Tradiciones cubanas: La fiesta del fuego

Tradiciones cubanas: La fiesta del fuego
Comentar

Ni los frecuentes aguaceros propios del verano en Cuba, detienen la conga y los tambores en Santiago de Cuba. La ciudad se llena de un contagioso olor a cerveza, aguardiente y al típico macho (cerdo) asado de oriente, que se ofrece a precios muy económicos en cualquier esquina.

Tradiciones Caribenas en Santiago de Cuba, fiesta del fuego

El visitante acostumbrado a productos artísticos diseñados a la medida, quizás no comprenda la verdadera fuerza de La fiesta del fuego, pero la siente, sin duda la respira. No es una celebración maquillada para turistas, una teatralización montada, es un hecho auténtico, una expresión real de las más hondas raíces del Caribe. Justamente por eso, bien vale la experiencia. Cuando arrecie el ritmo, cuando crepiten los cueros y se estremezcan la tierra y el asfalto, no sabrá usted si bailar, cantar, tomar fotos o apurar el trago para arrollar con la multitud.

El fuego está en la gente

El fuego está en la gente de Santiago de Cuba

La Fiesta del Fuego dura casi una semana y se entrelaza con el Festival del Caribe. Ofrece música, danza y artesanía de esa región geográfica, pues la ciudad de Santiago de Cuba se precia de ser la más caribeña de todas. Viaja gente de cada isla circundante para mostrar lo mejor de su cultura. Los festejos, ceremonias de las religiones africanas, comparsas, congas y toques de percusión exorbitante, ocurren sobre todo en espacios abiertos de la ciudad.

Santiagueros disfrutando el Festivalde la fiesta del fuego

Impacta la gran presencia negra y mestiza en las fiestas. Así es Santiago, bien prieta y mulata por herencia y severo tueste del sol de oriente, mucho más en La Fiesta del Fuego donde salen los barrios a cualquier hora para arrasar en busca de la felicidad, y compartirla. Los bailarines lucen impresionantes, vestidos con colores intensos, siguiendo con todo el cuerpo la cadencia delirante del tambor. Sudorosos, con los rostros pintados como en las tribus de sus abuelos yoruba, todos bailan y disfrutan, y a usted no le quedará más remedio que dejarse llevar. Es imposible no mover los pies, pero si prefiere, bien vale la pena dedicarse a observar y registrar para el recuerdo cada movimiento, cada sensación.

Lo que no te puedes perder de la Fiesta del Fuego

La fiesta del fuego, lo que no te puedes perder

La fiesta del Fuego abre con la serpiente, una inmensa procesión de caribeños de distintas orillas, cada uno portando su bandera, vestuarios y ritmos tradicionales. Es el reencuentro, muchos siglos después, de los hijos de aquellos esclavos que el azar distribuyó en porciones de paraíso dominado por distintas banderas europeas. Santiago de Cuba, por mar o aire, está más cerca de muchas de esas islitas que de la propia ciudad de La Habana. La serpiente multicolor recorre toda la comarca.

El Festival del fuego, lo que no te puedes perder

Muy cercano al Santuario de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba, en el Cerro del Cardenillo, se levanta el monumento al cimarrón. Allí, cada año se honra la rebeldía esclava. Cantos e invocaciones se alzan en medio de la floresta y de los minerales ensangrentados, desechados por el tiempo. Los creyentes de las religiones africanas acuden con sus collares y prendas. El silencio del monte se rompe a ratos con los toques de resurrección. Todo ocurre en un paisaje de gran belleza, recientemente declarado Patrimonio de la Humanidad. La iglesia y la mina de cobre abandonada se encuentran a muy escasos kilómetros del centro de la ciudad.

La fiesta del Caribe, lo que no te puedes perder

La fiesta del fuego cierra con la quema del diablo, todo un huracán de tambores. En una amplia alameda junto a la bahía, se despiden los participantes del festival. Se prende fuego a un gran diablo, símbolo de todo lo malo, y al arder deja listo el camino para el próximo encuentro. Hay quien dice que mientras el fuego consume al engendro, usted debe pensar en las cosas que quiere fuera de su vida y… ¡zas!, desaparecerán.

Santiago de Cuba, un escenario ideal

Santiago de Cuba, un escenario ideal

La pasión de los santiagueros por la música y el baile convierte a la ciudad en el mejor escenario para la celebración. Según muchos, Santiago posee una identidad muy diferente al resto de las urbes cubanas por su fuerte influencia caribeña y, como tal, genera de forma espontánea musicalidad y alegría con expresiones atípicas. Para los cubanos, Santiago de Cuba es la tierra caliente por el clima y la energía desbordante que a veces nadie se explica.

La fiesta cubre todos los rincones de la ciudad de Santiago de Cuba

Como segunda metrópoli del país antillano, Santiago posee toda la infraestructura necesaria para afrontar el movimiento humano que suponen La Fiesta del Fuego y el Festival del Caribe. En su variada oferta hotelera, sugerimos el hotel Casagranda, ubicado en el Parque Céspedes, epicentro de la dinámica social. El lujoso Meliá Santiago, en una zona más moderna, reproduce el colorido del oriente cubano en instalaciones de sobrado confort. Para presupuestos más discretos, lléguese al Balcón del Caribe, alojamiento pequeño y tranquilo en una de las colinas que rodean el litoral.

Desde inicios de año se prepara Santiago

Desde inicios de año se prepara Santiago

Del 3 al 9 de julio vuelve La Fiesta del Fuego a Santiago de Cuba. Esta vez está dedicada a Bonaire, pequeña isla al sur del Mar Caribe. Ya es buen momento para hacer las reservas. Pocos días después de esas fiestas, comienza el carnaval, dos experiencias que se conectan y se deben experimentar al menos una vez en la vida.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

La segunda ciudad más importante de Cuba, a casi mil kilómetros al este de La Habana, ofrece en julio de cada año una vivencia a prueba de olvidos: La fiesta del fuego. Quien llega, se queda; quien se queda, delira y quien disfruta, regresa.

nadia Nadia