Castillo de Santo Domingo de Atarés, de fortaleza a museo en el año 500 de La Habana

Castillo de Santo Domingo de Atarés, de fortaleza a museo en el año 500 de La Habana

Castillo de Santo Domingo de Atarés, de fortaleza a museo en el año 500 de La Habana

  06 septiembre 2019   Inter Press Service Cuba

Concluida la restauración del Castillo de Santo Domingo de Atarés, la capital de Cuba ganará un nuevo mirador. Desde allí el visitante podrá apreciar la belleza de la zona más antigua de La Habana, un regalo a la vista por su medio milenio de vida.

La fortaleza colonial del Castillo de Santo Domingo de Atarés abrirá como un nuevo proyecto museográfico durante la celebración de los 500 años de la fundación de La Habana, donde se expondrá una colección de reproducciones de los inventos del artista Leonardo Da Vinci.

El museo de nuevo tipo, obra de ideas, diseños y trabajos de creatividad y arte se integrará, a partir de su apertura próximamente al programa de gestión cultural en función de la comunidad en la barriada de La Habana Vieja.

Tras 19 ediciones del programa de verano "Rutas y Andares", la nueva institución, será espacio para los intercambios entre visitantes y especialistas el próximo verano, dada la preferencia de los vacacionistas por el complejo de fortalezas coloniales que integraron el sistema defensivo de la capital, según declaró Katia Cárdenas, Directora de Gestión Cultural de la Oficina del Historiador de La Habana.

El Doctor Eusebio Leal Spengler detalló que las labores iniciadas hace dos años en el Castillo se ejecutaron:

"En compatibilización con los intereses que tiene esa eminencia sobre la ciudad y sobre el puerto, lo que permite actualmente haber demolido todo lo que se construyó posteriormente en lo alto del castillo."

"Se ha podado la montaña para poder ver su estructura bella, obra del ingeniero Crame después de la toma de La Habana por los ingleses y, fundamentalmente, se han realizado reveladoras excavaciones arqueológicas que nos han permitido encontrar parte de los depósitos de municiones, armamentos y elementos que van a permitir que el recorrido por la ciudad histórica lleve al castillo que es como su mirador natural."

Reveló el Maestro en Ciencias Arqueológicas.

El Castillo de Domingo de Atarés, construido en la década de 1760, estuvo en estado de deterioro hasta la intervención de la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHC) por el aniversario 500 de la capital de Cuba. Andy Gómez, especialista principal de los museos arqueológicos explicó que será un museo de sitio, con el inmueble como el principal objeto patrimonial.

"Atarés" cuenta en su recinto con un amplio cuartel abovedado a prueba de bombas para toda la guarnición que puede contener, además de aljibe, almacenes y las oficinas necesarias para su defensa. Estaba artillado con 26 piezas y albergaba a 90 hombres. Su nombre se le puso en honor del Conde Ricla, cuyo padre era Conde de Atarés.

Completa esta fortificación un sendero de terraplén y una pequeña Plaza de Armas Central, rodeada de construcciones para alojamiento, almacenes y otros servicios. Sus azoteas fueron acondicionadas como plataformas para establecer la artillería, y un foso perimetral.

Desde su construcción el Castillo de Atarés tuvo un destino de defensa como fortaleza militar, sede de la guardia presidencial, prisión y unidad militar. Los ingenieros Jorge Abarca y Agustín Crame, terminados las urgencias de la construcción del Morro y la Cabaña, establecieron sobre la loma de Soto, el futuro museo desde donde se domina una parte de la bahía, un hexágono irregular sin baluartes, coronado por sendas garitas de planta igualmente hexagonal, lo que corresponde con las formas empleadas para estos elementos durante el siglo XVIII.

Cuando hoy se avanza en la limpieza del interior de la edificación, de las paredes y el enchape de los pisos, comenzará el montaje de las colecciones de Da Vinci y en una segunda etapa se efectuarán los objetos de fábrica en las áreas exteriores. El nuevo museo en el aniversario 500 de La Habana tendrá una sala monográfica para la presentación de audiovisuales sobre la historia del castillo y las construcciones militares de la etapa colonial.

Como novedad los visitantes al Castillo de Atarés, que trucará su función de fortaleza colonial en desuso en museo de nuevo tipo, podrán acceder a una tableta y, mediante códigos QR, podrán informarse sobre los espacios, imágenes de castillos en Cuba y otras naciones, presentación acompañada de videos explicativos.

; ;