La Habana no fue un puerto más para el nonagenario Elcano de la Armada Española

La Habana no fue un puerto más para el nonagenario Elcano de la Armada Española

La Habana no fue un puerto más para el nonagenario Elcano de la Armada Española

  18 abril 2019   EFE

Tras cinco días de estancia en la villa habanera, donde participaron en actos por los 500 años de la fundación de la ciudad, los tripulantes del buque escuela Elcano partieron rumbo a Boston con la ratificación de amor por la capital cubana.

Como un pertinente enamorado que se despide de su amor en el puerto tropical, los tripulantes del buque escuela Juan Sebastián Elcano (A-71) dejaron La Habana, luego de varios días de estancia e intercambios histórico-culturales por la Villa San Cristóbal de La Habana, a raíz de las festividades por el medio milenio de la ciudad.

Esa ilusión acompañó a los 250 tripulantes de la embarcación quienes ansiaban conocer la mayor isla antillana, tres meses después de zarpar de la Tacita de Plata, hasta beber las aguas de la "la Tacita lejana", como describen las habaneras de Cádiz a la capital de Cuba.

La Habana es uno de los 14 puertos de nueve países donde atracó el buque-escuela en los seis meses que dura este recorrido y que terminará en julio en la Escuela Naval Militar, en Marín, Galicia. En el recorrido por las calles de la caribeña ciudad patrimonial los marinos españoles cumplieron un programa intenso que incluyó actividades culturales, intercambios con miembros de la Marina de Guerra cubana y un homenaje al prócer independentista cubano José Martí, de conocidas raíces ibéricas.

Los cubanos que subieron al buque, disfrutaron la posibilidad de recorrerlo para conocer la vida y el trabajo de los tripulantes del bergantín, entre los que se incluyen 70 guardiamarinas y 8 mujeres cadetes, la mayor cifra de su historia. Los estudiantes de la Marina asistieron en La Habana al festival "La Huella de España", donde el Comandante del buque, Capitán de Navío Ignacio Paz García dictó una conferencia sobre el ilustre marino vasco que da nombre a la embarcación y quien fuera el primero en circunnavegar la tierra hace medio siglo.

Como amor correspondido, recibieron los habaneros el "Juan Sebastián de Elcano" que es más que un buque-escuela, como señaló a la agencia EFE el embajador de España en Cuba, señor Juan Fernández Trigo, era "lo esperado". Así calificó al velero en su viaje por la región americana cuyos puertos principales, como el de La Habana, cursó hace 90 años por primera vez, cuando recordó:

"Es un instrumento de política exterior, y nosotros lo vemos además como una forma de hermanar pueblos, hacer que la historia del marino que dio la vuelta al mundo sea conocida y reflejar sobre todo que fuimos un país de marinos."

La visita del buque escuela Elcano a la villa habanera motivó la actuación del artista sevillano José Manuel Soto, quien compartió con los tripulantes e interpretó varias de sus canciones acompañado por la orquesta, en una noche no menos especial que la ilusión de la cita.

El navío, construido hace 91 años y de 117 pies de eslora, equipado con mástiles para velas y motores de propulsión, recibió a su llegada al puerto de La Habana el saludo tradicional con el disparo de salvas de artillería desde la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, mientras que en el muelle de la Marina de Guerra Revolucionaria se le rendían honores militares.

Esta semana el buque de la Armada Española surca hacia el norteño puerto de Boston en los Estados Unidos, antes de regresar de nuevo a Europa para visitar por primera vez dos puertos polacos. Los marinos recorrerán 17 mil millas náuticas durante 180 días, de ellos 135 días en el mar, un 75% del viaje, y el resto en tierra.

Como curiosidad, el primer nombre que recibió el proyecto de este barco, botado en puerto de Cádiz, fue el de la diosa Minerva, imagen que aparece en el mascarón de proa, pero por un real decreto del 17 de abril de 1925 fue cambiado por el nombre que hoy tiene.

; ;