La Plaza de Marte, símbolo de Santiago de Cuba

La Plaza de Marte, símbolo de Santiago de Cuba
Comentar

Santiago de Cuba es una de las ciudades más antiguas en la mayor isla de Las Antillas. Fue fundada por los conquistadores españoles casi a su llegada misma, hace ya más de 500 años.

Durante un tiempo la añeja villa permaneció como la más importante en la nueva joya de la corona española, e incluso fue la primera capital del enclave colonial. Todavía hoy conserva varias de sus más preciadas construcciones primigenias sin las que sus pobladores y visitantes de todas partes del mundo no conciben a la calurosa ciudad.

Funcionarios izando la bandera Cubana en la Plaza de Marte en Santiago de Cuba

Entre los tantos lugares que han marcado la historia de Santiago de Cuba, figura la Plaza de Marte, un emblemático espacio público que desde el siglo XVIII marca el paisaje construido por su belleza e impacto social, un sitio de encuentros, citas y convergencia imprescindible a la hora de definir la identidad territorial.

Plaza de Marte, herencia del dios de la guerra

Historiadores, arquitectos y urbanistas coinciden en señalar que desde su aparición en uno de los promontorios más elevados de la ciudad, la Plaza de Marte marca el límite entre los dos principales periodos, una especie de frontera entre la villa originaria y la nueva metrópoli que crecería durante los años siguientes.

La Plaza de Marte de Santiago de Cuba es un lugar popular con los habitantes de la ciudad

Diferentes estudios apuntan a que el lugar que ocupa hoy la plaza de Marte era una:

"Zona de descanso, y punto de enlace entre las diferentes rutas de carros tirados por animales que por ese lugar accedían a la villa."

Pero su verdadera relevancia llegó porque fue seleccionado por la guarnición española de Santiago de Cuba para realizar el entrenamiento de rigor y numerosos ejercicios militares, de ahí que su primer nombre fuera Campo de Marte, en honor al dios romano de la guerra.

La Plaza de Marte es un importante centro neuralgico en Santiago de Cuba

Lo de bautizar así a este tipo de espacios se remonta a los años de la antigua Roma, porque en sus alrededores se levantaba un templo al dios Marte. Con el tiempo y para siempre se acuñó el nombre para estas áreas donde las tropas regulares y los voluntarios realizaban sus prácticas y reuniones. Un gran campamento con nombre y función similar existía en La Habana.

Una lección de historia

Los santiagueros construyeron su plaza de Marte, la reconstruyeron y modificaron varias veces, hasta desembocar en el conjunto arquitectónico que vemos hoy. Desde 1899, su nombre oficial e infructuoso (debido al arraigo en la expresión popular) es Parque de la Libertad. Ocupa una superficie de aproximadamente cinco mil metros cuadrados y es punto de concurrencia para importantes arterias de la ciudad, como la populosa calle Enramadas y la Avenida Victoriano Garzón.

La musica presente en todas las esquinas de Santiago de Cuba y la Plaza de Marte

En sus inicios, la céntrica explanada estuvo coronada por una fuente alegórica a la diosa romana Minerva, pero en 1902 fue sustituida por la actual Columna de los Veteranos, un monumento que perpetúa la memoria de todos aquellos que combatieron contra el ejército español en las tres guerras de independencia.

Santiaguero vendiendo refrescos en la esquina de la Plaza de Marte

El obelisco, como su nombre lo indica, consiste en una columna que se levanta 20 metros sobre el nivel del suelo, rematada por un gorro frigio, símbolo de libertad, y su custodia es responsabilidad de cuatro cañones de bronce que lo rodean.

Amigos juegan ajedrez en la Plaza de Marte

En los años 40 del pasado siglo, el lugar sufrió otra modificación que aún persiste, y es que le fueron emplazadas sendas pérgolas en los extremos norte y sur, completando así los semicírculos que facilitan el acceso a las áreas exteriores.

El conjunto arquitectónico de la plaza de Marte también exhibe seis jardines, un monumento a la memoria de José Martí, Héroe Nacional de Cuba, y de los generales de la Guerra de Independencia Francisco Sánchez Hechavarría y Joaquín Castillo Duany, médico, investigador y primer cubano en explorar el Polo Norte.

Ninos juegan con un balon en la Plaza de Marte

Igualmente se rinde homenaje a Perucho Figueredo, autor del Himno Nacional Cubano, al comandante guerrillero Camilo Cienfuegos y al capitán Montes de Oca, los últimos mártires de la guerra revolucionaria liderada por Fidel Castro, que culminó en 1959.

Renace la plaza más concurrida

La Plaza de Marte se ha ganado un lugar en el corazón de los santiagueros y es uno de los sitios más visitados por aquellos que hacen turismo en la llamada "Ciudad Héroe", que se precia de ser rebelde y hospitalaria. El entorno ofrece más que un simple parque para descansar o guarecerse del intenso sol del oriente cubano, es un símbolo de la ciudad y motivo de orgullo por su papel en la idiosincrasia e historia insulares.

Juego de domino en la Plaza de Marte, Santiago de Cuba

Con más de doscientos años de bullicioso ir y venir, hace muy poco fue sometida a un profundo proceso de recuperación que se expandió hacia un importante número de inmuebles circundantes. Bajo la denominación "Restauración Plaza Marte", las labores preciosistas se centraron en devolver al piso de granito pulido su esplendor original, a las pérgolas, los hemiciclos y las escaleras. Se rehabilitó, además, el mobiliario urbano, así como las estatuas, bustos, monumentos y el sistema de luminarias.

Pena de la Plaza de Marte, jugadores de domino

Ahora, transeúntes y enamorados satisfechos por el entorno hacen un alto en el camino para cuchichear, disfrutar de una buena compañía y refrescar del eterno verano santiaguero. Y las decenas o cientos de ciudadanos que se reúnen allí cotidianamente para debatir apasionada y fervientemente sobre deportes, sienten más orgullo al decir que pertenecen a la Peña de la Plaza de Marte, una de las más activas y famosas de Cuba.

La plaza de la gente

Hoy, la Plaza de Marte luce como nueva, al igual que los 35 edificios más importantes de sus alrededores, para ratificarse como orgullo local y punto de referencia obligado en los recorridos de ciudad, lugar de convergencia turística, histórica y social en Santiago de Cuba, la ciudad más caribeña.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Como parte de la tradición heredada de consagrar un terreno a Marte, dios romano de la guerra, durante la etapa colonial existieron dos en la Isla, de los cuales la Plaza de Marte en Santiago de Cuba persiste como célebre y adorado parque público.

milagros Milagros