La Habana ecléctica: Hotel Nacional de Cuba

La Habana ecléctica: Hotel Nacional de Cuba
Comentar

Imponente, magnífico, lujoso, así distinguimos al Hotel Nacional de Cuba, una de las joyas más preciadas de La Habana y de toda esa isla caribeña. Sobre una colina, frente al mar, con envidiables vistas, con una historia cautivadora y una arquitectura singular, se ha ganado un merecido puesto entre los mejores del país e incluso, para muchos, del mundo. Hoy le invitamos a conocerlo como parte de La Habana ecléctica.

El más importante del Caribe

El Hotel Nacional de Cuba se alza en el corazón del Vedado habanero desde el 30 de diciembre de 1930, hace casi 90 años. Clásico por distinción del Grupo Hotelero Gran Caribe, ostenta la categoría de cinco estrellas y los títulos de Monumento Nacional, Hotel Museo, Patrimonio de la Humanidad desde 1982 junto al casco histórico de La Habana Vieja, y es el primer hotel inscrito en el Registro "Memoria del Mundo" de la UNESCO.

Coche antiguo recoge a turistas en el Hotel Nacional de Cuba

Sus avatares se remontan a los últimos años de la década del veinte del siglo XX, cuando se decide construir un hotel de lujo en la ciudad. La planificación y construcción corrieron a cargo de las empresas estadounidenses McKim, Mead & White, y Purdy & Henderson Co., quienes lograron que la obra finalizara en el increíble lapso de 14 meses y con un costo estimado de siete millones de dólares.

Bella vista de la piscina del Hotel Nacional de Cuba

Para la ubicación se eligió un promontorio costero por el que antaño desembarcaban piratas y donde luego se emplazara la Batería de Santa Clara, en la Loma de Taganana, nombre con el cual se denomina hasta el presente uno de sus salones más importantes. Tras la apertura, el Hotel Nacional de Cuba fue, sin dudas, el más importante del Caribe.

Bella arquitectura

El diseño del Hotel Nacional de Cuba se inspiró en el Breakers, de Palm Beach en Florida. Como resultado, se obtuvo un espléndido edificio de ocho pisos de altura, con un marcado estilo ecléctico donde se conjuga lo hispano-árabe colonial, con elementos neoclásicos y sobre todo el art decó.

Detalle de las torres que distinguen la arquitectura Art Deco del Hotel Nacional de Cuba

Desde la distancia señorean sus dos grandes torres, numerosos ventanales y su singular estructura en forma de letra "H", que da cabida a 426 habitaciones, 34 suites y una suite presidencial, además de restaurantes, bares, un cabaret, dos piscinas, salones de reuniones y otros espacios funcionales.

Hotel Nacional de Cuba, Cabaret Parisien

Ya en la misma entrada nos atrapa su amplio y lujoso lobby, con reminiscencias moriscas, con puertas que conservan los diseños originales, techo de viga, lozas de estilo mudéjar y lámparas que recuerdan un viejo monasterio, a la vez que realzan su aire colonial e histórico.

Lugares especiales

La parte posterior nos regala uno de los mayores atractivos, con patio de jardín amplio, arcadas hispano-moriscas e infinidad de sitios para el refugio del sol y del bullicio citadino, desde donde disfrutamos una maravillosa vista del Malecón, el mar que bordea la ciudad, los edificios del litoral y a lo lejos, las antiguas fortalezas heredadas de España, mientras la brisa fresca juega a despeinarnos.

Jardines del Hotel Nacional de Cuba con extraordinarias vistas del Malecon de la Habana

Tal como se concibió en el diseño original, posee una piscina semiolímpica que con sus 12 metros fue la más profunda de su tiempo en ese país. En ella Johnny Weissmüller, el actor que protagonizara al más popular "Tarzán", hizo una exhibición que comenzó nada más y nada menos que con un gran clavado desde un balcón del segundo piso.

La combinación de los elementos arquitectónicos y de diseño, hizo que la institución ganara el Segundo Premio en el Salón Internacional de Arquitectura e Ingeniería en el año 1994 y ello ha contribuido, junto a la excelencia en el servicio, a que haya sido seleccionado en varias ocasiones como el hospedaje líder de Cuba en los muy codiciados World Travel Awards.

Otros tesoros

Otros tesoros del hotel son sus más de cien obras patrimoniales compuestas por esculturas, fotos, muebles, pinturas, porcelanas y antiguos relojes, que se complementan con los pisos de mármol, los locales de piedra cubana de Jaimanitas, las tejas de barro, las maderas preciosas y los mosaicos de Sevilla.

Turistas descansan en el area de la piscina del Hotel Nacional de Cuba

Mientras, en el jardín sobreviven dos de los cañones originales que pertenecieron a la mencionada Batería de Santa Clara. Uno de ellos, el "Ordóñez", fue en su momento el más grande del mundo.

Visitantes ilustres

Desde su apertura, el Hotel Nacional de Cuba se ha distinguido por las personalidades que lo han visitado y cuyos rostros aún nos contemplan desde las fotos que se recogen en el conocido Salón de la Fama, en el bar "Vista al Golfo".

Cartel del Restaurant La Barraca del Hotel Nacional de Cuba

En los años 40 del pasado siglo, sus vínculos con la mafia ítalo-norteamericana llevaron hasta él a personajes como Santos Traficante, Meyer Lansky, Lucky Luciano y Frank Costello. Incluso, acogió una gran reunión reflejada en una de las partes del clásico filme "El Padrino".

En los 50 fue sede de varias reuniones del movimiento revolucionario que encabezara Fidel Castro y, más adelante, ha sido sede de numerosos eventos nacionales e internacionales del arte, la política, la ciencia, el turismo y los negocios, que han congregado a una amplísima e irreproducible lista en la que sobresalen monarcas, políticos, empresarios, científicos y celebridades.

Restauración y habitaciones de famosos

Vista aerea del Hotel Nacional de Cuba

En las décadas del 50 y 90 del siglo pasado, el hotel vivió dos restauraciones, siendo esta última la de mayor envergadura. En ambas se respetaron los planos y la arquitectura primigenia. Se le incorporaron detalles que contribuyen a hacerlo más confortable, según las nuevas exigencias del mercado, y se ambientaron algunas de las habitaciones ocupadas por visitantes famosos. En la actualidad, varios son los turistas dispuestos a pagar mayores sumas de dinero por alojarse en esas históricas piezas especiales.

El Hotel Nacional de Cuba y el cine

El Hotel Nacional de Cuba visto desde sus jardines

Cada diciembre el Hotel Nacional de Cuba se transforma en la casa preferida del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. Acoge a celebridades y fanáticos del mundo de celuloide, que disfrutan a plenitud de esa joya de la arquitectura ecléctica habanera.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

El Hotel Nacional es uno de los símbolos más activos de La Habana y del turismo en toda Cuba, con una interesante arquitectura, envidiable historia y una interminable relación con la cultura nacional, regional y universal.

milagros Milagros