Guamá, primera parada en la Ciénaga de Zapata

Guamá, primera parada en la Ciénaga de Zapata
Comentar

Guamá está ubicado en el Parque Nacional Ciénaga de Zapata, aproximadamente a 150 km de La Habana. Esa zona se ubica en el sitio del mismo nombre, Ciénaga de Zapata, y es el principal humedal del Caribe insular. Está considerada como una importante zona, reconocida con la categoría de Reserva de la Biosfera y sitio Ramsar, por la UNESCO.

Panorama de la Laguna del Tesoro y la Aldea Taina de Guama

En su diseño arquitectónico el lugar reproduce las viviendas aborígenes cubanas construidas sobre pilotes en las aguas de la Laguna del Tesoro. Este sistema fue adoptado por sus habitantes debido a la numerosa presencia de depredadores que accedían con facilidad a las viviendas. De ahí que subirlas sobre postes en el agua evitaba la sorpresa de ser devorado por un cocodrilo.

Estatua de indio Taino de Rita Longa en la Aldea Taina

El nombre del lugar lo debe a Guamá, cacique taíno que enfrentó la colonización española entre los años 1522 y 1532. Sus luchas se desarrollaron principalmente en el oriente del país y se lograron extender hasta la zona que hoy conocemos como la provincia de Camagüey. En Cuba es considerado uno de los mayores adversarios de la ocupación española en la época colonial.

¿Cómo acceder a Guamá?

Vista aerea de Guama en la Laguna del Tesoro

Para la visita es necesario adentrarse en la parte sur de la provincia de Matanzas. Una vía rápida es a través de la autopista nacional, hasta el entronque que conecta la Ciénaga de Zapata con el pueblo matancero de Jagüey Grande. Una vez tomado el camino hacia la Ciénaga es solo cuestión de seguir recto y deleitarse con el paisaje que acompaña la angosta carretera.

Caneyes de la Aldea Taina de Guama

Guamá es un hotel atípico construido sobre las aguas de la Laguna del Tesoro. Comprende cabañas que imitan las construcciones aborígenes, acompañado por un criadero de cocodrilos y la Aldea Taína; una suerte de simulación artística de las tradiciones y costumbres de los aborígenes cubanos.

El Tesoro de la Laguna

Laguna del Tesoro en Guama, al fondo la Aldea Taina

Para la visita a la Aldea Taína se parte de La Boca, que es como los locales llaman a la entrada de la laguna. El paseo se hace en una lancha, con motor fuera de borda, que recorre las vertientes de la estanque hasta la desembocadura.

El cambio es impactante, la anchura de la Laguna del Tesoro da una sensación de pequeñez abrumadora. El agua se extiende a ambos lados hasta llegar a las riberas, donde se divisan a lo lejos pequeños bosques de pinos.

Vista aerea del puente que da acceso a la Aldea Taina

Durante los diez minutos que suele durar el trayecto, desde “La Boca” hasta la Aldea Taína, uno va preguntándose si habrá un cocodrilo cerca de la lancha, mientras la estela de agua que deja a su paso nos distrae constantemente formando pequeños arcoiris con el reflejo del sol en las gotas de agua.

La Aldea Taína

Caneyes y estatuas de indios tainos en la Aldea Taina

Esta suerte de caserío tiene su encanto. Construida sobre lo que parece ser una suerte de pantano, narra la historia de los aborígenes taínos cubanos. Los caminos de madera trazan un recorrido por sus hábitos de pesca, caza, alimentación, la flora y fauna en la que se desarrollaron.

Cada uno de los datos se torna interesante, sobre todo los referidos al modo en que Rita Longa representó las tradiciones y costumbres aborígenes. Aclaro que Rita Longa fue la escultora que diseño y modeló las formas que allí se encuentran, una afamada artista cuya obra en general comenzó hacia la década del 40 del pasado siglo XX.

Mientras se avanza hacia el núcleo principal del conjunto escultórico se perciben acordes y ritmos que aumentan en intensidad. El camino conduce hacia un pequeño "bohío" desde el que sale la música. Al entrar cuatro personas disfrazadas de nativos ejecutan, cual performance, danzas animadas por cantos y el humo de tabaco. Vocablos indígenas, bendiciones y gestualidades completan el espectáculo que atrae a los visitantes. Una manera de recrear prácticas religiosas provenientes de ese grupo de habitantes.

El Hotel

En una isleta, en la Laguna del Tesoro, está el Hotel Guamá, recinto muy recomendado para entusiastas del turismo de naturaleza. El hotel tiene conexión con reconocidos centros de buceo en la Ciénaga de Zapata, además de que se encuentra relativamente cerca de Playa Larga.

Vista de la Laguna del Tesoro en Guama

En el hotel se pueden alquilar botes para pasear por la laguna, hacer avistamiento de aves, participar de las actividades recreativas temáticas y pasar tiempo de calidad en un entorno natural, alejado de ruidos, contaminación y el alboroto típico de la ciudad.

Visita inevitable en Matanzas

La provincia de Matanzas, donde se encuentra Guamá, tiene dos destinos turísticos principales: el norte y el sur. Al norte está Varadero y al sur la Ciénaga de Zapata. Guamá pertenece a la parte sur de Matanzas y, como toda esta zona, se debe al turismo de naturaleza.

Detalles de la Aldea Taina en Guama, al fondo la Laguna del Tesoro

La estancia en Guamá es un viaje desde lo intenso y dinámico, hacia la paz y la tranquilidad que proporciona hospedarse en una laguna. Pasando por la Aldea Taína y las inmediaciones del hotel Guamá, es un punto de partida para conocer otra arista de la Ciénaga de Zapata.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

A pocos metros del cartel que da la bienvenida a la Ciénaga de Zapata, está Guamá. Allí se mezclan el hotel ecológico, con la historia del pasado aborigen cubano, la naturaleza salvaje de la ciénaga y el exotismo de un criadero de cocodrilos.

milagros Milagros