Cuatro joyas de La Habana Vieja restauradas para celebrar los 500 años de la ciudad

Cuatro joyas de La Habana Vieja restauradas para celebrar los 500 años de la ciudad

La Habana está llena de escenarios arquitectónicos deslumbrantes. Reconocida por la UNESCO como "Patrimonio Cultural de la Humanidad", desde 1982, cumple este año sus cinco siglos y los principales inmuebles de su centro histórico han sido totalmente restaurados.

Su paisaje urbano, con el mar de fondo, incluye impresionantes fachadas eclécticas, barrocas, neoclásicas y hermosos detalles de diseño: vitrales, aldabas, rejas, faroles. La mayoría se encuentra muy bien conservada, gracias al quehacer de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, presidida por el Doctor Eusebio Leal.

Cuatro maravillas de la restauración habanera

Si antes tuvo su viaje a La Habana y visitó algunos de estos sitios, le recomiendo que en un segundo paseo los revisite y se sorprenderá con espacios totalmente deslumbrantes. A continuación le relaciono estas cuatro joyas de la arquitectura habanera que exhiben su mejor aspecto por estos días.

  1. La hermosa escuela del héroe José Martí

    En un colegio de educación primaria en la Habana Vieja, una singular escultura recibe a los alumnos. "El maestro y su discípulo" se titula la obra de José Villa que sorprende por lo real de las figuras. ¿Quién es el mentor y quién es el alumno que recibe alegre un libro? Son Rafael María de Mendive y el pequeño José Martí, quien luego sería gran escritor latinoamericano y héroe de la independencia de Cuba.

    Ninos en el Prado de la La Habana muy cerca de la escuela primaria Maria de Mendive

    A la casona de dos pisos en la calle Prado #88, antes Colegio San Pablo fundado por Mendive, llegó Martí con 11 años para terminar sus estudios primarios y estuvo hasta 1869. En la actualidad el inmueble reabrió sus puertas luego de una amplia restauración ejecutada por los especialistas de la Oficina del Historiador.

    Prado de La Habana y al fondo la escuela Primaria Jose Maria de Mendive durante el proceso de restauracion

    La actual Escuela Primaria "José María de Mendive" exhibe casi todos los detalles originales de columnas, pinturas murales, la escalera de hierro en forma de caracol, vigas y pisos. Se distingue por una hermosa fachada, balcones en cada aula con vistas al precioso Prado habanero, y en la última planta sobrecoge un salón ambientado a la usanza del siglo XIX, lleno de muebles escolares de la época. Como la "luz" se asocia a la enseñanza, para este monumento a la pedagogía el artista Ernesto Rancaño creó un hermoso vitral. Toda una joya de arte.

  2. La plaza donde habita un caballero de bronce

    Otro de los espacios que ha recobrado su esplendor con los trabajos de restauración es la Plaza de San Francisco de Asís, a menos de 100 metros de la Avenida del Puerto, en dirección a la bahía.

    Vista de la Plaza de San Francisco de Asis desde el campanario de la Basilica Menor

    Alrededor de la plaza, uno de los sitios más concurridos del centro histórico habanero, se localizan inmuebles de alto valor arquitectónico, como la terminal de cruceros, hoteles, restaurantes, cafeterías y diversas sedes culturales. Llaman la atención los coches tirados por caballos y la gran bandada de palomas que siempre habitan el lugar. ¡Una foto con las aves y de fondo la hermosa Fuente de los Leones, queda maravillosa!

    Fuente de los leones y campanario del convento de San Francisco de Asis

    La plaza debe su nombre al Convento de San Francisco de Asís, ubicado en una de sus intersecciones. En la cima del monasterio se halla una de las torres más altas de La Habana colonial, con 42 metros, desde donde se admira uno de los paisajes más bellos de la ciudad.

    Actualmente el antiguo convento tiene distintas funciones. Su Basílica Menor se convirtió en una de las mejores salas de concierto del país, dedicada a la música coral y de cámara. Se realizan exposiciones de arte religioso y de hallazgos arqueológicos.

    Otro de los atractivos principales es la escultura en bronce que recrea al popular personaje que deambulaba, durante el pasado siglo, por las calles de la ciudad: el Caballero de París. Frente a la puerta del convento que da a la calle Oficios se colocó la obra del artista cubano José Villa. La gran mayoría de los visitantes del lugar no dejan de tomarse una foto con este personaje.

    Escultura de bronze del Caballero de Paris emplazada frente a la puerta del convento

    En una esquina de la plaza encontramos la Lonja del Comercio, uno de los edificios más singulares de todo el país por su estilo y belleza. Cuenta con seis pisos de altura y en su cúpula se encuentra una estatua de cobre del dios del comercio Mercurio, réplica de la original del Museo del Louvre.

  3. El Capitolio: la imagen de Cuba que no le puede faltar

    Entre las vistas del paisaje arquitectónico de La Habana hay una inigualable y simbólica. Se trata de la vista del Capitolio Nacional, construcción suntuosamente ornamentada, llena de líneas neoclásicas en su fachada, con bellas columnas y una escalinata impresionante.

    Capitolio de La Habana

    El edificio se inauguró en 1922 y desde entonces podría decirse que ha sido unos de los más visitados y fotografiados de todo el país. Su cúpula, de casi cien metros, es una de las más altas del mundo, inspirada en las del Panteón de París y la Basílica de San Pedro en Roma.

    Cuando se atraviesan los 55 peldaños de la imponente escalera es posible observar dos grandes grupos escultóricos, cada uno de más de seis metros. Adentro, también es admirable el majestuoso Salón de los Pasos Perdidos, con sus 120 metros de longitud, así como La República, una escultura de 49 toneladas que representa a la diosa Atenea, hecha en bronce laminado en oro y con una altura de casi 20 metros. Está considerada la tercera mayor del mundo exhibida bajo techo.

    La Republica, escultura bajo el techo del capitolio que representa a la Diosa Atenea

    Todo el inmueble fue objeto de una importante restauración a cargo de la Oficina del Historiador de la Ciudad. En su interior se rescataron todos los detalles de los techos y artesonados, los mármoles coloridos, el tallado en maderas preciosas y el bronce en las lámparas, columnas y ventanales, creados según diversos estilos del Renacimiento italiano y español.

  4. Teatro Martí, símbolo de la cultura cubana

    Tras varios años de restauración se reinauguró el emblemático Teatro Martí, enclavado en la calle Dragones, esquina Zulueta. Inicialmente el coliseo se llamó "Edén Garden", hasta que en 1900 lo rebautizaron con el apellido del Héroe Nacional de Cuba: Martí. Al siguiente año sirvió de sede a la Asamblea Constituyente encargada de redactar la primera Carta Magna de la república cubana.

    Detalle arquitectonico del Teatro Marti

    En su reapertura reciente el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal expresó:

    "Allí ni grosería, ni escándalos. El Teatro tiene que abrirse a las formas modernas, en el sentido realmente de lo que la modernidad supone (...) Y que se celebre con un perfil amplio, que tenga una visión conmemorativa, que sea una apelación continua a la memoria de lo que fuimos, hemos sido, somos y seremos en la cultura cubana."

    En la actualidad el coliseo abre sus puertas a importantes eventos y homenajes como el Encuentro de Jóvenes Pianistas, a las compañías de danza Lizt Alfonso, Acosta Danza y el Ballet Español de Cuba, e incluye en su programación reposiciones de clásicos como "Cecilia Valdés", "María la O", numerosos conciertos líricos y antologías de zarzuelas cubanas.

    Teatro Marti, simbolo de la cultura cubana

    Posee una arquitectura exterior conformada por un bloque rectangular, equilibrado por el tratamiento vertical de las ventanas. En su interior el inmueble es igualmente bello, con columnas de hierro fundido, pisos de mármol, alfombras, espejos y lunetas de hierro, que constituyen una gran riqueza patrimonial.

Pasear por La Habana en sus 500 años

Los inmuebles anteriormente mencionados y otras calles, avenidas, plazas del centro histórico habanero, patrimonio mundial, han sido embellecidos a propósito de los cinco siglos de fundada la capital cubana. Los edificios restaurados, los que están en construcción y otros aún deteriorados por el tiempo, conforman un paisaje urbano excepcional en el Caribe.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

La zona más antigua de la capital cubana tiene mucho que mostrar en su arquitectura patrimonial. En este blog recomendados cuatro edificios excepcionales por su belleza e interés histórico, remozados para celebrar el medio milenio de La Habana.

Milagros

; ;