La Habana Barroca: Palacio del Segundo Cabo

La Habana Barroca: Palacio del Segundo Cabo
Comentar

Si durante su recorrido por la parte antigua de La Habana desea conocer más a fondo la historia de la ciudad, sus relaciones con Europa y a la vez pasar un rato entretenido, le sugiero sin reservas que visite el Palacio del Segundo Cabo. Llegar hasta él es muy sencillo; busque en el mapa o pregunte por la Plaza de Armas y lo encontrará a uno de los costados, rodeado de otros atractivos que influyeron decisivamente en la declaración de este sector como Patrimonio Cultural de la Humanidad y a la capital de la Isla como Ciudad Maravilla del mundo moderno.

Sala de Mapas en el Palacio del Segundo Cabo

Sólido, elegante, magnífico, se erige este palacio en perfecta armonía con las construcciones circundantes. Es un bello exponente del estilo arquitectónico que allí llaman “barroco cubano”. Edificado entre 1772 y 1790, mantiene todo su encanto a pesar del paso del tiempo. Visitarlo en la actualidad, es remontarnos a ese pasado lejano donde los grandes salones, los patios interiores y los altos puntales eran elementos comunes y de gran distinción en las construcciones coloniales.

Características constructivas

Exposicion permanente en el Palacio del Segundo Cabo

La fachada es sobria pero imponente. Está construida de piedra caliza al igual que el resto del edificio. Destaca desde la distancia el amplio portal, con ocho anchas columnas rematadas en arcos de medio punto y los balcones del piso superior con todas sus ventanas azules y blancas, coronadas por los vitrales representativos de las edificaciones cubanas de la época.

Europa y Cuba en el Palacio del Segundo Cabo

Nos recibe el gran pórtico de la entrada, con un escudo en lo alto. A través de él se accede al zaguán y de ahí al patio central, de estilo andaluz, pequeño en comparación con las dimensiones de otras construcciones similares, pero ciertamente acogedor en medio de las columnas y arcadas que lo rodean. Distingue la bella escalera principal, muy empinada, que conduce al piso superior.

Viajeros disfrutando de una proyeccion educativa en el Palacio del Segundo Cabo

El majestuoso edificio posee amplios espacios, locales para oficinas y salones ceremoniales. Una de sus locaciones más bellas es el salón central, con suelos en blanco y negro como escaques de un gran tablero de ajedrez. De su techo cuelgan cinco espléndidas arañas; la central, de mayores dimensiones, pende de la cúpula del palacio. Esta, a su vez, luce los frescos originales, recientemente restaurados. También adornan el espacio antiquísimos muebles decorados con motivos dorados, entre los que resalta la mesa central y dos grandes espejos.

Un palacio con muchas historias

Mapa de Cuba en el Palacio del Segundo Cabo

La bella mansión fue creada por interés del Marqués de la Torre, entonces gobernador de la Isla, quien deseaba rodear con cuatro grandes edificaciones la entonces primordial Plaza de Armas. Se erigió para ser la residencia del Segundo Cabo, mano derecha del Capitán General, lo que marca su ubicación en la calle O'Reilly, entre la Avenida del Puerto y la calle Tacón, justo en perpendicularidad con el Palacio de los Capitanes Generales. De hecho, ambos inmuebles fueron diseñados por el mismo ingeniero, el coronel del Ejército Español Antonio Fernández de Trebejos y Zaldívar, también autor de otras obras representativas y aún en pie de la colonia.

Muestras interactivas en el Palacio del Segundo Cabo

El palacio fue parte importante de la vida social de la época. Con solo adentrarnos en sus salones, es posible imaginar las recepciones de las que fue anfitrión y percibir el leve roce de los vestidos de las damas al subir los peldaños de la escalinata, imaginar que se está en el mismo balcón desde el que un caballero meditaba observando el patio. Todo el recinto está lleno de una magia y un encanto especiales.

Sala del Libro en el Palacio del Segundo Cabo

Con los años ha tenido varias funciones. Fue la Administración General de Correos, luego el Senado, el Tribunal Supremo e incluso más recientemente, la sede del Consejo Nacional de Cultura, de las Academias de Historia, de la Lengua y de las Artes, y del Instituto Cubano del Libro.

Fachada del Palacio del Segundo Cabo en la Plaza de Armas

Hoy es parte del proyecto "Rescate patrimonial y desarrollo cultural en La Habana", perteneciente a la Oficina del Historiador de la Ciudad. En los últimos años sus salas permanentes fueron objeto de una restauración de gran envergadura, con la colaboración de la Unión Europea y la UNESCO, para también albergar el Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa, un tesoro que engrandece su magnificencia.

Se ve y se toca

Exposicion de la musica Cubana en el Palacio del Segundo Cabo

Las salas permanentes fueron reinauguradas en 2017, convirtiendo al palacio en un gran museo donde, a diferencia del resto, se ve y se toca. El propio visitante va creando su recorrido e interactuando con las áreas que visita. La tecnología se ha empleado en función de hacer de la experiencia un paseo por el tiempo y que los procesos culturales se expresen de manera lúdica y singular.

A través de 13 salas es posible conocer la historia del palacio, sus características constructivas y los diversos viajes que se realizaron de España a La Habana en la época de la conquista de América. Se pueden comparar los sucesos que han acaecido de forma simultánea en el Viejo Continente y en la isla del Caribe desde su colonización, a través del túnel del tiempo. Allí redescubrimos a viajeros trascendentales y otras figuras distinguidas de Europa y Cuba, o simular que nos asomamos por la escotilla de la Santa María, el barco en que arribó Colón a América, mientras el aire nos pega en el rostro.

Turistas observando alguna de las piezas en exposicion en el Palacio del Segundo Cabo

Entre todos, destacan de modo particular varios espacios donde el conocimiento se adquiere o se pone a prueba a través de pantallas táctiles, lectores de texto, audiovisuales y otros recursos técnicos, en salas para todas las edades que nos acercan a la historia del libro, la cartografía, las artes plásticas, la arquitectura y el urbanismo.

En el nuevo museo podemos divertirnos aprendiendo a bailar, escuchando diversos ritmos y jugando al buen oído para identificar instrumentos musicales. Entre todas las opciones conforman una linda y satisfactoria experiencia, que hace instructiva y muy agradable nuestra visita.

Combinación de historia y modernidad

El Palacio del Segundo Cabo, una de las tres obras más relevantes de la arquitectura colonial cubana junto al Palacio de los Capitanes Generales y la Catedral de La Habana, acoge uno de los museos más modernos del país antillano. ¡Quién lo hubiese pensado!

0 Comentario
Agrega un comentario
 

El Palacio del Segundo Cabo, en el centro de La Habana antigua, es uno de los máximos exponentes del barroco cubano. Recientemente, en él se inauguró el Centro para la Interpretación de las Relaciones Culturales Cuba-Europa con un museo de nuevo tipo.

milagros Milagros