Centro Hemingway, un nuevo sitio para la conservación de un gran legado literario

Centro Hemingway, un nuevo sitio para la conservación de un gran legado literario

Centro Hemingway, un nuevo sitio para la conservación de un gran legado literario

  06 abril 2019   Reuters

Luego de 21 años de estancia en Cuba, Ernest Hemingway legó a esa isla un patrimonio de incalculable valor. Novelas, manuscritos, apuntes se suman a los miles de objetos que serán restaurados en una institución altamente especializada.

Construido por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural de Cuba y la Fundación Finca Vigía de los Estados Unidos, el Centro Hemingway fue inaugurado, recientemente, en la maravillosa capital cubana. Con anterioridad ambas instituciones habían trabajado de conjunto en la promoción del patrimonio de Hemingway, previa firma de convenios que datan de los años 2002, 2014 y 2018.

Tras una pausa, luego del cambio de gobierno en los Estados Unidos y la actual situación entre ambos países, fue retomada la cooperación y, a pesar de los obstáculos, los esfuerzos se vieron recompensados con la apertura final de esta inestimable entidad.

El objetivo principal del Centro Hemingway será la conservación de la papelería, existente en Cuba, del escritor norteamericano. Para lograrlo ha sido dotado de una bóveda climatizada donde se resguardarán los objetos que así lo precisen, además de modernos laboratorios en los que, gracias a los avances tecnológicos y el talento de sus especialistas, podrán ser recuperados documentos o pertenencias que necesiten ser devueltos a su estado óptimo.

En la Mayor de las Antillas existen miles de documentos del afamado novelista, entre ellos manuscritos, anotaciones sobre sus textos, cartas, fotografías, que unido al resto de sus propiedades alcanzan la impresionante suma de 22 mil en total. Protegerlos de la devastación que provoca el paso de los años, constituía una enorme tarea para la actual situación de la isla.

Dicho centro de restauración ha sido construido en la propiedad del novelista, conocida como Finca Vigía, que alcanza las 6 hectáreas de extensión. A este sitio Hemingway se mudó en el año 1939 y dejó de vivir en él hacia 1960.

El norteamericano Jim McGovern, congresista por el estado de Massachusetts, ha sido un eslabón fundamental para el feliz término de esta necesaria empresa. Luego de ingentes esfuerzos viajó finalmente a Cuba para ser parte del momento en que fuera fundado. Junto a él Mary Jo Adams, directora ejecutiva de la Fundación Finca Vigía en Estados Unidos, destacó durante la ceremonia inaugural la aportación de importantes contribuyentes, entre los que destaca la familia de Max Perkins, quien fuera editor de Ernest Hemingway.

Dicha fundación ha colaborado con la casa museo, en La Habana, ya sea en la restauración de la casa principal, otras edificaciones que forman parte del complejo, así como del yate El Pilar, emblemática embarcación que acompañara al escritor en sus viajes por el Caribe.

En este sitio Hemingway escribió importantes obras como "Por quién doblan las campanas" y "El viejo y el mar", esta última responsable de hacerlo ganador del Premio Nobel de Literatura en 1954.

Aun cuando no pueda ser visitado por aquellos que frecuenten la otrora casa del galardonado con el estimado Nobel, resulta gratificante saber que existe allí un sitio donde se redimen, del tiempo, los vestigios materiales del paso de un genio por la Tierra, en particular, por la cubana. Y para quienes disfrutan de la literatura que ha sido elegida por la historia, no hay mayor satisfacción.

; ;