Creperías en La Habana, una delicia para disfrutar en la ciudad maravilla

Creperías en La Habana, una delicia para disfrutar en la ciudad maravilla
Comentar

Las crepes, ligeras tortillas de masa de harina que pueden rellenarse con diversidad de ingredientes, desafían la imaginación de cada cocinero para lograr un plato según cada gusto y necesidad. Si es de los que gusta de este platillo rápido, le sugiero algunos de los lugares que se especializan en esta variante culinaria.

Delicioso invento francés

Las crepes tuvieron su origen en Francia aunque otros países también incluyen alguna variación de este plato en su cocina como el blinchiki eslavo o los panqueques. Se dice que fueron creadas en la región francesa de Bretaña por agricultores, quienes utilizaban piedras sacadas del fuego a manera de sartén en las cuales esparcían una masa hecha con harina, huevo y leche o agua.

Esto daba lugar a una torta fina que posteriormente pasaban a llenar con cualquier ingrediente básico que tuvieran a mano. De esta forma lograban una comida económica y fácil de transportar, mucho más simple y barato de cocinar que el pan, en medio de una cultura de subsistencia.

El término "Crêpe" proviene de la palabra latina "crispus" (crespo), lo que nos remite a la idea de algo crujiente y fino. Un detalle curioso de estos orígenes de las crepes es que tradicionalmente se utilizaba harina sarracena, la cual no contiene gluten y es apta para personas celiacas aunque en esa época era algo que se desconocía.

Por la facilidad de elaboración y de combinación con otros productos su consumo se ha extendido a casi todo el mundo, siendo favorito de muchos. Quien suscribe estas líneas se considera amante de este plato, ideal para desayunos, meriendas, postres y por qué no, comidas ligeras.

La ligereza es un rasgo que destaca en esta receta ya que es un plato sencillo de pocas calorías (esto depende del relleno que se use) excelente para al calor. Otra de sus características es que pueden ser dulces y saladas dependiendo del tipo de relleno usado lo que le aporta más versatilidad.

Un oasis de tranquilidad y de crepes

El deseo de ofrecer productos ecológicos y orgánicos llevó a dos profesionales de diferentes ramas, pero una misma pasión, a abrir un pequeño negocio en el corazón de La Habana Vieja. Justo en la esquina de las calles Habana y Muralla, comenzó la aventura de Oasis Nelva.

En un principio sería una tienda de jardinería integral pero la idea era incluir además un espacio donde los clientes pudieran disfrutar de un snack y una bebida. Todo esto dentro de la tranquilidad y la belleza proporcionada por el toque verde de las plantas.

En el 2015 se le suma a la mencionada tienda un pequeño bar con ofertas de bebidas, ensaladas, entrepanes y crepes, siendo estos últimos la especialidad del local. Los propietarios se precian de que todos los productos son orgánicos, cultivados en la finca agroecológica "Martha", ubicada en la cercana provincia de Artemisa.

En palabras de una de las creadoras del sitio, Carmen Monteagudo:

"La crepería posee una decoración interior y un mobiliario totalmente artesanal, con predominio de los elementos naturales que propician un ambiente ecológico."

En ella la mayor parte de los muebles y accesorios se basan en el reciclaje y la cultura de la reutilización, además de recurrir al concepto de jardinería vertical, para un mejor aprovechamiento del espacio.

Las opciones abarcan desde crepes vegetarianos, con frutas, quesos, pollo, atún o jamón hasta el delicioso de leche quemada (o fanguito como le dicen en Cuba) y frutos secos. El acompañamiento ideal lo hacen las limonadas frapeadas con hierbas aromáticas como albahaca o hierbabuena; ¡espectaculares!

Puede decirse que no estamos en presencia de un crepe puramente francés sino que han sabido añadirle una pizca de cubanía mediante la incorporación de sabores propios de la cocina criolla.

Esto ha contribuido a que no solo turistas prefieran el local sino que los nacionales vayan identificando ese plato como una opción deseada y preferida. Los deliciosos platos que pueden degustarse en Oasis Nelva unido al ambiente relajado y la atención discreta y esmerada de sus trabajadores lo convierten en un sitio especial y diferente dentro de las innumerables opciones del centro histórico de La Habana.

Crepes desde otro punto de vista

En una bulliciosa plazuela de La Habana Vieja, allí donde confluyen lugares tan conocidos como el bar Floridita, el hotel Manzana Kempinski y donde comienzan las calles Obispo y Obrapía se halla un pequeño establecimiento conocido como Wanda's Café.

Ese café está hermanado con otros de igual nombre que tienen su origen en Canadá, aunque se le ha agregado el toque caribeño. Han ido perfeccionando la receta de crepes y gofres hasta convertirlo en favoritos de los que a él acuden, principalmente para el desayuno.

Posee una ambientación única y acogedora, repleta de objetos disímiles y contrastantes, capaces de crear un espacio encantador. Su dueño y trabajadores han logrado crear muy buena opinión de su atención y servicio. Aquí pueden acompañarse las crepes tanto con un buen café como con un daiquirí o piña colada bien frapeados, ambas opciones muy recomendadas.

Y de postre... Crepes

Trasladándonos a otro punto geográfico de la capital cubana tenemos en el barrio del Vedado el Wapa Cafetería, en calle 4 # 355 e/ 15 y 17. Este sitio se ha incorporado a la tendencia de introducir nuevos tipos de platos en el gusto de los cubanos siendo uno de los pocos que ofrece en su carta smothies, waffles, panqueques y crepes.

Entre sus aciertos está su menú de desayunos, muy agradecido ya que no muchos sitios a su alrededor proporciona este servicio. Su oferta abarca crepes salados, vegetarianos y dulces, estos últimos los más demandados. Las combinaciones son diversas y atrayentes desde los salados rellenos con diversos tipos de carnes y vegetales, hasta las más criollas donde se utilizan dulces caseros cubanos como los tradicionales cascos de guayaba con queso.

Goza de un ambiente tranquilo e informal para disfrutar en pareja, familia o entre amigos. Además de abrir todos los días al público tiene un horario extendido de 8:00 am a 12:00 pm por lo que pueden disfrutarse sus crepes en cualquier comida del día.

Una opción ligera y saludable

En La Habana las crepes han pasado del anonimato a una sorpresa bien recibida, aunque eso sí, han dejado de lado su refinada ascendencia francesa y han sufrido su dosis de cubanización. Si bien solo hemos mencionado tres sitios en la capital cubana donde se consideran opciones importantes dentro de sus menús, muchos otros las incorporan principalmente en su versión dulce, como postres. Por su variabilidad y ligereza pueden ser una alternativa viable para la alimentación en medio de los eternos veranos cubanos.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

En La Habana van ganando espacio ciertos platos que, aun cuando no son típicos de esa geografía, se adaptan muy bien al clima tropical. Las crepes habaneras, por ejemplo, se expanden por la ciudad e invitan a probarlas en sus más osadas variantes.

milagros Milagros