmacéutico, aferrado a un mobiliario decimonónico intacto, y el Liceo Artístico y Literario, lugar donde se estrenó el danzón, Baile Nacional, en 1879.

Museo Farmaceutico, Matanzas

Vale la pena dedicar algunas horas a la Plaza de la Vigía, en cuyo entorno existen varias obras de alto valor arquitectónico y patrimonial, como las ruinas del Castillo de San Severino, en la zona del muelle, el Cuartel de Bomberos, la antigua Aduana y el Palacio de Junco, hoy día Museo Provincial de Historia.

Turismo y naturaleza

Vista del Valle del Yumuri, Matanzas

Además de Varadero, célebre balneario localizado a 30 km al norte de la urbe, Matanzas ofrece muchos otros atractivos naturales. Las Cuevas de Bellamar, descubiertas en el siglo XIX, son probablemente las más fabulosas, visitadas y famosas de la isla antillana. Están compuestas por caprichosas formaciones cristalinas, con gran variedad de estalagmitas y estalactitas. En su interior son frecuentes los pequeños lagos y fuentes. Para hacer un recorrido de alrededor de dos kilómetros de galerías espaciosas y túneles intactos, existen normas, itinerarios y guías especializados.

Si desea pescar y remar, puede rentar sus implementos en el Río Canímar, aunque realmente para algunos es más que suficiente con la exuberante vegetación y el increíble paisaje exterior. También puede dedicar otra de sus tardes a La Ermita de Nuestra Señora de Monserrat, construida en el siglo XIX, en un promontorio de espectaculares vistas sobre el Valle del Yumurí y la Bahía de Matanzas.

Ciudad de Matanzas vista desde la bahia

A unos 15 kilómetros de la ciudad por la carretera que lleva a Varadero, está la Laguna de Maya, uno de los mejores sitios en la región para practicar snorkelling de forma segura. Se trata de un área protegida (Reserva de Flora y Fauna). Además del servicio de guía para visitar los arrecifes de la costa, también cuenta con restaurante, bar, alquiler de botes y caballos, y un interesante sendero ecológico hasta la Cueva de Saturno. Mientras, en la costa sur resalta la Ciénaga de Zapata, el humedal más grande del Caribe insular y paraíso para la vida silvestre.

Directo a Matanzas

La provincia de Matanzas tiene acceso por carretera desde cualquier lugar de Cuba y su propio aeropuerto en Varadero; pero si lo prefiere también puede viajar directamente por mar y atracar en la Marina Chapelín, la Dársena o Marina Gaviota Varadero. Allí recibirá servicio de aduana y una calurosa bienvenida siempre que cumpla con las regulaciones portuarias pertinentes desde que penetra las 12 millas náuticas de la plataforma insular.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Opacada por la fama internacional de Varadero, la playa más célebre de Cuba, la ciudad de Matanzas mantiene ocultos sus grandes atractivos. En cuanto al turismo, la también llamada Atenas de Cuba o Ciudad de los Puentes, es tan ignota como maravillosa.

milagros Milagros