Manzanillo, la maravillosa perla del golfo oriental cubano

Manzanillo, la maravillosa perla del golfo oriental cubano
Comentar

Escondida en el oriente de Cuba está la ciudad de Manzanillo, a casi 800 kilómetros de La Habana, en la provincia de Granma. Como el resto de la región aún no destino de un turismo de masas, por lo tanto es excepcional para un viaje tranquilo que deparará no pocas sorpresas.

A Manzanillo la fundaron en el siglo XVIII, a orillas del Golfo de Guacanayabo, columna vertebral de su desarrollo económico, social y cultural. Primero se llamó Villa del Puerto Real de Manzanillo, y su fascinante historia incluye a piratas y contrabandistas, maravillas musicales del Caribe, y el crecimiento de una arquitectura hermosa y contradictoria.

Puede llegarse a la ciudad por vía aérea, hasta su Aeropuerto Internacional Sierra Maestra (MZO), o por carretera y mar. Manzanillo tiene un pequeño malecón de un kilómetro y medio, cubierto en su lateral con losas de cerámica, y sorprende al recorrerlo ver varias esculturas de mujeres sentadas en él, como invitando a detener el paso y contemplar la urbe y la rada que la acaricia por la que la conocen como "La Perla del Guacanayabo".

Manzanillo y su glorieta morisca

Diseñada como una mezcla de estilo ecléctico y arte morisco, la Glorieta de Manzanillo es un sitio preferido por los habitantes de la ciudad. Desde 1991 está declarada como Monumento Local. Su belleza engalana el centro del parque Carlos Manuel de Céspedes, el más importante de la urbe.

Para su creación, culminada en 1924, se inspiraron en los kioscos del Patio de los Leones de La Alhambra en Granada (del siglo XIII). La financiaron intelectuales y políticos de la localidad, y el principal arquitecto involucrado en su construcción fue Carlos Segrera.

La Glorieta, destinada a acoger las presentaciones de la Banda Municipal de Conciertos, es de excepcional belleza, sobre todo en sus arabescos y sus 18 arcos de medio punto soportados por 24 delgadas columnas. El zócalo exterior es enchapado con lozas cerámicas vidriadas y dibujos entrelazados, donde se entremezclan numerosos colores.

Curiosos museos

Entre los lugares interesantes de la urbe están sus museos. El Museo Municipal de Manzanillo es un bello inmueble neoclásico construido en 1893. Allí recogieron cronológicamente los hechos relevantes de la historia local. Sus salas se dedicaron a las etapas de la colonia, la república y el gobierno revolucionario desde 1959.

Singular en el país es el único Museo de las Luchas Obreras, creado en 1982 para explicar el devenir del movimiento obrero cubano. Objetos de personalidades, fotos y documentos se atesoran allí, para dar cuenta de la tradición combativa de sus pobladores.

La Casa de la Virgen Combatiente

La patrona de la ciudad es la advocación de la Virgen María, bajo el título de "La Purísima Concepción". En 1819 los pobladores manzanilleros repelieron un ataque de corsarios ingleses, creyeron que fue un milagro de la virgen, y colocaron la imagen de la santa en el centro del Escudo de Armas de la Villa del Puerto Real de la Ciudad. Desde entonces también le conocen con el nombre de Virgen del Combate.

Entre las numerosas iglesias católicas se levantan en la urbe destaca la Parroquia de La Purísima Concepción de Manzanillo. Su fachada es de estilo neoclásico y en su interior se mezclaron el barroco, el gótico y otros que produjeron un monumento de excepcional belleza.

Allí, en su retablo principal, se pueden contemplar, además de la de la patrona, imágenes de Cristo Resucitado y de San José. En las naves del costado al Sagrado Corazón de Jesús (izquierda) y el altar de la Virgen de la Caridad del Cobre (derecha) la patrona de Cuba.

El origen de la música

El auténtico son cubano, la raíz poderosa de la música de la isla, se dice que nació aquí. Abundan en la ciudad los conjuntos que preservan esta melodía, sensual y cadenciosa, y no es raro verlos en diferentes formatos cuando se pasea por sus calles, o se entra en alguno de sus bares.

También tropezarás con un curioso instrumento: el órgano oriental, artilugio callejero que llena de sonoridades la ciudad desde finales del siglo XIX. El primero llegó a Cuba procedente de Francia, por Cienfuegos, y luego iría a Manzanillo. Desde entonces amenizó los bailes populares de la localidad y se convirtió en símbolo de la ciudad.

Surgió entonces un tipo de orquesta formada por el órgano, pailas criollas, güiro o guayo y tumbadora. Con ella se toca la “música molida”, como le dicen, pues la manigueta del órgano parece un molino manual, y de donde salen danzones, sones, polkas, guarachas, entre otros géneros.

La Demajagua, cuna de la independencia

Muy cerca, a unos 13 kilómetros, de la urbe está el Parque Nacional La Demajagua, donde en octubre 1868 se comenzó la lucha contra el colonialismo español. Fue una finca con un pequeño ingenio, que para la fecha del inicio de la guerra pertenecía al abogado Carlos Manuel de Céspedes, conocido en Cuba como el "Padre de la Patria".

Es un sitio venerado por los cubanos. Allí, Céspedes liberó a sus esclavos y proclamó el fin de ese tipo de servidumbre, llamando a todos a combatir a la metrópoli.

El 17 de Octubre de 1868 la finca fue destruida en represalia del gobierno español. Cien años después, durante una remodelación, construyeron la Sala del Museo que se unió al monumento del Parque Nacional que recuerda el sitio exacto en el que Céspedes tocó la campana convocando a la guerra. En su muro se representaron las provincias en las que antes se dividía el país.

Descubrir Manzanillo, la perla del oriente

Como el centro de Cuba, que tiene en la bella ciudad de Cienfuegos a su "Perla del Sur", el caluroso oriente tiene en Manzanillo a la "Perla del Guacanayabo". Andar la ciudad es un viaje fascinante por su arquitectura y sus tradiciones culturales.

No es extraño sentir durante un paseo la música, entre la brisa del golfo y el deleite visual de los monumentos y edificios eclécticos que abundan en la urbe. Para los fotógrafos recomiendo también llegarse hasta la cercana finca de Santa Úrsula, con sus verdes teñidos de un dorado ocaso, y sus amaneceres envueltos en neblinas. ¡No se arrepentirán!

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Cuba está llena de sitios fascinantes, más allá de su capital La Habana. El oriente del país es particularmente rico en variedad de influencias culturales expresadas en su música y arquitectura. Manzanillo es una de esas urbes increíbles del interior de la isla.

milagros Milagros