Península de Guanahacabibes: olimpo natural cubano

Península de Guanahacabibes: olimpo natural cubano
Comentar

Al área más occidental del archipiélago cubano la circundan paisajes de inigualable belleza. Las aguas del Golfo de México bordean la zona norte, al sur lo baña el Mar Caribe, al oeste el Estrecho de Yucatán y al este una vasta vegetación, donde predominan vírgenes bosques.

En este paisaje costero destaca el Parque Nacional Guanahacabibes, situado en el municipio Sandino, de Pinar del Río. Se trata de una llana y alargada península, declarada por la UNESCO como Reserva de la Biosfera y en donde se preservan alrededor de 140 sitios arqueológicos. Fue esta zona uno de los últimos refugios de los aborígenes que huían de los conquistadores españoles, hace casi 500 años.

Tocororo, el ave nacional de Cuba, en el Parque Nacional Guanahacabibes

Aquí la población es escasa, no sobrepasa los 40 habitantes, sin contar a los científicos que realizan investigaciones durante una parte importante del año, ni a los visitantes que eligen encontrarse con paisajes casi inexplorados, fondos marinos perfectos para el submarinismo y una amplia flora y fauna, que incluye a uno de los mayores corredores de aves migratorias en el Caribe.

Una panorámica que incluye zunzunes, cotorras y cartacubas

Para visitar el parque sería muy provechoso contar con un guía. Desde cinco torres habilitadas se puede disfrutar de un fantástico espectáculo: 200 especies de pájaros que en su mayoría buscan refugio del invierno norteño. También arriban depredadores como el gavilán, especialmente el "cola de tijera", cernícalos y halcones.

Parque Nacional Guanahacabibes, grulla blanca sobrevuela los manglares

Además habitan "bijiritas", gran diversidad de patos y garzas en las lagunas, pululan los flamencos rosados y en los cayos cercanos se aglomeran grandes poblaciones de rabihorcados y pelícanos pardos. Entre las que permanecen durante todo el año, resaltan especies endémicas como el zunzuncito o "pájaro mosca", el ave más pequeña del planeta, la paloma perdiz, el tocororo, el carpintero verde, las cotorras y la cartacuba. Aquí confluye cerca de la mitad de las especies de aves reportadas en el archipiélago cubano.

Otras maravillas naturales

Además de las aves, el escenario completo es digno de apreciar y fotografiar. Hermosas vistas se disfrutan desde el Centro de Visitantes y el Mirador de la Reserva, o durante paseos y caminatas.

Pedorrera o cartacuba posada en rama de guasima en el Parque Nacional Guanahacabibes

El contraste evidencia la riqueza natural de la zona. Podemos ver desde la planta con flores y frutos más pequeña del mundo, que no rebasa los tres centímetros, hasta árboles gigantescos de maderas preciosas y enorme valor, como el ébano carbonero. También se observan insectos y animales terrestres como las jutías, iguanas, venados, mariposas, cangrejos, el majá de Santamaría, puercos jíbaros y ganado vacuno montaraz.

Emblemáticas de Guanahacabibes son las iguanas, lagartos cuyos ejemplares masculinos pueden alcanzar alrededor de dos metros de longitud, y las hembras hasta un metro. No se intimide con sus garras afiladas, es un animal vegetariano y se dejan acariciar con solo brindarles migajas de alimentos.

Refugio de tortugas

Otro aspecto interesante es que entre mayo y septiembre, a las costas de la Península de Guanahacabibes arriban cuatro de las siete especies de tortugas marinas en peligro de extinción que existen en el planeta, para desovar en las dunas de arena.

Tortuga, carey, nada en las someras aguas del Parque Nacional Guanahacabibes

Durante esa época, cientos de ecoturistas, científicos y voluntarios de proyectos ambientalistas vigilan y monitorean la anidación y el posterior nacimiento de las crías. Acompañados de guías, los visitantes recorren un total de nueve playas de noche, especialmente La Barca, para proteger con esmero a la tortuga verde, el carey y la caguama.

Los mejores fondos marinos de Cuba en María La Gorda

En la península existen unas quince playas casi vírgenes. Las más llamativas son María la Gorda, Punta Colorada, Las Tumbas y Playa Francés.

Parque Nacional Guanahacabibes, pez de vivos colores nada entre arrecifes coralinos

En María la Gorda, al sureste de la península, hay un Centro Internacional de Buceo, equipado con todo lo necesario para brindar el mejor servicio en un ambiente seguro y con excelentes instructores, reconocidos internacionalmente. El centro ofrece posibilidades para el espeleobuceo en varias cavernas (algunas peligrosas) y la existencia de más de 100 pecios de galeones piratas.

Esta área tiene los mejores fondos marinos de Cuba y entre los mejores del Caribe, con arrecifes coralinos a partir de profundidades de 10 metros, y más de 50 puntos para sumergirse. Tiene, además, el encanto de estar ubicada en un entorno natural boscoso.

Salinas del Parque Nacional Guanahacabibes

Entre las muchas opciones están, además del buceo, el snorkeling, el seafari, las excursiones y paseos en barco, la pesca de altura y de fondo y la fotografía submarina.

Las aguas que pertenecen al parque acogen la mayor reserva de coral negro en el Caribe, un patrimonio sumergido de belleza y riqueza sin par, con gran visibilidad entre los 15 y 35 metros de profundidad.

Ave de pantano recorre las aguas del Parque Nacional Guanahacabibes

Todos los años, durante el mes de junio, el Centro de Buceo de María la Gorda también es sede del Encuentro Internacional de Fotografía Subacuática (IMASUB). Además, durante los últimos años, como una medida para hacer frente a una especie invasora y desequilibrante del ecosistema protegido, el centro convoca al Torneo Internacional de Pesca del Pez León, el cual ha proliferado en el Caribe y provocado serias afectaciones a la fauna del arrecife.

Otras opciones

Zunzuncito, una de las muchas aves endemicas de Cunba que se puede avistar en el Parque Nacional Guanahacabibes

En la actualidad otra de las opciones ecoturísticas más activas y demandadas en la zona son los senderos "Cueva las Perlas", "Del Bosque al Mar", "La Majagua" y "Hoyo del Palmar". Acompañados de guías especializados, también resultan muy atractivas las excursiones a las comunidades circundantes, principalmente se disfruta de la "Excursión al Cabo de San Antonio", última frontera occidental, donde existe una pequeña villa turística y el célebre Faro Roncali, construido a mediados del siglo XIX.

Recorrer la reserva más occidental

La Península de Guanahacabibes, adonde se llega recorriendo totalmente la provincia de Pinar del Río, busca abrirse al turismo. Aquí se proyecta un helipuerto, se edifica el Museo de la Miel, único de su tipo en Cuba, y se potencia la explotación de unos 150 sitios arqueológicos, con cuevas donde se hallan huellas de la presencia indígena en la isla.

Parque Nacional Guanahacabibes, flamencos se alimenta en las aguas de la costa rodeada de manglares

Es un paraíso promisorio para los viajeros que buscan las maravillas naturales de Cuba, quienes encuentran aquí una exuberante flora y una variada fauna.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Guanahacabibes es una de las más grandes reservas naturales de Cuba. Esta Península, ubicada en Pinar del Río, al extremo más occidental de la isla, resulta un auténtico paraíso para submarinistas, ecoturistas y observadores de aves.

arantxa Arantxa