Conoce Jibacoa, la hermosa playa de la música

Conoce Jibacoa, la hermosa playa de la música

Tan solo a una hora de La Habana, en dirección a Varadero, se encuentra la Playa de Jibacoa, lugar ideal para el descanso, el turismo ecológico, bucear, escalar elevaciones y pescar. En esta hermosa bahía de la costa norte de Cuba el paisaje se beneficia de arenas blancas y finas, aguas transparentes, color turquesa.

Jibacoa está rodeada por acantilados y colinas rocosas, elevaciones donde se encuentran ubicadas varias instalaciones hoteleras. El balneario lo encontramos justo a 12 km de la pequeña villa de pescadores de Santa Cruz del Norte.

Turista observa el mar desde la arena de la hermosa Playa de Jibacoa

La playa es muy conocida por sus aguas cristalinas y poco profundas, por lo que es una excelente zona para la práctica del submarinismo frente a la orilla. Arrecifes de coral, así como una buena cantidad de peces y moluscos, distinguen los fondos marinos de esta área.

Aquí es posible realizar diversas actividades al aire libre: pequeñas rutas de senderismo, paseos a caballo y alquiler de botes de remo. Muy cerca también se encuentran lugares de interés como el Puente de Bacunayagua, camino a la ciudad de Matanzas, el Molino Central Camilo Cienfuegos o los Jardines de Hershey.

Cocoteros y dunas de la Playa de Jibacoa

Una buena época para visitar Playa Jibacoa es durante el mes de agosto, cuando tiene lugar una fiesta masiva de música electrónica y otros géneros alternativos. En el Festival Verano en Jibacoa se reúnen importantes bandas de hip hop, rock, y conocidos Djs productores que ofrecen conciertos al aire libre.

¿Cómo llegar a Jibacoa?

Se localiza a unos 68 kilómetros desde el Aeropuerto Internacional José Martí (HAV) en La Habana, y dista del aeródromo de Varadero (VRA) aproximadamente 60 kilómetros.

Playa de Jibacoa vista desde un bobcat en el mar

Para llegar desde La Habana primero es preciso atravesar el túnel que se sumerge en la bahía. Tras pasar la zona residencial de Alamar, se abre la zona playera con Bacuranao, reconocible por su torreón. Luego aparece el Mégano, donde se confirma que la franja de arena al este de la capital cubana es muy larga, hasta superar los diez kilómetros, y no carece de lugares para darse un chapuzón cerca de la ciudad: Santa María del Mar, donde hay más densidad de turistas, Boca Ciega, Guanabo

Pero seguimos rumbo a Jibacoa, cuyo entorno es un paso intermedio entre la llanura y las montañas. Aunque puede viajarse en auto, la mejor forma para llegar es mediante el antiguo tren eléctrico de Hershey, único de su tipo en Cuba, el cual une las estaciones de Casablanca en La Habana con la de Jibacoa. La locomotora lleva el nombre del famoso chocolatero estadounidense que lo mandó a construir hace un siglo.

Vista area del hotel Memories Jibacoa, al fondo el mar azul de Cuba

La zona cuenta con una infraestructura hotelera compuesta por los hoteles Memories Jibacoa, Villa Loma y Villa Trópico, y las bases para campistas y mochileros El Abra, Los Cocos, Las Caletas, La Laguna, Peñas Blancas y Playa Amarilla, además de diversos servicios gastronómicos.

También se erige aquí el Hotel Memories Jibacoa, con servicio “todo incluido”. Además es posible encontrar otras opciones económicas en hostales particulares, para dormir cerca del mar.

Fascinantes fondos marinos para el buceo

La Playa de Jibacoa ofrece un gran atractivo paisajístico: la verde vegetación contrasta con el azul del mar, del cielo y los cerros de la zona. El balneario está rodeado de montañas, desembocadura de ríos y fondos marinos con cavernas, corales y una variada fauna de peces y moluscos. Se dice que posee una de las mayores barreras de corales del hemisferio occidental y del mundo.

Bobcats en la arena de la Playa de Jibacoa

Sus arrecifes son perfectos para el buceo y la apnea. También existen varios senderos muy bien conservados, que atraviesan numerosas calas y macizos y permiten disfrutar de algunos de los paisajes naturales más hermosos de Cuba, y conocer parte de su avifauna con alto grado de endemismo.

El gran arrecife de corales que se esconde cerca de la costa, permite que se cree una piscina natural sorprendente, ideal para nadar, hacer buceo y snorkeling. La vida marina debajo del agua turquesa es de lo mejor que verás en Cuba.

Fiesta playera en Jibacoa

El famoso Rotilla Festival es el antecedente de la gran fiesta musical que cada año sucede en Jibacoa. Surgió en 1998, como un maratón de DJs en vivo durante tres días y noches ininterrumpidamente.

Palmeras y dunas de arenas blancas rodean el Hotel Memories Jibacoa

El evento hoy se conoce como “Verano en Jibacoa”, concebido como un fin de semana diseñado para disfrutar en familia o con amigos, en ese balneario del litoral norte de la provincia Mayabeque. De la playa al área de conciertos, y de vuelta a la playa no sin dejar de degustar la comida y los cocteles cubanos que se ofertan es el divertido itinerario de quienes se sumergen en la gran fiesta, recomendada para los jóvenes de espíritu libre.

Bote y equipamiento de buceo en las arenas de la Playa de Jibacoa

En sus últimas ediciones, el evento de música alternativa, incluye rock, house music, pop, ha tenido como invitados en los tres escenarios previstos para las actuaciones a conocidas agrupaciones nacionales como Karamba, Nube Roja, Enfusión, Primera Base, Cuentas Claras, Revelación Urbana, Company Yoruba, Habalama, Wating for Nadia, Treamen Choice, Gitanos, Casabe, David Blanco y el cantautor Adrián Berazaín.

Conocer Jibacoa, la playa cubana que lo tiene todo

Hasta hace pocos años, Jibacoa era un balneario casi anónimo entre La Habana y Varadero. Hoy resulta un destino preferido para jóvenes de varias partes del mundo.

Turistas pasean por la piscina del Hotel Memories Jibacoa durante el Festival Rotilla en la Playa de Jibacoa

En El Fraile y Abra, localidades cercanas, hay varios restaurantes de mariscos que ofrecen exquisitos platos, a precios increíbles si estamos acostumbrados a las ofertas que se encuentran en La Habana y Varadero.

Para los exploradores, a poca distancia de la playa se encuentran numerosas comunidades agrícolas que mantienen la biodiversidad de la zona, comunicadas por el antiguo tren eléctrico de Hershey, una auténtica reliquia que aún funciona. Si se hospeda en Jibacoa puede coger el ferrocarril para visitar otros destinos como la patrimonial ciudad de Matanzas, el balneario de Varadero o la propia capital.

Hermosa imagen de la Playa de Jibacoa, bobcats en la arena, al fondo el cielo azul de Cuba

Aunque una vez allí, difícilmente se quiera abandonar Jibacoa. Su playa blanca es un sitio hermoso, donde reina la tranquilidad. Puede ser este un destino maravilloso para unas vacaciones emocionantes.

A mitad del camino entre La Habana y el polo turístico de Varadero se localiza Jibacoa. Esta es una de las playas más hermosas de Cuba, un sitio estupendo para pasar unas vacaciones relajadas, practicar senderismo o bucear.

milagros Milagros

;