Ocho experiencias para un fin de semana en Trinidad

Ocho experiencias para un fin de semana en Trinidad
Comentar

La Villa de la Santísima Trinidad de Cuba es la tercera fundada por los conquistadores españoles en el archipiélago caribeño. Pocas ciudades del país, mantienen tanto brillo y reflejan con tanta franqueza sus tradiciones a más 500 años de la misa de fundación en la segunda década del siglo XVI. Si decides pasar un fin de semana en Trinidad, esto es todo lo que debes saber.

Explorando la Villa de la Santísima Trinidad de Cuba

La ciudad se halla ubicada en la región central de Cuba, específicamente en el sur de la provincia cubana de Sancti Spíritus, y es la capital del municipio del mismo nombre. Declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO en el año 1988, es uno de los polos turísticos más importantes de Cuba.

  1. Recibimiento en el "Sol Ananda"

    Fin de semana en Trinidad Cuba

    El Restaurante-Paladar "Sol Ananda", impresiona por la vajilla y cubertería de lujo, el decorado y estilo arquitectónico tradicionales, así como el servicio atento y la excelente mezcla de sabores exóticos y típicos de la cocina cubana.

    Una cerveza cubana muy fría en el patio cuidadosamente preservado con reliquias coloniales, le ayudarán a refrescar después del camino y a adentrarse en los cinco siglos de historia cultural cubana recogida en la ciudad.

  2. Atardecer en el campanario del Convento de San Francisco

    Atardecer en el campanario del Convento de San Francisco, Trinidad

    En la actualidad, el antiguo edificio del Convento de San Francisco, es sede del Museo Nacional de Lucha contra Bandidos. Dicho museo ilustra a través de fotografías, mapas, armas y otros objetos los combates del cuerpo militar revolucionario formado para combatir las bandas contrarrevolucionarias, que en la década de los sesenta operaban en la sierra de Escambray. Lo más característico del edificio es su campanario amarillo, el único resto del edificio original desde el que se puede disfrutar de unas maravillosas panorámicas que trascienden la ciudad. Una parada obligatoria si vas a disfrutar de un fin de semana en Trinidad.

  3. Cena tradicional en "La Parranda"

    Cena tradicional en 'La Parranda', Trinidad

    A unos pocos metros de la Plaza Mayor, se encuentra el Bar-Restaurante "La Parranda". Es un lugar de comida típica cubana cuya especialidad es el cerdo asado en púa. Una parte importante de la experiencia de visitar Cuba es la degustación de esa forma de cocina tradicional cubana. Se comienza a servir a las 7 de la tarde, para todos los comensales.

  4. Maridaje en el Lobby-Bar del Hotel Iberostar

    Maridaje en el Lobby-Bar del Hotel Iberostar

    En la mañana, el mediodía, la tarde o la noche, el placer de fumar un buen Habano es una ceremonia muy particular de cada aficionado. Lo más habitual es maridar el Habano con algún licor, como Whiskies de Malta, Cognacs y Oportos añejados. En el Iberostar Grand Hotel Trinidad, ubicado frente al céntrico parque Céspedes, cuentan con una minitienda de Habanos y un área para fumadores ideal para la experiencia.

    El enfoque más tradicional del maridaje es proponer dos productos de fortalezas similares, para asegurarse de que ninguno de opaca al otro. Consecuentemente sería apropiado degustar un Habano de gran fortaleza con un ron poderoso añejado por largos años en barricas de roble. En cualquier variante lo esencial es encontrar combinaciones de grandes productos que agraden a su paladar.

  5. Paseo por la Plaza Mayor

    Paseo por la Plaza Mayor de Trinidad

    Desde hace varias décadas la Plaza Mayor de Trinidad, centro histórico urbano de la ciudad, ha sido restaurada y ostenta con gracia su siglo y medio de existencia. La plaza está compuesta por cuatro rectángulos simétricos para la jardinería y el resto del área pavimentada con la llamada "Loza Bremesa". Dos calles se cortan perpendicularmente y en el centro se origina un espacio circular con un pedestal que sostiene una escultura de mármol de la musa Terpsícore. Un enrejado proveniente de norteamérica, cierra los accesos y dos galgos fundidos en hierro, provenientes de la Quinta de San Justo Germán Cantero, escoltan la entrada de la plaza. La alusión a los dos grandes aljibes construidos en las partes más elevadas de la plaza hacia el año 1868, para garantizar el agua de la ciudad y que aún se encuentran en perfecto estado de conservación.

    Gente amable y sonriente por la calles de Trinidad, Cuba

    La ciudad es especialmente acogedora los fines de semana, son los días de descanso y reunión de las familias trinitarias. La tradición de la homilía católica en la iglesia mayor Santísima Trinidad, uno de los templos mayores ubicados en territorio cubano, comienza a las 10 de la mañana cada domingo, con la asistencia de citadinos y visitantes que acompañan de plegarias el comienzo de la semana.

  6. Caminata al Salto de Javira

    Caminata al Salto de Javira

    El sendero "Huellas de la Historia", uno de sus principales atractivos, lo trasladará a conocer la realidad del pasado colonial. Puentes colgantes y una ruta bien diseñada que incluye el tránsito por la Casa del Campesino Cubano lo conducirá al Salto de Javira. Este se encuentra a unos 3 km a pie desde el Ranchón "Los Almendros", en el Parque El Cubano, ubicado a solo 5 km de la ciudad de Trinidad. Tiene una caída de hasta 9 metros de profundidad en la piscina natural, muy apropiada para refrescar, rodeados del bosque típico de la pre-montaña. Pueblan el lugar aves de colorido plumaje y alegres trinos.

    Despierta temprano. Apúrate un café cubano. Empaca un pomo de agua y un par de plátanos para la caminata.

  7. Café en Don Pepe

    Café en Don Pepe

    El café cubano es famoso por su manufactura, que permitía obtener una bebida fuerte y consistente, antes de la extensión de las cafeteras italianas para hacer espresso, y por la calidad de la semilla, especialmente en las zonas montañosas del país. El Café Don Pepe es el lugar ideal para degustar el sabor auténtico del café cubano. Las variedades incluyen desde el típico espresso, hasta las más atrevidas creaciones con ingredientes de todas partes del mundo.

    Entre los rasgos de los cubanos está el disfrute de una taza de café, una bebida que representa para los habitantes del país caribeño un rito similar al té entre los ingleses. Para los cubanos, siempre es la hora del café.

  8. Cena en "Los conspiradores"

    Cena en 'Los conspiradores'

    La cocina cubana, declarada patrimonio inmaterial de la humanidad, tiene uno de sus exponentes genuinos en el Restaurante "Los Conspiradores". Ubicado en el centro de la zona más animada de la ciudad, este restaurante-galería es propiedad de la artista plástica Yami Martínez. Desde el balcón del área superior, decorada a la antigua, se puede disfrutar de la vista a la Plaza Mayor.

    Nada como subir al balcón para "conspirar" el regreso a Trinidad, la ciudad cubana que ha sobrevivido para contarnos su historia.

Uno siempre vuelve a los viejos sitios donde amó la vida

Trinidad de Cuba, un lugar para no olvidar

Como un lienzo costumbrista sobre la época de la colonia española en Cuba, la Villa de Trinidad es un lugar para recopilar recuerdos entrañables. Trinidad, por más que sea pequeña, su patrimonio histórico y la bella composición de calles de piedra, casas color pastel y rejas decoradas, plazas y palacios, enamoran a los viajeros. Su gente hospitalaria y sus noches de música, baile y comida típica convidan al regreso. Tanto para aquellos que van en pareja, como en familia o con amigos, la ciudad espera con multiples experiencias por vivir y repetir, una y otra vez.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Un fin de semana en Trinidad es un regreso al ambiente colonial cubano y sus tradiciones más arraigadas, muy bien combinadas con las comodidades de la contemporaneidad. Este artículo propone ocho excelentes lugares para pasar un tiempo memorable en este importante destino turístico y cultural en la Mayor de Las Antillas.

milagros Milagros