Sabrosos dulces o postres cubanos a base de frutas

Los dulces o postres son alimentos ricos en carbohidratos y producen una agradable satisfacción que se hace más evidente cuando concluye la cena. Elaborados o naturales, como el caso de las frutas, si se consumen moderadamente, participan en el necesario equilibrio nutricional.

Se considera que la miel fue la primera sustancia utilizada para endulzar, probablemente como producto en solitario. Después se mezcló con otros ingredientes, facilitándose así, las elaboraciones de dulces artesanales y caseros.

Jeroglíficos egipcios, de hace unos tres mil años, indican la preparación de dulces con miel y frutas trituradas. Hoy día, la degustación de este manjar, deviene una faena habitual.

Postres cubanos, manjar de dioses

En los hogares y restaurantes cubanos los postres casi nunca faltan, como colofón de los almuerzos o cenas. La variedad es grande, pero dentro de ella, resaltan los confeccionados con frutas. Conozca aquí algunos elaborados con guayaba, piña, fruta bomba, naranja y coco.

  • Guayaba

    Guayabas

    Es originaria de América tropical. En Cuba se siembra en toda la isla, de ahí que forme parte de la alimentación del cubano, ya sea en fruta, o como dulce. No por gusto, en tantas familias cubanas la mermelada o cascos de guayaba resultan un postre común.

    Cascos de guayaba

    La preparación de los cascos de guayaba es muy sencilla. Por ejemplo, para cuatro raciones se necesitan 500 gramos de la fruta (5 unidades grandes), 2 gramos (1 rajita) de canela en rama y 200 gramos (1 taza) de azúcar refino.

    Después de seleccionar las guayabas firmes y maduras, se pelan con cuidado, extrayendo la cáscara bien fina. Se cortan a la mitad y con una cuchara pequeña se separa la pulpa con semillas para formar los cascos. Importante: guardar la pulpa para hacer mermelada.

    Se colocan los cascos en agua, se le adiciona canela y se cocinan hasta semiablandar. Luego se le añade el azúcar, se cocinan destapados, con mediana intensidad de calor, hasta que suavicen y el almíbar adquiera el punto requerido.

    Una vez elaborado el dulce, cuando se encuentre a temperatura ambiente, se debe verter en frascos de cristal y guardar en el refrigerador. A la hora de servirlo, muy importante es acompañarlo de un pedazo de queso amarillo, blanco o de crema. Eso le dará un sabor especial, difícil de olvidar.

  • Piña

    Selección de piñas maduras

    Es una de las frutas tropicales más demandadas, ya sea en forma fresca o procesada. De ahí que sean tan populares sus jugos, helados y rodajas.

    Aunque se le considera originaria del continente americano, específicamente de la cuenca superior del Paraná, hasta Cuba se ha extendido su cultivo. Esta fruta resulta de gran aceptación por los comensales, incluso en la modalidad de piña en almíbar. Apetitoso dulce casero, rápido de hacer, y que le propongo conocer.

    Piña en almíbar

    Pedazos de Piña en almíbar

    Los ingredientes para su elaboración son fáciles de conseguir. Para 8 raciones se necesitan 600 gramos de piña (1 unidad medina), 600 gramos azúcar refino (3 tazas), 500 mililitros de agua (2 tazas), 30 mililitros de zumo de limón (2 cucharadas) y 2 gramos de romero (1 ramita).

    La piña debe ser pelada y cortada en rodajas o dados. Hay que elaborar un almíbar con el azúcar y el agua, para introducir, posteriormente, los trozos de piña y dejar cocinar durante 10 minutos con el zumo de limón añadido.

    Se extraen los trozos de piña, colocándose calientes en un envase previamente esterilizado. Luego, cubrir con el almíbar hirviente y dejar un espacio de 2 centímetros en la parte superior, además de eliminar el aire interior con ayuda de un cuchillo.

    El envase debe ser cerrado de forma hermética, colocar en Baño de María, de forma que el agua cubra totalmente el recipiente. Se deja hervir durante 10 o 15 minutos para después dejar refrescar. La propuesta culinaria es una de las más apetecidas en la isla y convida a repetirla en otras ocasiones.

  • Fruta bomba

    Planta de Fruta Bomba con frutos

    Conocida también como papaya, es una fruta tropical procedente de América Central, cuyo cultivo se ha extendido a otras regiones, en la que se incluye Cuba.

    Su pulpa, de color anaranjado, sabor dulce y jugosa, es muy codiciada. Los frutos maduros se ingieren en refrescantes bebidas, rodajas, o en forma de coctel con otras frutas. Si está verde o «pintona», es ideal para cocinar un rico dulce de fruta bomba.

    Dulce de Fruta bomba

    Plato con Fruta Bomba troceada

    Es uno de los postres más consumidos por los cubanos. Los ingredientes incluyen 6 tazas de fruta bomba (“pintona” o verde) en trozos, 1 lasca de canela en rama, 1/4 cucharadita de vainilla y 4 tazas de azúcar.

    Una vez pelada la fruta, eliminadas las semillas y picada en trozos, debe introducirse la cantidad mencionada en una olla, mezclándola bien con el azúcar, la canela y la vainilla.

    No precisa de ser ablandada con presión. Tampoco vierta demasiada agua, pues esta fruta posee la suficiente para su cocción. Observe regularmente el grado de dureza y la cantidad de líquido, dejando espesar el almíbar a su gusto. La elaboración es sencilla y rápida. Y la sensación vivida al probar el dulce, proporciona placer y saciedad indescriptibles.

  • Naranja

    Naranjas Maduras

    Su árbol es muy cultivado en Cuba con distintas variedades. Su origen se remonta a unos 20 millones de años en el sudeste asiático. En la actualidad está disperso por el mundo donde se proyecta como una fruta de agradable sabor que se consume natural o procesadas.

    A los cubanos les encanta consumirla y si de los cascos de naranja se trata, ni hablar. Es uno de sus postres preferidos.

    Casco de naranja

    Naranja madura

    Para elaborar este plato se necesitan 400 gramos de naranja, 240 gramos de azúcar refino y 144 mililitros de agua para almíbar.

    Primero se lavan las naranjas para ser peladas y cortadas en cuartos, de polo a polo. Seguidamente se procede a extraer la masa con las semillas de forma tal que queden los cuartos como canoas o como cuartos de luna.

    Se sumergen en el agua y se ponen a hervir, pero se recomienda eliminar el agua cuando rompa el primer hervor y volver a hervir cuantas veces sea necesaria hasta quitar el amargor y queden suaves. Se prepara entonces un almíbar ligero y se añaden los casos hasta que adquieran la densidad deseada.

    Como resultado, están listos los sabrosos cascos de naranja. Nutritivo dulce cuyas propiedades aportan una energía muy valiosa.

  • Coco

    Cocotero con frutos

    Es una fruta comestible obtenida del cocotero, la palmera más cultivada a nivel mundial. La fruta tiene una cáscara exterior fibrosa y gruesa y otra interior dura, vellosa y marrón a la cual se adhiere la pulpa, aromática y de color blanca.

    Cuentan que su nombre se remonta a la era de los descubrimientos, y se debe a los exploradores portugueses que lo llevaron a Europa. Parece que la superficie marrón y peluda les recordaba a la historias que sobre el Coco, se les contaba a los niños en Portugal y Europa para asustarlos.

    Lo que sí está bien claro es que su pulpa es exquisita, y con múltiples usos en la cocina tradicional cubana. Bondades que son muy bien aprovechadas en la región de Baracoa, pero también en el resto de la isla.

    Los dulces a base coco, son muy demandados por los cubanos, entre ellos se destaca el pudín de coco y maní y el dulce de coco en almíbar

    Pudín de coco y maní

    Pudín de coco

    Este es un rico y nutritivo dulce que puede utilizarse como postre después de las comidas o, si se prefiere, en las meriendas.

    Los ingredientes para elaborarlo son: 400 gramos de masa de coco seco, 3 unidades de huevos, 140 gramos de azúcar refino, 24 gramos de mantequilla, 384 gramos de ralladuras de miga de pan fresco, 80 gramos de maní tostado, 3 gramos de ralladura de cáscara de limón, sal a gusto y 1 litro de agua.

    Primero se procede a rallar las masas de coco seco, a la cual se le adiciona 1 litro de agua y se deja reposar 10 minutos. Lo anterior se pasa por un fino paño o tamiz y se exprime para extraer la leche.

    Posteriormente se remojan las migajas de pan en la leche hasta que se ablanden. Luego hay que unir las ralladuras de coco con las migas remojadas, los huevos batidos, la mantequilla derretida, el azúcar, el maní tostado y descascarado, así como las ralladuras de limón.

    Se procede entonces a mezclar bien todos estos ingredientes hasta lograr una masa homogénea, la cual se vierte en un molde engrasado y se hornea durante 45 minutos aproximadamente.

    Una vez pasado este tiempo, el dulce se extrae del horno y se pone a refrescar. Luego se desmolda y se guarda en refrigeración. Puede degustarse bañado con siropes, con almíbar o cubierto con merenguito quemado. ¡Una verdadera delicia!

    Dulce de coco en almíbar

    Pedazos de coco listos para ser rayados

    Este apetitoso postre es de fácil elaboración y sus ingredientes son fáciles de conseguir. Para ello se necesitan 460 gramos de coco rallado, 400 gramos de azúcar, 250 mililitros de agua y 5 gramos de canela en rama.

    Durante su elaboración se necesita cocer la masa rallada en agua con canela durante 15 minutos, a fuego moderado, hasta ablandar. Después se agrega el azúcar y se remueve constantemente hasta que alcance el punto de almíbar. El resultado es el esperado: ¡un delicioso dulce de coco para saborear en familia!

A lo largo y ancho de la isla

Los dulces o postres a base de frutas constituyen una constante en la alimentación del cubano. Son tan sabrosos que para consumirlos, los visitantes no necesitan ser invitados, necesariamente, a la casa de algún morador. No, claro que no. Podrán degustarlos en cualquier paladar, restaurante o cafetería a lo largo y ancho de la isla.

Si decide visitar Cuba, no se pierda la oportunidad de saborear sus dulces a base de frutas. Con seguridad sentirá que su estancia en la Mayor de las Antillas será más dulce de lo esperado. No lo dude, apueste por concluir, con exquisito sabor, su almuerzo o cena en pleno contacto con las maravillas del Caribe.

Deja un Comentario!