El Hotel Ambos Mundos y el universo de Ernest Hemingway

El Hotel Ambos Mundos y el universo de Ernest Hemingway
Comentar

Un sitio para conocer en plena Habana Vieja

Discreto y con una admirable vista del casco histórico, el Hotel Ambos Mundos es visitado por quienes prefieren conocer uno de los elevadores más antiguos de la ciudad, disfrutar de su refrescante terraza y recorrer la habitación que, por años, ocupara el célebre norteamericano en Cuba.

Hotel Ambos Mundos en la centrica Calle Obispo de La Habana Vieja

En el corazón de la Habana Vieja están la arquitectura patrimonial, el vaivén de los habaneros y el bullicio de sus calles; las mismas razones que casi un siglo atrás atraparan a Hemingway desde un balcón del Hotel Ambos Mundos mientras decidía echar su suerte en la hermosa isla del Caribe.

Los vínculos entre el hotel Ambos Mundos y el novelista Ernest Hemingway

Lobby del Hotel Ambos Mundos

Construido en la década del 20, el Ambos Mundos está enclavado en el populoso boulevard de Obispo esquina Mercaderes, en la Habana Vieja. Siempre fue el escogido por Hemingway para hospedarse durante sus múltiples visitas a la legendaria ciudad. La magnífica ubicación del edificio le permitía recorrer las antiguas calles, respirar el aire del mar que tanto le gustaba, conocer a los alegres cubanos y adentrarse en un mundo diferente que le ayudó a enriquecer sus historias posteriores.

Vista a la calle Obispo desde el lobby del Hotel Ambos Mundos

Allí nacieron los primeros capítulos de Por quién doblan las campanas y algunas de sus más reconocidas crónicas. Su relación con el lugar fue célebre, como también su preferencia por la comida en La Bodeguita del Medio y su indispensable daiquirí de sobremesa en El Floridita.

Terraza del Hotel Ambos Mundos, Ernest Hemingway

La terraza ubicada en la azotea tiene una de las mejores vistas de las fortalezas habaneras y del casco histórico de la ciudad. Se conserva el elevador original de la construcción, muy utilizado para llegar hasta la terraza, pero también para visitar la que por muchos años fuera la morada del escritor en La Habana.

La habitación 511 de Ernest Hemingway

La habitacion 511 de Ernest Hemingway del hotel Ambos Mundos

En el quinto piso del hotel está el espacio que fue testigo de la vida interior del norteamericano. La expectativa crece ante la puerta cerrada donde se debe esperar. A la habitación acceden pocos visitantes que son atendidos por un especialista presto a contar detalles, momentos e interioridades relacionadas con la estancia del escritor en esos años. Causa admiración el estado de conservación de los objetos, los muebles y el propio espacio. Se ha respetado la decoración original, incluso reproduciendo el color del cuarto de aquellos tiempos.

Libros, revistas y objetos de Ernest Hemingway en la habitacion 511 del Hotel Ambos Mundos

Allí están muchos de sus textos, fotografías, cartas recibidas y documentos oficiales que hablan de sus preocupaciones de entonces. Muy cerca la máquina de escribir, la misma que lo acompañó en sus horas de creación. Sobre un mueble la réplica en miniatura de su yate El Pilar recuerdo de su predilección por el mar, aunque este objeto es posterior a su estancia en el hotel. Sin embargo, resulta curioso el closet donde sorprenden varios objetos personales del autor. Piezas de ropa diversas y sus maletas colocadas en igual disposición a las de entonces, hacen de la estancia un espacio mucho más íntimo, acogedor y cercano.

El rito de la ventana

Ventana a la Calle Obispo de la habitacion de Hemingway en el Hotel Ambos Mundos

Quizás se percate de que mientras recorre la habitación del hotel Ambos Mundos, las ventanas y puerta hacia el balcón permanecen cerrados. Resulta que hasta los hábitos del escritor aún se respetan. Hemingway gustaba de escribir sumergido completamente en su mundo.

Replica del yate Pilar de Hemingway

Las calles de La Habana de entonces, no muy distantes de las de ahora, se distinguían por el bullicio de los pregones, saludos de los transeúntes, bocinas de autos y muchos otros ruidos que invadían la habitación. De ahí que se mantengan cerradas y solo se abren justo en el instante que lo hacía el escritor para asomarse a contemplar la cautivadora ciudad que lo recibía con los brazos abiertos.

La Habana de Hemingway para ser recorrida

Fotos de diferentes momentos de Hemingway en el Hotel Ambos Mundos

Ernest Hemingway vivió alrededor de 20 años en Cuba; la totalidad de ellos en La Habana. Por eso la ciudad preserva su casa, los espacios que visitaba, sus recorridos, sus costumbres porque terminó siendo uno más de sus hijos. Desde su balcón del Ambos Mundos descubría la riqueza arquitectónica, cultural y humana de la ciudad, esa misma que hoy invita a contemplarla para conocer cada rincón de sí misma y descubrir, desde cualquier balcón, la mirada de un escritor que escudriña la ciudad.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Dicen que fue amor a primera vista. Hemingway visitó La Habana en 1928 y regresó tantas veces que en 1940 decidió vivir permanentemente en ella. La ciudad le regaló sus encantos y el escritor la gratificó con algunas de sus novelas, crónicas publicadas en la prensa y un Premio Nobel que lo reconociera como uno de los mejores escritores de su tiempo. Durante casi 10 años el afamado novelista vivió en una habitación del Hotel Ambos Mundos; un pequeño pero acogedor sitio habanero que aún hoy rememora cada instante vivido por Ernest Hemingway.

arantxa Arantxa