En La Habana Vieja, una antigua casa recuerda al Libertador de América

En La Habana Vieja, una antigua casa recuerda al Libertador de América

La Habana Vieja ha recibido muchos calificativos a la lo largo de la historia. Pero, si un apelativo, verdaderamente la distingue, es el de “Ciudad de los Museos”.

La Casa de África, la de Benito Juárez, la de Asia, el Palacio de los Capitanes Generales y El Templete, entre otros museos, realzan a la parte más antigua de la capital cubana.

Sin embargo, un mansión de principios del siglo XIX, convertida actualmente en el Museo Casa Simón Bolívar, deviene una maravillosa institución museológica con singulares atractivos para quienes eligen a La Habana como su desino turístico.

Interesantes detalles sobre la existencia del Libertador y la cultura de diversas naciones latinoamericanas, colman cada rincón del inmueble. Invitación para recorrerlo de principio a fin.

Una mansión convertida en museo

La sede del Museo Casa de Simón Bolívar anda por sus dos siglos de existencia. Construida entre los años 1806 y 1817, en la calle Mercaderes, entre Obra Pía y Lamparilla, su arquitectura responde al estilo neoclásico que imperaba en La Habana, en la primera mitad del siglo XIX.

Los marqueses de Aguas Claras y los condes de Villanueva, figuran entre las personas que la habitaron. En la etapa republicana fungió como consulado de Suecia y de Brasil. Aunque posteriormente se convirtió en una ciudadela, que, tras el triunfo revolucionario, albergó un total de 24 núcleos familiares.

Pero en el siglo XIX, el inmueble también tuvo por dueño al adinerado norteamericano Santiago Burnham. Muestra de ello es el escudo que todavía existe encima del arco del Zaguán, donde aparecen las iniciales SB, que al coincidir con las del prócer venezolano, influyó en que la mansión fuera la elegida para la sede del museo.

En su génesis participaron, por la parte venezolana, María Teresa Castillo, viuda del popular escritor Otero de Silva y la exembajadora de la nación sudamericana en la Mayor de las Antillas, María Clemencia López Jiménez.

Por la parte cubana la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, bajo la dirección del Doctor Eusebio Leal Spengler, vertió todos sus esfuerzos para hacer realidad, desde el 24 de julio de 1993, el sueño de perpetuar, en dicha casa, la vida y obra de Bolívar en Cuba.

En el centro histórico habanero

Quienes visitan la capital de la Perla del Caribe no dudan en llegarse hasta su centro histórico. Y es que en él se encierra una parte inestimable de la historia del Caribe, encuentro genuino con una ciudad centenaria que próximamente arribará a sus primeros 500 años.

Allí encontrará de todo: música, hoteles, librerías, ferias, añejas edificaciones, parques, esculturas, bares, restaurantes y sus famosos museos.

Precisamente en la calle Mercaderes, frente al Parque Simón Bolívar, con su distintiva escultura alegórica al mártir que le da nombre, un museo también le rinde merecido homenaje.

Numerosas salas exponen materiales relacionados con su vida y obra, la cultura venezolana y de otras regiones de Latinoamérica. Solo basta proponérselo y adentrarse en su fabuloso mundo interior.

De especial interés

Entre las principales salas de exposición permanente figuran la de las Epopeyas Bolivarianas, así como la de Bolívar Humanado. Esa última, es una de las más importantes, al tratarse de la colección madre de la casa, fruto del legado artístico de Glenda Mendoza, Premio Popular de la Plástica en Venezuela.

Allí apreciará cómo la vida del Libertador es narrada, en barro policromado, desde una perspectiva muy humana, original y atractiva. La ceramista Glenda Mendoza logra desprender, del público, gran simpatía y respeto hacia tal figura histórica modelada en barro.

A la vista de los visitantes destacan los objetos relacionados con las Epopeyas Bolivarianas. Pero, uno de los más relevantes, es, sin dudas, el facsímil de la Carta de Jamaica redactada en 1815 por Simón Bolívar. Documento que estuvo extraviado durante 200 años.

Asimismo resulta llamativa la copia el testamento del Libertador, medallas, condecoraciones y una réplica de la espada que regaló el Perú a Bolívar en 1825.

En el museo tendrá la posibilidad de visualizar una pequeña muestra del cabello de ese mártir; obsequio de la Fundación Casa Simón Bolívar en Venezuela.

En estrecha coordinación con la embajada de Ecuador en Cuba, la sala dedicada a Manuela Sáenz, heroína y amante de Bolívar, es una de las más recientes y se ubica en la segunda planta.

A su vez, obras donadas por artistas plásticos de Venezuela y de Cuba, completan las colecciones del museo. A las que se suman exposiciones de la cultura de otros países latinoamericanos, así como hallazgos arqueológicos fruto de la restauración del inmueble durante la creación del museo.

Particularidades de la institución

En el segundo nivel se encuentra la biblioteca Simón Rodríguez, nombrada así en honor al maestro de Bolívar. Resulta muy popular entre los historiadores por albergar cerca de 10 mil ejemplares relacionados con el Libertador y Venezuela.

Si le interesa, los terceros martes del mes, podrá disfrutar del concierto “Alma Llanera”, espacio liderado por el dúo que dirige la Academia de canto “Amigos para siempre” dirigida a los niños y adolescentes.

Pero si accede a la institución los jueves, entre las 09:00 am y 01:00 pm, podrá sumarse al Taller de Tejido, destinado principalmente a los adultos mayores.

Al igual que otros museos de La Habana Vieja, la Casa Simón Bolívar se vincula al proyecto Aula-Museo. Esta interesante modalidad permite que los estudiantes reciban sus clases en la instalación, y así se vinculan aún más con la historia local.

A la espera de su visita

Muy cerca del Hotel Ambos Mundos, el preferido por Ernest Hemingway, y de la calle Obispo, el Museo Casa Simón Bolívar espera ser visitado de martes a sábado, entre las 09:00 am y 05:00 pm y los domingos hasta la 01:00 pm.

Aunque Bolívar, a la edad de 16 años, estuvo dos días en La Habana, nunca pisó el suelo de la casa que hoy lo dignifica. Sin embargo, su presencia se siente en cada espacio del museo. Criterio que vierten, con seguridad, los visitantes que hasta allí se han llegado.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Un antiguo palacio doméstico, en La Habana Vieja, es motivo de atención para cubanos y extranjeros. Se trata del Museo Casa Simón Bolívar, un sitio donde se divulga la vida y obra del Libertador y la cultura de los pueblos de América en el Caribe.

milagros Milagros

; ;