Pico Turquino, rey y señor entre las nubes

Pico Turquino, rey y señor entre las nubes

Entre sus encantos, Cuba resalta, por sus excelentes sitios para el desarrollo del senderismo, turismo ecológico, o de aventura, como también se le conoce. Uno de los predilectos por visitantes cubanos y extranjeros es el Pico Turquino, el lugar más elevado de la geografía nacional.

Ubicado en la zona montañosa del oriente cubano, el Parque Nacional Sierra Maestra, está formado por más de 17 picos que rebasan los mil 300 metros sobre el nivel del mar. Aunque los Picos Cuba y Suecia, alcanzan una altitud considerable, el Turquino se convierte en el rey y señor con sus mil 974 metros.

Lugareña posa para la foto con las montañas de fondo

La rica diversidad de especies animales y vegetales, acompañan a este parque con un área de unas 17 mil hectáreas, donde prolifera el 50% del endemismo florístico de la isla. Llegar hasta la cima del Turquino no es fácil, pero proponérselo es una aventura que bien vale la pena disfrutar en pleno trópico caribeño.

Un lugar colmado de historia

Amante del turismo de naturaleza observa las montañas de la Sierra Maestra

De la existencia del lugar más elevado de Cuba se tiene referencia desde finales del siglo XVI, cuando aparece con la denominación de "Tarquino" en un mapa confeccionado por el geógrafo flamenco Gerardo Kramer.

No obstante, la primera escalada a dicha montaña, de la que se tiene noticias, corresponde al botánico sueco Erik Leonard Ekman, en el año 1915. Y con respecto al nombre, hay quienes cuentan que se relaciona con un cacique taíno llamado Tarquino o Turquino, el cual dominaba dicha zona durante la conquista por los españoles.

Especialistas aseguran que el nombre procede de los vocablos aborígenes turey y quino. El primero de ellos era utilizado para designar al cielo y el segundo para señalar a una persona o cosa importante o elevada. Por lo que la unión de ambas palabras se traduciría en "Montaña del Cielo" o "Elevación del Cielo".

Paisaje montañoso de la Sierra Maestra

Lo cierto es que ese sitio continuó recibiendo varias visitas, como la acaecida en 1953, con motivo de la celebración del centenario del nacimiento del Héroe Nacional de Cuba, José Martí. Fue en esa ocasión que se subió a la cúspide turquina el busto de Martí esculpido en bronce por la artista Jilma Madera, cuyo ascenso contó con el apoyo inestimable de la heroína cubana Celia Sánchez Manduley y su padre, el doctor Manuel Sánchez Silveira, entre otros.

Años después, los jóvenes integrantes del Ejército Rebelde se instalaron en las montañas de la Sierra Maestra durante su lucha contra el entonces presidente Fulgencio Batista.

Hoy día, el Pico Turquino recibe cerca de 12 mil visitantes al año, quienes buscan fundirse con la naturaleza y la historia en lo más elevado de la Mayor de las Antillas.

Dos caminos...un mismo destino

Muchachas de aventura en la Sierra Maestra

Si de algo pueden estar seguros quienes apuestan por arribar al Pico Turquino, es que la travesía es desafiante, pero a la vez una magnífica oportunidad para compartir en familia y con amigos.

Durante el ascenso numerosas especies de plantas endémicas de la zona, y aves como el Ruiseñor, el Colibrí Abejorro (de diminuto tamaño), y el Tocororo (Ave Nacional de Cuba), acarician la vista de los visitantes.

La agradable temperatura, matizada por sus cálidos vientos, facilitará una escalada maravillosa. Momentos que permanecerán imborrables en el recuerdo de los exploradores, muchos de los cuales repiten esa vivencia, tan cercana a las nubes.

Localizado en la provincia Santiago de Cuba, justo en la parte más céntrica de la Sierra Maestra, al Pico Turquino se puede acceder desde dos caminos bien conocidos por los guías. Uno que se inicia en Santiago de Cuba y el otro en la provincia de Granma.

Hermosas vistas de la Sierra Maestra desde el Morro de Santiago de Cuba

Numerosos amantes de la aventura, deciden subir desde Santiago, al contar esta vía con un terreno más escabroso, generador de adrenalina. Durante la travesía sentirán la sensación de estar navegando con el mar Caribe bañando las faldas del macizo montañoso.

Turistas desandan los senderos de la Sierra Maestra

La experiencia de la escalada es única. Cada sendero a elegir es dueño de diversas sorpresas. Esas que van desde ramas de árboles colocadas en los escalones naturales del terreno para facilitar la subida, hasta insospechados bosques, manantiales, helechos arborescentes de más de 20 metros de altura y las ranitas más pequeñas de Cuba con aproximadamente 1 centímetro de longitud.

Pero los excursionistas también podrán disfrutar de las instalaciones del campismo La Mula, así como visitar la Comandancia General del Ejército Rebelde en La Plata, incluido el local desde donde trasmitía la emisora Radio Rebelde, en plena la Sierra Maestra.

Sendero que conduce a la Plata, en el corazon de la Sierra Maestra

Y el punto final: llegar a la cumbre donde el Apóstol de la Independencia de Cuba da la bienvenida a todos los viajeros. Allí sobre un pedestal de piedras, lo acompaña su profética frase:

“Escasos como los montes son los hombres que saben mirar desde ellos y sienten con entraña de nación o de humanidad”.

Es el momento de sacar las cámaras fotográficas o celulares, y atrapar, en imágenes, la belleza del lugar más elevado de la Perla de las Antillas.

Las precauciones siempre se imponen

Las montanas de la Sierra Maestra

Las personas que suben al Pico Turquino deben tener ante todo un excelente estado de salud, libre de afecciones respiratorias, cardiovasculares y del sistema locomotor.

La vestimenta debe ser ligera, preferiblemente pantalones de tejido suave, así como zapatos deportivos y resistentes. No debe faltar el agua embotellada, aunque con 3 o 4 litros es suficiente. En la mochila solo debe ir lo necesario, incluido frutas ricas en potasio, jugos naturales...

Grupo de amantes del ecoturismo exploran los senderos de la Sierra Maestra

“Más vale precaver que tener que lamentar”, máxima indispensable para una escalada exitosa hacia el fabuloso Pico Turquino.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Ascender al punto más alto de Cuba, se ha convertido en la máxima para los amantes del senderismo. Llegar a la cima del Pico Turquino y sentirse rey entre las nubes, es una oportunidad única para vivir en medio del Caribe...

Milagros

; ;