Quinta Avenida: la más bella y extensa avenida habanera

Quinta Avenida: la más bella y extensa avenida habanera
Comentar

Recorrer Quinta Avenida en almendrón

Uno de los circuitos más solicitados es el que nace en la Habana Vieja. Inicia en el Parque Central, en su hotel o casa particular, transita por Centro Habana, el Vedado y buena parte de Playa.

Inicio de la Quinta Avenida de Miramar

En este último lugar, la Quinta Avenida es la vía escogida para mostrar la fastuosidad, el desarrollo y la historia de la ciudad en la segunda mitad del siglo XX. Una importante arteria que a muchos seduce por su belleza, su arquitectura y la estrecha relación con la naturaleza del lugar.

La historia de una avenida

Torre del Reloj en la Quinta Avenida de Miramar

Sus inicios se remontan a los primeros años del siglo XX. Mientras la ciudad y sus habitantes se aglomeraban en barrios como la Habana Vieja, el Vedado o Marianao, el oeste se convirtió en una opción viable. Luego de conectadas las riberas, a ambos lados del río Almendares, se construye esta vía que fue inaugurada en 1930. Su encanto fue tal que le valió el sobrenombre de los “Champs Elysees en América”. Rápidamente fueron parceladas las áreas a su alrededor y la burguesía encontró el lugar idóneo para construir sus grandes mansiones y lujosas propiedades.

Tres símbolos para descubrir

Fuente de las Americas en la Quinta Avenida de Miramar

El primero de ellos es la Fuente de las Américas. Fue diseñada por el arquitecto newyorquino Juan Wilson y recibe al viajero en una suerte de preámbulo del recorrido. En sus inicios prestó su nombre para designar a esta arteria.

La Copa, uno de los simbolos de la Quinta Avenida de Miramar

El segundo es La Copa, del escultor José Oliva Michelene. Esta escultura de gran valor artístico ambiental fue construida en piedra de Jaimanitas y ornamentada con paisajes mitológicos. Se halla en la Calle 42 y ha servido para identificar la zona en la que se haya enclavada.

La Torre del Rejo, en 5ta y 10

El tercero ha devenido en símbolo de la localidad: la Torre del Reloj. Construida en 1924, fue diseñada por el arquitecto norteamericano George H. Duncan, quien había esbozado la propia avenida. Ubicada en Calle 10, es una torre de 6 metros de altura con cuatro pequeños balcones en la parte superior. También cuatro son las campanas que, en cada cuarto de hora, reproducen el sonido del famoso Big Ben de Londres. Por su majestuosidad y elegancia la torre es considerada la construcción ornamental de mayor realce en el territorio.

Residencias y mansiones

La Casa verde, justo al inicio de la Quinta Avenida de Miramar

Quinta Avenida es una vía expedita que permite el desplazamiento, de forma rápida, hacia el centro de la ciudad. De ahí que sea imposible detenerse en ella, pero no impide disfrutar de la hermosa vista y armónica distribución de las construcciones y el arbolado. Predomina en su disposición la arquitectura doméstica agrupada en significativas zonas residenciales como Miramar, Siboney, Flores, entre otras.

Fachada de una de las mansiones de la Quinta Avenida de Miramar

La fastuosidad con que fueron diseñadas deja entrever el cuidado en la distribución de las habitaciones y la precisión de los locales en cada una. En esta área se atesoran los máximos exponentes arquitectónicos de la burguesía nacional republicana, con sus símbolos de poder bien definidos y diferenciados. Hoy en día muchas sirven de sedes a embajadas, oficinas consulares, residencias para personal diplomático y oficinas de negocios extranjeros en Cuba.

Construcciones religiosas

Iglesia de Satnta Rita en la Quinta Avenida de Miramar

Tres edificaciones religiosas se insertan en la importante calle. La primera de ellas la Iglesia de Santa Rita, ubicada en la intersección de 5ta y 24. La siguiente es el Santuario Nacional de San Antonio de Padua. Este pertenece a la Orden de los Franciscanos, se localiza en 5ta y calle 60 y en su construcción se advierte una marcada influencia racionalista.

Iglesia Jesus de Miramar en la Quinta Avenida de Miramar

La tercera es la Iglesia Jesús de Miramar, en 5ta y 80. Es la que mayor área ocupa entre todas las iglesia cubanas, destacando por su belleza y suntuosidad.

Hoteles, centros recreativos y otras atracciones

Numerosos hoteles pueden ser avistados durante el recorrido. La mayoría está ubicado en la Calle 3ra y en ellos se pueden disfrutar de varios servicios. Piscinas, centros nocturnos, discotecas y tiendas son algunas de las ofertas para beneficio de los clientes. Muy cerca de esta avenida se ubican los restaurantes abiertos por iniciativa privada, otra de las interesantes opciones que pululan en el área.

Detalle de la Fuente de las Americas

Pizzerías como La Carboncita, mesas bufet como El Olivo o los especializados en comida cubana e internacional como El Laurel, son algunos de los espacios en los que se pueden degustar excelentes menús. Varias de estas excursiones se extienden hasta el poblado de Jaimanitas. En el trayecto, relevantes sitios como el proyecto cultural Fuster, el Club Habana y la Marina Hemingway motivarán el deseo de continuar conociendo el ala oeste de La Habana.

Una avenida especial

Considerada una de las más bellas y extensas vías de la capital cubana, la Quinta Avenida es transitada y apreciada por muchos interesados en conocer sus múltiples valores. Su importancia no radica solo en su belleza. Es una vía de acceso a importantes centros investigativos y científicos; a través de ella transitan dignatarios que visitan Cuba, facilita la actividad diplomática y turística, así como el importante movimiento comercial de la zona.

En ella se concentra una parte significativa de la historia de La Habana que la convierte en sitio de obligada visita. Suficientes razones para recorrerla, contemplarla y experimentar un paseo diferente por la ciudad.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Conocer La Habana en un día puede ser posible. Aunque parezca increíble un pequeño paseo por la ciudad nos acerca a sus barrios emblemáticos, permite observar su evolución arquitectónica, disfrutar de su colorido, su alegría y su gente. Son varias las opciones que facilitan el tránsito, ya sea en ómnibus, “cocotaxi” o bicicleta; sin embargo, la más utilizada es el almendrón. Así se les llama a los carros antiguos que una vez circularon por todo el país y que hoy prestan servicio como taxis. Una experiencia que le hará viajar a través del tiempo y por la capital caribeña.

nadia Nadia