Inauguran restaurante La Giraldilla en la fiesta por el medio milenio de La Habana

Inauguran restaurante La Giraldilla en la fiesta por el medio milenio de La Habana

Inauguran restaurante La Giraldilla en la fiesta por el medio milenio de La Habana

  09 mayo 2019   Bohemia

En la celebración de los 500 años de La Habana brilla otra Giraldilla con su estandarte. La insignia custodia la entrada del restaurante, del mismo nombre, donde los visitantes degustan la comida criolla en un ambiente tropical, típicos de Cuba.

La villa de San Cristóbal de La Habana conmemora su año 500 el próximo 16 de noviembre con la concreción de un anhelo de los cubanos: apreciar la admirable recuperación del patrimonio de la capital y sus distinciones que transitan desde la arquitectura, la cultura y la gastronomía criolla.

Ahora, la apertura del restaurante La Giraldilla en la Avenida de los Presidentes, o calle G, en El Vedado habanero, proporciona otro toque de esplendor a la mezcla de naturaleza tropical y arte culinario que regala cada centro reconstruido. En su amplio salón se brindan servicios gastronómicos ceñidos a la comida criolla cubana, una de las más ricas y diversas en Latinoamérica.

El establecimiento está abierto al esparcimiento de los clientes quienes cuentan, en el espacio de La Giraldilla con un parque infantil, un área de estar y de comercialización de especies de la flora, de acuerdo con declaraciones del Director General de la Empresa Restaurantes de La Habana, Pedro Busquet.

Durante el deleite de los platos de la cocina criolla que conforman la carta del restaurante, el consumidor goza de vías de esparcimiento sano entre la audición de música cubana, actividades humorísticas y otras opciones culturales.

La Giraldilla, ya abierto al público, pertenece a un proyecto de desarrollo de iniciativa local. La rehabilitación del ranchón, en poco más de cuatro meses, entrañó el restablecimiento de su estructura rústica, y la compra y montaje de todo el andamiaje de cocina y mobiliario para la creación de un complejo íntimo y natural. La iniciativa asiste al interés de la administración del establecimiento por validar la factibilidad de la inversión y garantizar la exigencia en la calidad del servicio.

Por el medio milenio de la capital de todos los cubanos, hoy es posible visitar cualquiera de esos establecimientos en uno de los destinos más visitados en Cuba. En sus repartos y arterias se constata el sublime rescate de la gastronomía habanera, con sentido de pertenencia, calidad y belleza en su entorno, manifiesto en emblemáticos restaurantes como El Cochinito, Montecatini, Doña Rossina y Rancho Luna.

Añadió el funcionario que La Giraldilla prestará servicios al público desde horas del mediodía del día hasta las 11:00 PM, y los fines de semana hasta la medianoche. De hecho su apertura concreta parte del ambicioso programa de recobrar inmuebles de la gastronomía en el año 500 de La Habana.

Entre las obras de mayor impacto, se ejecuta el Parque Ecológico Monte Barreto, sometido a la formidable remodelación en aras de renovar las ofertas, y así revalorizar el espacio como pulmón de la ciudad en la exclusiva zona de Miramar.

Este proyecto abarca la terminación, en las próximas semanas, de cinco ranchones para el expendio de comida criolla, conectados entre sí por nuevos senderos amplios, circundados con plantaciones longevas de bambú y la inclusión de otros servicios a las familias y turistas. Resaltan el alquiler de bicicletas, las acampadas pioneriles y áreas para representaciones teatrales y otras manifestaciones artísticas a cargo de las instituciones culturales de la urbe capitalina.

También en los próximos meses entran en funcionamiento, tras acciones de reparación capital, la Ostionera de Infanta, en la calle San Lázaro, El Conejito, El Mandarín y el Castillo de Jagua, todos en el concurrido municipio Plaza donde se inauguró La Giraldilla.

Ante el medio milenio, La Habana ampara entre signos de modernidad cuantiosos Patrimonios de la Humanidad como los cañones del Hotel Nacional de Cuba, la barriada de La Habana Vieja y su sistema de fortificaciones coloniales de entrada a la Bahía. Una de ellas, La Cabaña abrió sus portones esta semana a la Feria Internacional de Turismo FITCuba 2019, mientras que en otra, el Castillo del Morro se acomete la rehabilitación del faro que ilumina la entrada a La Habana.

; ;