¿Sabía que hay oro en Cuba?

La minería de oro en Cuba tiene una tradición e historia que se remonta al período de la colonización española. Muchas personas creen que cuanto de oro podía dar la isla se agotó con la conquista, pero recientemente se encontraron otras vetas y desde hace unos pocos años el gobierno decidió invertir en su explotación.

Los especialistas consideran que la mayoría de los depósitos de cobre y metales base de la isla, además son portadores de oro. El país, de un tiempo hacia acá, ha decidido impulsar la minería áurea en esas zonas. Por eso le contaré todo lo relacionado con esta industria que parece tan exótica cuando la ubicamos en el contexto cubano.

Un poco de historia

Aldea Taína en el sur de Matanzas

Como mencioné, la minería del oro comenzó a practicarse con interés comercial en Cuba durante la conquista y colonización española. Quienes primero la realizaron fueron los aborígenes, agachados sobre le cauce de los ríos y sus deltas aguzando la mirada y recolectando las pepitas doradas que encontraban en las zonas de Gibara, Guáimaro, Jobabo, Agabama, Arimao y Guaracabuya.

Los aborígenes las utilizaban para adornar objetos de sus rituales mágicos y religiosos. Con la llegada de Cristóbal Colón y posterior colonización, se desató una «fiebre del oro»cuyo peor saldo fue el uso, como esclavos, de los aborígenes, lo que incidió en la disminución de su presencia en la isla.

Desde entonces se tienen noticias de yacimientos en el centro del país pues, aunque predominaba la extracción aluvionar (en los deltas de ríos, sobre todo luego de las crecidas), se dice que en la zona de Las Villas, conocida por los indígenas como Cubanacán, los aborígenes Taínos lo extraían de las rocas.

Fue en busca del dorado metal que el Adelantado Diego Velázquez vino a Cuba (1510), y pronto ordenó a Pánfilo de Narváez explorar todo el territorio y encontraron oro en las áreas de Bayamo, Jobabo, Guáimaro, Arimao, Agabama y Jaruco.

Desde entonces hubo metalurgia de oro en la Mayor de las Antillas, fundándose en Bayamo la primera fundición en 1512. Remesas de oro por casi tres millones de pesos fueron enviadas a España en los primeros años coloniales. Ya luego de 1542, ganó preponderancia la minería de cobre en Santiago de Cuba.

En los siglos posteriores se ha practicado a muy pequeña escala la extracción del oro, pero ahora toma un nuevo impulso.

Oro en el centro de la isla

Via del ferrocarril atravieza los campos de Placetas

La faja donde se localizan los principales yacimientos de Cuba tiene unos 400 kilómetros y comienza al sur de Santa Clara, extendiéndose hasta el este muy cerca de Holguín.

La ciudad de Placetas, en la provincia central de Villa Clara, es una de las más importantes en esta actividad. Es un pueblo típico del interior del país, tranquilo y de gente hospitalaria, donde se puede apreciar alguna que otra construcción antigua.

Desde el poblado de Jarahueca (Sancti Spíritus), con la mina Lote Grande, llevan las rocas que procesan en los molinos de Placetas para extraerles el oro. En el año anterior, produjeron 23 kilogramos de altos niveles de pureza de 80 y 88{5df4ca7af1c55a154e2f854ebef17775c570bbb4626437df61f2c764d3c473f3}, lo que significa entre 18 y 22 quilates, y para 2019 pronosticaron unos 30 kilogramos.

A la empresa de Placetas también la abastecía el yacimiento cercano al poblado campesino de Guaracabuya. La mina ya cerrada se conoce como Descanso y era la única subterránea de la isla, con poco más de 100 metros de profundidad.

En Placetas someten a las rocas de la mina a un proceso de electrólisis, que las convierte en una pasta fangosa, para luego secarse durante un buen tiempo en una estufa. Entonces emerge un brillante polvo que, durante cinco horas en un horno a 1150º C, se funden en pequeñísimos granos dorados.

Actualmente, se investigan otros sitios en el centro de Cuba para acondicionarlos y luego explotarlos.

El dorado Camagüey

Camagueyano luego de una jornada de trabajo en el campo

La última provincia central es el gran Camagüey, donde están los yacimientos Cromo Camagüey, Oro Jacinto y Oro Golden Hill, fundamentales en la extracción de minerales ricos en plata y oro.

La empresa geo-minera de esa extensa provincia recibe fondos internacionales desde hace unos años para investigar, extraer, procesar y comercializar minerales de este tipo. Gracias, en buena medida, a esta entidad en 2018 se extrajeron en Cuba más de 100 kilogramos de oro.

Por supuesto, no son números para incluirse en el pelotón delantero de los productores mundiales, pero le vienen muy bien a la isla en momentos en que se cotiza en el mercado internacional, a unos mil 300 USD la onza. Este metal tiene amplios usos en las industrias del vidrio, la electricidad, la computación y la aeronáutica.

La zona áurea camagüeyana, en realidad, se extiende desde la también provincia central de Ciego de Ávila, hasta Las Tunas. De todos sus yacimientos uno de los más importantes es el Golden Hill, una mina al aire libre donde pueden verse un conjunto de piscinas e instalaciones fabriles. Esta veta tiene reservas del codiciado metal para más de una década de explotación.

Cuba aprovecha sus yacimientos de oro

Zona áurea en las cercanías del poblado Guaracabuya

La minería en Cuba se ha beneficiado por una geografía que aporta minerales no metálicos, entre ellos la arcilla, arena sílice, arenisca, barita, bentonita, canto rodado, caolín, fosforita, magnesita, mármol, yeso, zeolita… También hay metálicos como el níquel, cobalto, cromita, hierro, cobre, manganeso, plomo, zinc, y más.

Además, hay mucho potencial para extraer el preciado metal dorado, cosa que se comprende cuando se repasa la historia del país y se conocen las mineralizaciones e indicios de oro en todo el territorio de la isla. Ese potencial está siendo aprovechado por los cubanos y en el desarrollo de la industria tienen gran importancia las regiones centrales.

Deja un Comentario!