Los encantos encontrados en el Barrio del Ángel de la Habana Vieja

Los encantos encontrados en el Barrio del Ángel de la Habana Vieja
Comentar

A veces, el mayor incentivo de encontrarse en una ciudad tan barroca y exuberante como La Habana, es el placer de perderse y llegar a sitios diferentes, alejados de los paquetes turísticos habituales.

La Habana Vieja, con sus construcciones coloniales y eclécticas, roza lo mágico, lo caricaturesco y lo maravilloso. Y estas no son meras atribuciones o apologías, hay un espíritu y una energía que mueve esa zona y que la convierte en una ciudad única de su tipo en el mundo. Quizás se debe a que es la parte más antigua, y como tal, contiene un acumulado de historias y experiencias sin iguales. Su arquitectura y sus calles guardan los secretos, las conversaciones, la vida y las costumbres de otros siglos.

Descubriendo nuevos placeres en La Habana Vieja

Habaneros y turistas disfrutando en el Callejo del Angel

Intentemos entonces descubrir algunos de esos misterios y placeres habaneros que a veces no percibimos a primera vista. Hay una zona de la Habana Vieja que en ocasiones pasa inadvertida a los ojos de los visitantes, pero que encierra muchos encantos. Un poco alejada de la céntrica calle Obispo y sus alrededores, el llamado Barrio del Ángel, es uno de los más llamativos y pintorescos de la Habana Vieja.

En primer lugar, de este sitio destacan sus vistas espectaculares. La Loma del Ángel, es uno de los sitios preferidos por los fotógrafos para filmar películas y videos; todo esto debido, por supuesto, a sus impresionantes panorámicas. Desde la punta de la loma se puede observar, por un lado, el Malecón habanero, con toda su gracia y su serenidad; del otro, es posible descubrir desde lejos la imagen de la escultura ecuestre de Máximo Gómez, héroe de la independencia cubana, que se alza en la rotonda del túnel de La Habana. Una preciosa instantánea que no escapará a los ojos de los avezados fotógrafos.

La visita al Iván Chef Justo

Fachada del restaurant-paladar Iván Chef Justo

Además de ser un sitio ideal para tomar imágenes, las ofertas gastronómicas son variadas y elegantes. La recomendación especial en esta ocasión es para el restaurante Iván Chef Justo, en la esquina de Aguacate y Chacón.

Dos plantas albergan las delicias del Iván Chef: en la baja, especialidades al carbón; arriba, otra zona climatizada con un menú internacional y variedades de carnes y verduras. Las estrechas escaleras le conducirán hasta el segundo piso, donde se respira un ambiente muy acogedor. Interesante fue la selección musical del lugar, donde temas de la vieja trova santiaguera, así como boleros y sones cubanos de la primera mitad del siglo XX acompañaron la elección del refinado menú.

Sabroso lechon asado y cerveza del Iván Chef Justo

Los entrantes de tacos varios resultaron una buena manera de comenzar el almuerzo. Mientras esperaba el plato fuerte, escudriñé un poco el lugar y subí por su hermosa escalera de caracol para llegar hasta una terraza dispuesta como bar restaurante. Las vistas de la Habana desde ángulos muy particulares son ideales para tomar una buena foto y hacerse unos cuantos selfies.

Pequeño cofrecito en que se muestra la cuenta en el restaurant-paladar Iván Chef Justo

La comida resultó estilizada y sabrosa. El pulpo al ajillo con vegetales y berenjena, así como los garbanzos y el pescado fueron decisiones muy acertadas. Deliciosos y moderados platillos que lograron satisfacer mi voraz apetito en un entorno que me atraía para continuar la marcha.

El encuentro con Cecilia Valdés

Viajera se toma un selfie con una estatua viviente de Cecilia Valdes en la Plazuela del Angel

Y claro que proseguí con el recorrido que me llevó hasta la Plazuela del Ángel. Una bella escultura atrajo mi curiosidad que resultó ser el soberbio personaje de Cecilia Valdés. Es el personaje protagónico de la novela "Cecilia Valdés o la Loma del Ángel", del escritor cubano Cirilo Villaverde.

Turista posa para foto con Cecilia Valdes, estatua viviente de La Habana Vieja

Es uno de los clásicos de la literatura cubana que muestra la sociedad del siglo XIX, en todo su abanico de culturas y de diferencias sociales. Aunque es un personaje ficticio, por su renombre en la historia de la literatura cubana y su ejemplo como mujer criolla, la estatua de Cecilia es muy visitada y fotografiada por visitantes cubanos y foráneos. Muchos incluso, la engalanan con flores.

Y finalmente El Callejón de los Peluqueros

Después de un poco de historia, decido bajar hasta el Callejón de los Peluqueros. Unas grandes tijeras marcan la entrada a esta calle tan peculiar en el corazón de La Habana.

Arte Corte en el Callejo de los Peluqueros en el Barrio del Angel de la Habana Vieja

En la entrada, el Museo de los Peluqueros exhibe objetos y piezas antiguas relacionadas con la barbería y la peluquería. Ese callejón forma parte de un proyecto comunitario que combina el arte, la peluquería, la gastronomía y el aprendizaje. La idea surge del peluquero Gilberto Valladares, más conocido como "Papito", quien recopiló objetos antiguos asociados al mundo de la barbería. Junto a Artecorte y a la Oficina del Historiador de La Habana, el proyecto pretende integrar a niños y jóvenes de la zona en actividades sanas y de recreación que estimulen sus conocimientos y su inventiva.

Detalle del Museo de los Peluqueros en el Callejon de los Peluqueros de la Habana Vieja

En el recorrido no dude en entrar a un salón de belleza y llevarse un buen recuerdo de Cuba en su cabello. Además se exhiben obras de arte y esculturas vinculadas al tema, en interacción constante con el público. El espacio también cuenta con ofertas gastronómicas, cafeterías y restaurantes para sentarse y tomar el aire fresco. Pero lo más importante es el conjunto, el encanto peculiar de esta callejuela, con sus colores ocres y su peculiar ambiente bohemio.

Perdiéndose por el Barrio del Ángel

Turistas recorriendo el Barrio del Angel de la Habana Vieja

Mi recorrido resultó corto, teniendo en cuenta todos los detalles curiosos que se pueden encontrar en el Barrio del Ángel. Sin embargo, es un buen sitio para perderse en la Habana Vieja, para caminar largas horas encontrando en cada esquina un ambiente especial, diferente. Le invito entonces a perderse allí, le aseguro que será una experiencia como pocas en su visita a La Habana.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

El barrio del Ángel en la Habana Vieja es una zona aún por descubrir para muchos de los que viajan hasta La Habana. Sus encantos, su elegancia y sus panorámicas muestran otro ángulo, también hermoso, de la ciudad.

milagros Milagros