La Rampa, una ruta para disfrutar la barriada capitalina del Vedado

La Rampa, una ruta para disfrutar la barriada capitalina del Vedado

Mi propuesta es la mejor manera de disfrutar de la barriada capitalina del Vedado. Esta ruta por La Rampa consiste en una caminata por un pedazo de la calle 23 que tiene sus límites en las calles L y al lado opuesto en Malecón. El recorrido abarca un amplio perímetro e incluye calles y lugares interesantes que están en los alrededores. Así que puede elegir los que más le gusten.

El paseo le sorprenderá. La visita a centros culturales, múltiples restaurantes, clubes, heladería, hoteles y cines será de su agrado. Es recomendable que lleve consigo una botella de agua, ropa y zapatos cómodos, lentes y sombrero para cubrirse del sol.

¿Dónde inicia la ruta?

En el precioso Malecón habanero, límite de la conocida arteria 23, donde el amanecer siempre es feliz. Por eso propongo que respire el aire puro de la mañana y emprenda su paseo con buena vibra y energía positiva.

Calle 23 conecta con el Malecon e Infanta en el Vedado, justo al final de La Rampa

Colóquese de espaldas al Malecón y verá la pendiente avenida que le saluda. Es la calle 23. Cruce y hágase una foto junto a la cascada artificial de los Jardines del Hotel Nacional de Cuba.

Sugiero que camine un poco por el Malecón antes de incorporarse a la calle 23. Si bordea la cascada llegará a un hermoso parque y allí un gato le guillará un ojo.

El Gato Tuerto en la calle O

Encontrará el club nocturno el Gato Tuerto. La imagen que distingue el lugar es un gato negro con un ojo tapado. El felino le recibe y es especial la oportunidad para valorar la programación del lugar, así puede planear una de sus noches habaneras. Allí tienen espectáculos muy variados y una atención gastronómica y coctelera de lujo.

Fachada del bar y centro nocturno Gato Tuerto en el Vedado

Estará en la calle O, que permite regresar a la arteria 23. A su paso queda la entrada del Hotel Nacional de Cuba. No desprecie la posibilidad de entrar y recorrer sus hermosos terrenos.

Desayune al compás de las olas del mar

Cuando entre al hotel, mi recomendación es que atraviese el lobby y se dirija a los jardines. Al borde de lo que parece el abismo, pero es un paraíso, le reciben unas pequeñas mesas donde un desayuno al compás de las olas de mar es ideal.

En el interior del hotel está el cabaret El Parisien, famoso en La Habana. Tenga en cuenta que puede ser una divertida opción para sus noches porque brinda shows musicales y bailables muy caribeños y tropicales.

Cuando salga del hotel tendrá que bajar una pequeña pendiente que conduce a la calle 23 y estará en el corazón de La Rampa.

Un cine late en el corazón de la Rampa

En esa esquina, O y 23 está situado un cine que es el ícono de La Rampa, tanto que lleva este nombre. Es un cuadrado rojo que será su faro desde cualquier ángulo de la conocida avenida. Forma parte del circuito cinematográfico del Vedado y exhibe películas todos los días.

Cine La Rampa en la Calle 23 del Vedado habanero

Al lateral de la institución cinematográfica un portal le invita a sentarse para comer algo ligero. Si elige tomar un descanso, esta es la alternativa perfecta.

La Zorra y el Cuervo, oportunidad de entrar a otra dimensión

Si quiere seguir viaje, el próximo punto es el club La Zorra y el Cuervo. Con una cabina telefónica roja por entrada, es un sótano donde se escucha el buen jazz de la isla. Para compartir en un místico ambiente este es un sitio fenomenal.

Es un lugar siempre listo para recibirle con sabrosos tragos. Club pequeño que propicia el intercambio entre artistas e invitados. Lejos de estar apagado u oscuro es un agradable espacio bajo el asfalto de la transitada Rampa habanera.

Pabellón Cuba, el arte a su servicio

Más adelante, en la calle 23 esquina N, existe una construcción sui generis. Es el Pabellón Cuba. Se trata del centro cultural más grande de La Rampa, ocupando casi toda la manzana. Puede entrar a explorar sus espacios y quedará prendado.

Pabellon Cuba en La Rampa, justo en el corazon del Vedado habanero

Siempre tiene ferias artesanales, exposiciones plásticas transitorias y presentación de libros. Es la sede de la Asociación Hermanos Saíz, que se dedica a promover el arte joven en sus distintas manifestaciones culturales.

Las peñas culturales son su especialidad. Esta es una manera de divulgar la trova como género musical muy defendido por los integrantes de la Asociación Hermanos Saíz. El viernes es el día en que estas peñas se realizan, así que puede asistir a partir de las 4:00 de la tarde.

Feria de artesanía

En la misma calle del Pabellón Cuba pero en la acera del frente hallará una explanada grande repleta de mesas cubiertas de los artículos manufacturados más variados. Es una feria de artesanía, conocida como "la feria de 23".

Feria de Artesania de La Rampa en la Calle 23 del Vedado

Recomiendo que en el paseo incluya esta parada porque a un precio módico encontrará un souvenir muy cubano. Hay algunos muy sugerentes relacionados con los lugares de La Rampa. Para llevar de recuerdo un pedacito de su paseo.

Dos ofertas exquisitas al paladar

En la cuadra siguiente a la feria percibirá un cartel que dice: Polinesio. Esa es la entrada de uno de los restaurantes con más tradición de La Habana. Si se decide por esta oferta, llegará a un salón muy glamuroso con adornos de madera y lámparas que transparentan luz amarilla.

Restaurante El Polinesio en los bajos del Hotel Habana Libre Tryp

Los platos internacionales son minuciosamente preparados y flameados a su gusto. La coctelería es de excelencia. Un dato importante es que todos los días de la semana de 5:00 a 8:00 de la noche tienen "Happy Hour" y los tragos son mucho más económicos. Con 1 CUC tomará el trago de tu preferencia.

Si está buscando un lugar más sencillo para almorzar puede elegir La Rambla. Es un pequeño negocio privado montado en una casa habanera, situada en calle L entre 21 y 19. La comida que sirven es muy sabrosa, al igual que las bebidas.

El pequeño restaurante ofrece la opción de sentare en el portal de la casa o en su interior. De cualquier manera, es un espacio adecuado para medir la temperatura cálida de La Habana y su gente.

¿Dónde terminar la ruta?

Le recomiendo que termine en la esquina más céntrica de la ciudad, es 23 y L. Desde las calles que se cruzan puede divisar la calidad de su paseo. Como para despedirse por todo lo alto se presentan cuatro lugares insignias de la cultura cubana.

El Coppelia de La Habana: una catedral con sabor a helado

El Coppelia, la heladería más grande e importante de La Habana. Donde más que un helado probará el calor humano y la dulzura con que lo tratarán los cubanos de a pie que, parados allí, hacen cola para entrar o esperan un ómnibus para continuar viaje.

Al frente, el cine Yara. Es uno de los más reconocidos del circuito cinematográfico existente en El Vedado. El lugar en que se encuentra ha servido de escenario para grupos de artistas que se presentan en su amplio portal o para los Festivales de Cine que se desarrollan cada diciembre.

Cruzando la calle 23 estará frente al Hotel Habana Libre Tryp. Su majestuosidad se debe en gran medida al mural que exhibe en su fachada, demostrando que la belleza del arte cubano puede localizarse en cualquier lugar de la isla.

Cine Yara en la esquina de 23 y L en la Rampa del Vedado

La única esquina que le queda sin explorar es la tienda Habana Si, sitio que invita a insertarse en el mundo musical cubano ofertando la mejor discografía.

Andar sus calles y sus lugares

La Rampa es una zona especial de La Habana. Mediante este paseo la conocerá y se deleitará en cada lugar. Esta ruta es un antídoto para nunca olvidar la barriada capitalina del Vedado.

La Rampa, justo en la esquina más moderna de La Habana: 23 y L

Con los primeros rayos del alba sube y bordea la empinada arteria 23, donde fluye la vida, late arte y cultura cubana. Terminará con el corazón feliz, con un lindo souvenir y el deseo de continuar andando las calles y los lugares de la "Perla del Caribe".

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Visitar La Habana y pasar por la Rampa es la misma cosa; pero pasar no es lo mismo que pasear. Justamente esa es mi propuesta: una ruta para que su paso no sea azaroso y organice un magnífico paseo por la Rampa.

arantxa Arantxa

; ;