Calles con historias: Enramadas

Calles con historias: Enramadas
Comentar

Resulta llamativo el ir y venir constante de la gente que seduce e invita. Evidentemente, estamos en un sitio con vida y encanto propios. La mezcla entre la historia y la modernidad convierten a este escenario en un lugar especial de Santiago de Cuba, una arteria desde la que podemos recorrer y conocer la ciudad. Sin lugar a dudas, transitamos por la calle Enramadas.

Muchachas Santiagueras en Las Enramadas

Iniciamos el recorrido por el Paseo Marítimo del Sur, en la bahía de Santiago de Cuba. Hemos emprendido un camino que atraviesa gran parte de la urbe. Desde allí, subiendo por una empinada colina y rodeados de edificios de alto valor social y arquitectónico, pasamos por establecimientos culturales y comerciales, llegamos a la Plaza de Marte y finalmente arribamos, por el este, al reparto Santa Bárbara.

Musicos y sus instrumentos en Las Enramadas

Con cinco metros de ancho, Enramadas es una de las calles más conocidas de la región oriental y de Cuba. Distingue hoy por ser la más larga, una de las más populosas y la que concentra la mayor cantidad de negocios en la parte más caribeña de Cuba. Es un itinerario para peatones, con tiendas, hoteles, bancos, cines, centros nocturnos, cafeterías y restaurantes, que forman parte de la sugerente apuesta de este mágico entorno, donde el viejo esplendor de la otrora villa colonial se fusiona con modernas propuestas.

Historia de la calle Enramadas

Muchachas de escuela secundaria recorriendo Las Enramadas

El trazado original de la calle Enramadas se remonta al año 1603, para enlazar por esta vía a la Catedral con la Ermita de Santa Ana, en un recorrido que bordeaba el Fuerte de San Francisco. Dos siglos más tarde, en 1845, se hace el empedrado de la calle que, para entonces, va a tener en la Esquina de Bartolomé una picota donde eran castigados delincuentes y esclavos fugitivos. Aún hoy algunos santiagueros le llaman al sitio "la esquina de la picota".

La calle Enramadas comenzaría a ganar el esplendor que ostenta en 1906, cuando se instaló el alumbrado eléctrico. Dos años después, empezaría a transitar por ella el tranvía que la distinguió hasta el año 1952. Entre las edificaciones que contribuyeron a enaltecerla definitivamente, se hallaban el Colegio de Abogados, la Audiencia, varios bancos, así como la sede del Diario de Cuba.

Tantos nombres

Santiagueros recorriendo Las Enramadas

El primer nombre con que se conoció fue Camino de la Playa o del Mar, y era apenas una vereda que enlazaba a las hoy denominadas calles Padre Pico y Gallo, precisamente por la orilla del mar. Años más tarde se le llamó San Luis, luego Calle Ancha y por entonces pasaba por ella la procesión católica del Corpus Christi, una peregrinación tradicional durante la época de la colonia.

Para la festividad y como parte del folclore local, se cuenta que se cubría el suelo con hojas de palma o de coco, por lo que el pueblo comenzó a llamarla Calle de las Enramadas, un nombre que ha sobrevivido hasta la actualidad a pesar de llamarse oficialmente José Antonio Saco, en honor a un patriota bayamés del siglo XIX.

El fin de las Enramadas

Gente en las aceras de Las Enramadas

En 1850 y después de casi 80 años de celebraciones, la tradición de las enramadas en Santiago concluyó de forma inesperada. El motivo fue un trágico suceso ocurrido cerca de la Plazuela de la Picota, donde se localiza en la actualidad el Ven Café. Se emplazaba allí el puesto de la parda María de la Asunción Castillo, famosa por sus empanadillas, escabeche y tasajo de carne, típico de la zona. Según la historia, mientras se desarrollaban las fiestas alguien empujó a un morenito y en el impulso fue a dar contra un grupo de jóvenes que estaba al pie del enorme caldero de grasa hirviente donde la anfitriona preparaba su menú. El caldero se volcó. Como resultado, María de la Asunción, un joven y un anciano que disfrutaban del espectáculo sufrieron graves quemaduras de las que murieron poco después.

Como colofón y una vez que se había desalojado el puesto, los carbones aún encendidos prendieron unos papeles y estos a su vez una cortina. Las llamas se propagaron por las hojas secas de palma y coco que cubrían la calle y el viento dispersó el fuego. Poco faltó para que toda la comarca sucumbiera ante el incendio. Como consecuencia y por orden del Ayuntamiento, esas serían las últimas enramadas de Santiago; la calle, sin embargo, mantuvo el nombre.

Sitios de interés

Trio de guitarras cantandole a los turistas en Las Enramadas

Enramadas es una arteria estrechamente vinculada al desarrollo cultural de Santiago. A lo largo de sus dos kilómetros y medio, se ubican múltiples sitios de interés artístico, histórico o comercial. Entre ellos, se destacan los teatros Heredia (el más importante de la región) y el Oriente, antes llamado de La Reina. Ambos han acogido a las mejores compañías artísticas del país y a varias extranjeras.

Para muchos, entre los principales atractivos de la calle se halla una reliquia de la tradición musical cubana. Justo al frente del restaurante-cafetería "Las 24 horas" , un órgano oriental regala al viento añejos temas a través de cintas de cartón perforado, mientras alguien hace rotar pacientemente su manigueta. Con este, conviven otros sitios más recientes como el Jardín del Espíritu Santo, que resalta por sus ofertas de plantas ornamentales tradicionales y exóticas, luminarias y otras piezas para la decoración de los espacios verdes del hogar.

Plaza de Marte al principio de Las Enramadas

Recientemente, como parte del proyecto "Enramadas Vive", de la Oficina del Conservador de la Ciudad, la calle y los entornos de la Plaza de Marte han sido renovados. Nuevas jardineras, asientos y pisos, monumentos rehabilitados y mejoras en el alumbrado público, recuperación y pintura de fachadas, hacen de Enramadas un lugar de singular belleza que convida al visitante.

Casa de La Trova de Santiago de Cuba

Junto a los residentes nacionales, cada día llega a este paseo del Centro Histórico de Santiago de Cuba un gran número de turistas, que se adentran en toda su extensión para conocer la ciudad, disfrutar de una experiencia singular durante su estancia y llevar un recuerdo de la mayor isla del Caribe.

Enramadas con alojamiento, música y vida nocturna

Muy cerca de Enramadas se localizan los hostales privados (casas particulares) más céntricos de la ciudad, desde los que el viajero puede llegar con comodidad hasta la Casa de la Trova "Pepe Sánchez", la Casa de la Música de Santiago, la Discoteca Club 300 y el Patio de los Dos Abuelos.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Entre las muchas calles célebres de las ciudades cubanas, una destaca hacia el oriente geográfico por la vida cultural y comercial que alberga, y por ser la más larga de todas en Santiago de Cuba. Se trata de la calle Enramadas.

milagros Milagros