Viñales y sus senderos: una opción para disfrutar de la naturaleza

Viñales y sus senderos: una opción para disfrutar de la naturaleza
Comentar

Este peculiar accidente geográfico se localiza en Pinar del Río, al occidente de Cuba, formando parte de la Sierra de los Órganos. Se halla exactamente en la Cordillera de Guaniguanico, fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad desde 1999 y es de esos lugares imprescindibles a conocer en Cuba, sobre todo para aquellos que gustan de la naturaleza, el verdor de las plantas y el espíritu de los montes.

Casa para secar tabaco en el Valle de Viñales, al fondo un mogote

El valle conserva las tradiciones agrícolas que inicialmente lo caracterizaron. En una zona geográfica anteriormente ocupada por el mar, los mogotes resaltan a la vista alzándose entre llanuras, plantaciones de tabaco y otras formaciones rocosas. Debe su nombre a la nostalgia de los conquistadores españoles quienes ambicionaron, infructuosamente, utilizar las llanuras del valle para la plantación de viñedos. De esta intención quedó solamente el nombre del Valle.

Iglesia en la plaza del pueblo de Viñales

Para recorrer la zona existen varios senderos que permiten conocer las mejores vistas de plantaciones de tabaco, mogotes, cuevas y la naturaleza del valle. Muchas de estas excursiones parten desde el centro de la ciudad y le ayudarán a desandar sus senderos.

Los senderos de Viñales

El Valle de Viñales está repleto de lugares interesantes para visitar, desde cuevas comunicadas por ríos, paseos en bote y pozas naturales para el baño, hasta plantaciones de tabaco y formaciones rocosas espectaculares para escalar.

  • Desde lo alto, el Balcón del Valle

    Vista del Valle de Viñales desde el Balcón del Valle

    Los valles se conocen caminando, pero a Viñales hay que mirarlo desde arriba. El cambio de perspectiva es genial cuando tienes la oportunidad de alejarte un poco para ver mejor los mogotes, las casas de los campesinos, el verde del campo e incluso las nubes a lo lejos.

    Esta suerte de balcón o mirador - restaurant es una de las mejores opciones para disfrutar, tranquilamente y sin presiones de tiempo, la amplitud del valle aderezada con la comida cubana. El secreto está en el momento del día y la forma exótica de los mogotes. La combinación de colores en el cielo, los contrastes de luces y el cambio de la neblina fría en la mañana al cálido atardecer crean un espectáculo natural que no querrá perderse.

    Estas formaciones geológicas, de alrededor de 25 metros de altura, son el resultado de la erosión por la lluvia y la energía del oleaje cuando esta estructura geográfica aún tenía contacto directo con el mar. Podría pensarse, entonces, que en algún momento estas montañas fueron corales marinos.

  • La Cueva del Indio

    Turistas saliendo de la Cueva del Indio

    Se halla muy cerca de la carretera que conduce al poblado de Viñales, a orillas del río San Vicente, y fue descubierta en 1920. Desde ese momento ha estado abierta al público. Como indica el nombre, sirvió de refugio a los primeros nativos quienes dejaron en su interior pinturas rupestres, entre las formaciones de estalactitas y estalagmitas que se conservan hasta la actualidad.

    Otro de los atractivos de la visita es el paseo en lancha de motor por un tramo del río que fluye por sus interiores. La iluminación artificial permite tomar fotos con mayor facilidad, así que no olvide su cámara y aproveche el tiempo pues el recorrido dura apenas 400 metros, entre la caminata y el paseo en lancha.

  • Las Cuevas de Santo Tomás

    Viajera examina una formacion rocosa en la Cueva de Santo Tomás

    El sistema de cuevas Santo Tomás está a 35 minutos del poblado, si viaja en taxi, y muy cerca de la aldea Moncada a 17 kilómetros del valle de Viñales. Es uno de los sistemas cavernarios más grandes de Latinoamérica. Hasta el momento se han recorrido 46 kilómetros de estas cuevas que fueron descubiertas en 1954 y declaradas Monumento Nacional desde 1989.

    Ideal para los interesados en la espeleología, cuenta con gran cantidad de formaciones de estalagmitas y estalactitas como prueba de su antigüedad, además de acuíferos, tipo de reservorio natural para aguas subterráneas.

    El recorrido por la cueva es relativamente corto y algo complejo. Se recomienda usar zapatos resistentes pues el suelo suele ser húmedo y resbaladizo. La visita dura alrededor de cuarenta minutos y solamente se transitan los primeros salones de la cueva. Al final del recorrido queda un paseo por bote, la visita al restaurante y una tienda de souvenirs donde adquirir un bello recuerdo.

  • Las plantaciones de tabaco en Viñales

    Plantacion de tabaco en el Valle de Viñales, al fondo casa de secar tabaco

    Si Baracoa es la tierra del cacao, Viñales es la cuna del Tabaco en Cuba. El sendero del Tabaco en Viñales es otra de las atracciones locales, especial para los aficionados a un buen puro cubano. Incluye visita a las plantaciones, las granjas donde se secan las hojas y los misterios que hacen del tabaco cubano uno de los mejores del mundo.

    En dependencia de la estación, o momento del año, en que visite la plantación podrá apreciar el desarrollo de las etapas de producción, desde el sembrado hasta la manufacturación del habano final. Tendrá la oportunidad de aspirar un puro cubano hecho artesanalmente por los productores locales, ocasión excelente para conocer los secretos de los torcedores. Se incluye un recorrido por la única destilería del conocido ron cubano “Guayabita del Pinar”, producido a partir del fruto de una planta endémica de Pinar del Río.

  • A caballo vamos pa'l monte

    Guia a caballo por el Valle de Viñales

    Así dice una conocida canción tradicional cubana que en Viñales se hace realidad. Entre las rutas más interesantes del lugar está el recorrido a caballo, donde podrá visitar el Mirador de los Jazmines, al cual se llega por un camino rodeado de plantaciones de tabaco, mogotes y paisajes increíbles.

    Le sugiero hacer un pequeño descanso en la casa o finca de alguno de los locales para tomarse un vaso de guarapo, bebida tradicional cubana muy energética que se extrae de la caña de azúcar, preguntarles por sus sembrados, costumbres y sentirse parte de ellos.

  • Escaladas y rutas en bici

    Dos turistas en bicicleta por el Valle de Viñales

    Las formaciones rocosas de Viñales son sumamente atractivas. La peculiaridad de que la mayoría de los accidentes geográficos de esta zona son verticales, hacen del valle un lugar genial para practicar alpinismo y escaladas. Mientras toma el riesgo del próximo lugar donde sujetarse tendrá a sus espaldas un valle precioso, animándole a seguir, porque desde la cima la experiencia será espectacular.

    La fama de Viñales, como centro para la escalada en Cuba, es harto conocida; sin embargo, no es una actividad oficial en la zona. Por eso debe traer todos los equipos porque no encontrará ningún establecimiento donde alquilarlos. En cambio sí hallará más de 400 vías equipadas esperando por los valientes que se atrevan a vencerlas.

    El Campismo Dos Hermanas, cercano al Mural de la Prehistoria, es una de las opciones de escalada en esta zona. Con rutas de los 5 a 7 grados de dificultad, resulta una de las opciones ideales donde combinar ascensión y hospedaje a precios asequibles.

    Otra elección es rentar una bici y decidirse a conocer la zona a través de la ruta que escoja. Viñales es un poblado rural con escaso tráfico lo que hará mucho más fácil el recorrido. Por otro lado, si el clima ha sido seco y no ha llovido podrá recorrer buena parte de la zona campestre del valle sin riesgo alguno.

    El Valle de Viñales patrimonio de la humanidad

    Los alquileres rentan por horas y días completos así que planificaría varias rutas durante los días que decida quedarse en Viñales. Una de ellas, por ejemplo, es el Mural de la Prehistoria a solo 15 minutos, en bici, del pueblo.

De la montaña al tabaco y de ahí a la cueva

Viñales no necesita playas ni palmeras para ser interesante. Es de esos lugares tocados por la naturaleza y la historia. Allí los mogotes, que hace siglos soportaron el embate de las olas, son ahora montañas, muchas de ellas listas para escalar; las cuevas que sirvieron de refugio a los indígenas cubanos están abiertas para su exploración y descubrimiento y los sembrados que una vez tuvieron viñedos ahora están cubiertos por el maravilloso tabaco. Una elección insuperable.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

El pueblo de Viñales, al extremo occidental de Cuba, es uno de los destinos turísticos más visitados de Cuba. Entre mogotes, llanuras, cuevas, ríos y tabaco la visita a Viñales pasa por una experiencia donde la naturaleza es el centro y de ella emana todo.

milagros Milagros