Conozca las parrandas del centro de Cuba, hoy Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Conozca las parrandas del centro de Cuba, hoy Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Fiesta, júbilo, deleite. Eso es una parranda cubana y si quisiéramos buscar aún más significaciones agregaríamos las palabras colorido, autenticidad, legitimidad y pasión. Dieciocho localidades en Cuba realizan parrandas, fiestas que hace sólo unos días fueron declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Pero más allá del jolgorio y de la música, las parrandas cubanas son invitación, convocatoria e incitación. Visitar Cuba y coincidir con estas celebraciones es lo mejor que le puede suceder a quienes arriban a la bella isla del Caribe. Cuba es también mar, música, ron y parranda.

Historia de una antigua celebración

Plaza central de la Villa de Remedios en Villa Clara

El origen de estas fiestas se remonta a diciembre de 1920, cuando en la villa San Juan de los Remedios, el párroco de la ermita, repartió pitos, matracas y latas a los muchachos de la calle con el objetivo de que llamaran a sus feligreses para que estos asistieran a la Misa del Gallo. Con los años, la idea del párroco se convirtió en fiesta, y ya, aquella idea es hoy uno de los más hermosos espectáculos en donde el derroche de creatividad va de la mano con la amistosa contienda.

Podría ahora mismo intentar describir las 18 parrandas, pero teniendo en cuenta la semejanza de las mismas, me detendré en la de San Juan de los Remedios, pues allí, a escasos kilómetros de la icónica ciudad de Santa Clara, nació todo. Pero primero vamos al por qué ¿Qué hace a estas fiestas merecedoras de ser patrimonio inmaterial de la humanidad?

Coche americano de los anos 50 estacionado en el centro historico de Remedios

No muchas fiestas en la isla, y yo diría que estas son las únicas, logran fusionar manifestaciones artísticas tan diversas. En las "parrandas" se dan cita la música, la danza, y oficios tradicionales como artesanos, vestuaristas, diseñadores de trabajo de plaza y carrozas, constructores, pirotécnicos, electricistas, y muchos otros que dan fe de creatividad e ingenio.

Otro aspecto a destacar de las parrandas, es que ratifican la identidad comunitaria y dan continuidad a una tradición centenaria que agrupa hoy a jóvenes y niños. Asistir a una parranda es como sentarse a disfrutar una fiesta donde coincide la esencia festiva del cubano. Sólo que en estas fiestas es imposible sentarse. La noche es música y pasión, entusiasmo y arte, deslumbramiento y amor. Hagamos un recorrido por una de estas parrandas.

En Remedios fue el principio de las fiestas

Estudiantes de escuela primaria se dirigen a su escuela en Remedios

En las fiestas de Remedios, una de las primeras villas fundadas por los españoles, se enfrentan dos barrios: uno nombrado San Salvador, representado por un gallo, y el otro El Carmen, representado por un gavilán. Ambos barrios, al igual que en las otras parrandas cubanas, se enfrentan en una especie de concurso en donde se miden tres aspectos: carrozas, fuegos artificiales y los trabajos de mesa que son estructuras lumínicas con más de setenta pies de altura y sin exceder los cien.

Los 24 de diciembre arriban a la hermosa villa, visitantes de varias regiones de Cuba y viajeros del mundo. Todos quedan absortos, ensimismados ante tanta belleza y creatividad. Son 24 horas de contienda, de fiesta, de tradición. Dos barrios que se enfrentan en una mezcla de profunda alegría y de ilimitada contienda.

Iglesia Parroquial Mayor de Remedios

Lo curioso es que no hay jurado, hecho que favorece a que ambos barrios se atribuyan el triunfo y a que al día siguiente por la mañana, los supuestos vencedores vayan de un lado a otro burlándose de los también supuestos perdedores. Pero como cada uno cree en la victoria, de más está explicar que las fiestas continúan.

A toda hora uno ve a los visitantes inquiriendo o escudriñando cada detalle. Son caminantes que parecen tocar la belleza y a los que se les descubre en la mirada que fueron tocados o encantados por la magia de estas fiestas.

Muchachos juegan futbol en el parque de Remedios

Bueno es señalar que en los inicios, en las parrandas de Remedios fueron ocho los barrios involucrados, y que no fue hasta el año 1851 que se formaron dos grandes grupos que poco a poco fueron sellando una marcada rivalidad.

Características de unas fiestas singulares

Bailarina baila en uno de los trabajos de plazas de las Parrandas de Remedios

Varios instrumentos musicales se hacen sentir en la fiesta: guitarras, arpas, cornetas, claves, tambora, entre otros. Pero si diversos son estos instrumentos, también lo son los obreros. Las parrandas movilizan, para un solo día de contienda, a carpinteros, electricistas, costureros, administradores, compradores, vendedores, pintores, choferes... y estos comienzan a trabajar desde varias semanas antes del día señalado.

De destacar es también, la mezcla de gratitud y religiosidad con que comienzan las parrandas. En la mañana del 24 de diciembre se reúnen los dos grupos y parten en procesión hasta el cementerio donde descansan parranderos insignes. Al frente de la procesión, se enarbolan las banderas de ambos grupos.

Centro historico de Remedios, justo detras de la plaza principal

Tres momentos más depara el día: entre las cuatro y las seis de la tarde los barrios entran a la plaza, y en momentos diferentes disparan fuegos artificiales acompañados del sonido de los tambores, de las trompetas y de otros instrumentos musicales.

A las 10 de la noche, comienzan las parrandas en todo su esplendor. Los barrios se presentan con fuegos artificiales y con música. El cielo se ilumina y todos; turistas, visitantes, habitantes; quedan absortos ante tanta belleza.

Bicitaxi espera clientes en el centro historico de Remedios

En la media noche llega una significativa, reveladora y respetuosa calma y la Iglesia Parroquial Mayor celebra la "Misa del Gallo". Tras la misa vuelven los fuegos artificiales hasta que entre las dos y las cuatro de la madrugada hacen su entrada las muy sugestivas y atrayentes carrozas.

Las carrozas remedianas son también una metáfora. En su majestuosidad revelan siempre un relumbrado mensaje poético. La noche vuelve a llenarse de fuegos artificiales, hasta que a las 5 de la madrugada, ya bien cerca del amanecer, ambos barrios recorren las calles remedianas proclamándose vencedores.

Acontecimientos únicos para disfrutar en el centro Cuba

Actriz posa en trabajo de plaza del barrio Gavilan durante las parrandas de Remedios

Por eso, en los destinos turísticos de la isla están las parrandas. Son muchos los que ajustan fechas y elijen las de Remedios o las de Guayos, las de Zuluetas o las de Camajuaní. Nadie quiere perderse estas fiestas cargadas de creatividad y de luz, todas reunidas en el centro de la isla cubana.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Cuba no es sólo mar Caribe y música, no es sólo trópico y belleza. La isla posee una de las fiestas que, con más simbolismo y poesía, son capaces de iluminar el cielo y el corazón mismo de quienes la visitan.

arantxa Arantxa

; ;