Las cinco mejores paladares de Centro Habana

Las cinco mejores paladares de Centro Habana
Comentar

En Cuba se le llama "paladares" a los restaurantes surgidos en los años 90 por iniciativa privada. Estos negocios se instalan en casas de vivienda transformadas para su funcionamiento.

Por eso resulta curioso que al visitarlos se puede estar comiendo en la sala, un cuarto o el patio de la casa original. Una singular vivencia que a muchos atrae por la espontaneidad de la práctica, pero también por las delicias que se cocinan en medio de la historia de cada lugar.

Cinco restaurantes, cinco razones para conocerlos

Todos se localizan en Centro Habana, muy cerca del casco histórico de la ciudad. Todos son reconocidos por la excelencia de los menús que ofrecen. Todos proponen comida cubana e internacional. Todos han creado un ambiente favorable y prestan una esmerada atención. Si hay una deliciosa comida, un agradable ambiente, una envidiable ubicación y un buen trato, entonces va a ser difícil escoger.

  1. La Guarida

    Cartel y entrada a la paladar La Guarida

    Nombre del cuarto donde vivía Diego en un solar de Centro Habana. La habitación pasó de ser una simple locación cinematográfica a uno de los restaurantes más visitados de La Habana. Un negocio donde las alusiones al filme Fresa y Chocolate y la cocina cubana se aúnan creando memorables ratos para los comensales.

    En un menú diseñado con sumo cuidado destacan el ceviche como entrante, la incomparable paella y la exquisitez de sus postres a base de chocolate. Los mariscos forman parte de los platos que muchos escogen por su particular sabor y frescura. Delicias muy elogiadas por famosos y personalidades del mundo que acuden a él en más de una ocasión.

    Detalles de la decoracion de la paladar La Guarida

    No deje de interesarse por una silla separada del resto de los muebles y rodeada por una franja. Fue la utilizada por la reina de España durante una visita imprevista al lugar. Una interesante historia que podrá escuchar en la versión de uno de los dueños del lugar.

    Dirección: Concordia no 418, entre Gervasio y Escobar

  2. San Cristóbal

    Fachada de la paladar San Cristobal

    A cuatro cuadras de La Guarida, en una hermosa mansión neoclásica, se rinde culto a la comida cubana. Los olores se expanden entre fastuosos muebles, refinada porcelana, objetos de carácter religioso y numerosas obras de arte cubano. Un experimentado conocedor de la culinaria local ha convertido el caserón en uno de los restaurantes más célebres de la capital cubana.

    Detalles de la decoracion de la paladar San Cristobal

    Su fama hizo que durante su visita a Cuba en 2016 el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y su familia probaran algunas de las delicias que allí se ofertan. Si se decide, apueste por el chilindrón de chivo en excelente combinación con el congrís y las viandas fritas. Muy sugerido es el ceviche de berenjena, una verdadera obra de arte en su presentación. Secretos diversos en divinos platos; una magnífica oportunidad para degustar en grande.

    Dirección: Calle San Rafael no 469, entre Lealtad y Campanario

  3. Casa Miglis

    Cartel y entrada de la paladar Casa Miglis

    A seis cuadras de San Cristóbal se halla el primer restaurante de comida sueca y cubana abierto en la isla. Una extraña fusión que sorprende a los interesados en la mezcla de sabores, el conocimiento de nuevas experiencias, las presentaciones osadas y el diseño vintage.

    En Casa Miglis hay buen gusto en la decoración, en la manera de concebir los espacios y hasta en el extraño concepto de que ningún cubierto, plato o vaso sea similar a otro. Buen gusto hay en su menú y las necesarias aclaraciones ante cada plato con nombre sueco.

    Mesa reservada en la paladar Casa Miglis

    Las propuestas a base de berenjena son totalmente diferentes. Exquisito es el rojo y negro, magnífica combinación de miñón de cerdo y de res en una salsa que parece de otro mundo. Platos nórdicos con ingredientes caribeños; raro, desconocido, pero delicioso.

    Dirección: Calle Lealtad no 120, entre Ánimas y Lagunas

  4. Castropol

    Fachada de la paladar Castropol en avenida Malecon

    A ochos cuadras de Miglis está Castropol, lugar de propuestas para gustos disímiles. Ocupa todo un edificio frente al Malecón habanero, ubicación ideal para complementar una buena degustación. Tiene un bar con una amplia carta de tragos; una parrillada que no es exclusiva para asados, sino que presta espacio para quienes prefieren la comida italiana.

    Posee una dulcería con variedad de cakes, pasteles y demás exquisiteces allí elaborados. En el restaurante, comida cubana e internacional donde destacan los pescados y mariscos altamente demandados. Un guiño para la aguja rellena de atún con salsa blanca, una apetitosa propuesta para recordar.

    Bar de la paladar Castropol

    Su balcón frente al mar es el mejor sitio para comer, tomar fotografías y dejarse llevar por el encanto del Morro habanero y la distinción de una ciudad a los pies del litoral.

    Dirección: Malecón no 107, entre Crespo y Genios

  5. La California

    Entrada principal de la paladar La California

    A dos cuadras de Castropol, el nombre de un famoso solar identifica a un restaurante. La historia del patio donde el legendario Chano Pozo se reunía con otros músicos, para interpretar con libertad los temas de su preferencia, se expandió por todo el barrio. Las descargas musicales, la rumba de cajón y la expresión popular lo han convertido en uno de los proyectos culturales más genuinos de la capital cubana.

    Así surge la idea de la complementación entre el arte popular y el arte del comer en un lugar muy cerca de allí. En el restaurante La California las recetas tradicionales señorean en un menú donde lo internacional también tiene cabida. La cocción tiene un sello inconfundible: su comida está elaborada en un auténtico horno de leña. En él se cocina una buena pasta, la carne o el arroz; por eso los conocedores lo prefieren porque tiene el sabor de lo natural.

    Detalles de la decorqacion de la paladar La California

    El bar y su bodega, con más de 50 referencias de vinos, son muy apreciados por su calidad; también las vitolas que atraen a expertos e interesados en el habano. Un cúmulo de ofertas que giran alrededor del buen comer. Instantes placenteros mientras, no muy lejos, retumban los tambores en un emblemático solar habanero.

    Dirección: Calle Crespo no 55, entre San Lázaro y Refugio

Decidirse por una paladar... ¿por cuál?

Cinco ofertas en una misma zona. Propuestas para conocer y disfrutar desde una cocina dispuesta a satisfacer exigentes gustos. Razones que las hacen de las más visitadas y elogiadas. Una dulce dicotomía que terminará por recorrerlas a todas en una ruta dedicada al sabor y el regocijo del paladar.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

En Cuba se le llama paladares a los restaurantes surgidos en los años 90 por iniciativa privada. Estos negocios se instalan en casas de vivienda transformadas para su funcionamiento. Por eso resulta curioso que al visitarlos se puede estar comiendo en la sala, un cuarto o el patio de la casa original. Una singular vivencia que a muchos atrae por la espontaneidad de la práctica, pero también por las delicias que se cocinan en medio de la historia de cada lugar.

milagros Milagros