Una esquina popular y cultural: 23 y 12

Una esquina popular y cultural: 23 y 12

Hay una historia que se cuenta más allá de las redes de la colonial Habana Vieja, una historia de igual importancia en el crecimiento y desarrollo de la Ciudad Maravilla y que hoy le propongo en una calle: 23.

Lo que otrora fuera un bosque se fue convirtiendo, desde finales del siglo XIX, en una de las zonas más importantes de la capital cubana: el hermoso y elegante barrio del Vedado. Su calle 23 es la arteria principal de la zona, donde se ubican comercios, escuelas, ministerios, bancos, bares y restaurantes, cines, centros nocturnos, hoteles, parques y hasta la afamada heladería Coppelia.

En una esquina del Vedado... 23 y 12

Antiguo coche Americano de los años 50 circula por la esquina de 23 y 12 en el Vedado

Pero si la calle 23 es importante, mucho más lo son varias de sus intersecciones. Desde Malecón hasta el puente Almendares nos vamos cruzando con esquinas famosas. Tal es el caso de la esquina de 23 y 12, calurosa, emblemática, concurrida y cultural. Ese es, sin dudas, uno de los puntos neurálgicos de la concurrida ciudad cubana.

Una historia gloriosa

Esquina de 23 y 12 en el Vedado, al fondo la puerta Norte del Cementerio Colon

Hurgando un poco en su historia descubrí el porqué de tanta celebridad y estima entre los cubanos. Resulta que en 23 y 12, en 1961, frente a miles de personas, Fidel Castro declaró el carácter socialista de la Revolución Cubana. El pueblo había acabado de enterrar a las víctimas de un ataque a los aeropuertos cubanos, cuando acaeció el discurso, uno de los imprescindibles para la historia más reciente de ese país. Días después, Cuba se vio inmersa en la llamada "Crisis de los Misiles".

En una de las columnas del edificio desde donde se pronunció el discurso - actualmente en reparación - se realizó una escultura como recordatorio a las víctimas y a las palabras escuchadas aquel día. Al relieve, en disposición de lucha, se reconoce a Fidel acompañado por su ejército y el pueblo. Fueron años de mucha tensión política, pero de gran entusiasmo, aseguran los que vivieron aquellos días.

Cafeteria 23 y 12 en la esquina del Vedado que le da nombre

Así que no es de extrañar que al pasar de los años los cubanos reconozcan esa esquina como significativa y cuenten la historia a todo aquel que muestre un mínimo de interés.

Pero aquí no se quedan las anécdotas célebres de 23 y 12. En dicha intersección se tomó una de las fotografías más reproducidas y reconocidas del pasado siglo XX. Me refiero a la foto del artista cubano Alberto Korda, llamada "Guerrillero Heroico", considerado entre los mejores retratos fotográficos de la historia. La imagen ha recorrido el mundo desde su concepción y, aún hoy, se reproduce en bolsos, collares, pullovers, banderas en cualquier formato o tamaño. Es la que mejor ha guardado el recuerdo del Che para el mundo.

Cuatro esquinas "calientes"

Pizzeria Cinecitta en 23 y 12

Hoy la famosa esquina de 23 y 12 exhibe una red de comercios e instituciones que mantienen viva su popularidad e historia. En una de sus puntas está la llamada "Pelota", un portal que se extiende por ambas calles y que incluye de todo un poco: un café, cafeterías - restaurantes, boutiques, florería. Más allá de la baja calidad de los espacios gastronómicos, resulta pintoresco compartir con el cubano "de a pie" como dicen, con los grupos que se reúnen allí para conversar y discutir sobre cualquier tema de actualidad.

Incluso, si el cuerpo lo pide, puede probar la cerveza Mayabe o la Cacique, cervezas cubanas que, bien frías, resultan una delicia. Si tiene suerte, encontrará también la cerveza Tínima o la antigua Polar, bebidas fuertes que años atrás fueron muy consumidas y que han quedado en el recuerdo del cubano con nostalgia. Cervezas baratas, pero bien cubanas.

Popular Cafeteria La Pelota en 23 y 12

En la esquina adyacente se encuentra la Pizzería Cinecitta, un sitio de comida italiana que frecuentan muchos cubanos por su menú nada costoso. Aunque la calidad no es de las mejores, siempre encontrará grandes colas a su alrededor.

Con el cine de la mano...

Y a unos pocos metros de la pizzería verá el edificio del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC), encargado de la producción de cine en el país y gestor del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano que se celebra todos los años en La Habana. Dicho festival, cada diciembre, alegra las calles de la ciudad y 23 y 12 es uno de sus puntos protagonistas.

Cine 23 y 12 en el Vedado, Habana

La institución cuenta con una cinemateca que todas las semanas exhibe filmes clásicos de todos los tiempos. Allí se localiza el Cine Chaplin, sala donde se realizan generalmente los estrenos de las películas cubanas. La galería Servando Cabrera, a su lado, complementa la vida cultural del sitio con la realización de exposiciones de artistas de primer nivel.

Cine Charles Chaplin en la esquina 23 y 12

Justamente frente al edificio se topará con el Centro Cultural Fresa y Chocolate, espacio que le rinde honor a esa manifestación en Cuba y donde se realizan fiestas, exposiciones y eventos relacionados directamente con el séptimo arte. Es fácil su reconocimiento porque lo distinguen los carteles de afamadas películas cubanas, entre ellas, la que sirve de nombre al sitio.

23 y 12, Vedado, Centro Cultural Fresa y Chocolate

Y si de cine se trata, puede acercarse también al Cine 23 y 12, a unos pocos pasos de la intersección, siguiendo por la calle 23. Además de la proyección de filmes, se realizan espectáculos infantiles y actividades para los más jóvenes con payasos, magos, titiriteros y compañías de baile.

Sin dejar de mencionar al Cementerio Colón...

Por último, 23 y 12 es la antesala a la Necrópolis de La Habana Cristóbal Colón. Los portales se llenan de flores desde la calle 23 hasta la esquinas de 12 y Zapata. El cementerio constituye una joya arquitectónica cubana, con estilos disímiles y leyendas que han atravesado los años para mantenerse en el imaginario popular.

Caminando por La Habana, una esquina representativa: 23 y 12

Cementerio Colon, muy cerca de la centrica esquina de 23 y 12 en el Vedado habanero

Su ambiente cinematográfico, sus comercios siempre llenos, su cercanía a la necrópolis y a otros puntos importantes de la ciudad como el Malecón o la avenida Paseo, hacen característica y especial a esa esquina de La Habana. Todo ello, sumado a una historia de grandes acontecimientos, ha señalado a 23 y 12 como una de esas intersecciones que acuñan a una ciudad, que la identifican y la hacen diferente. Lo mejor es compartir con la gente que por allí camina, sentir su naturaleza populosa y feliz.

La esquina de 23 y 12 es una de las intersecciones más famosas de La Habana. Se vincula a importantes hechos históricos de Cuba y su vivacidad actual radica, además, en sus comercios y su aire cultural.

milagros Milagros

;