¿Conoce los suburbios habaneros?

Conocer la capital cubana, a profundidad, implica visitar algunas zonas más allá de sus áreas archiconocidas, como son su Centro Histórico en La Habana Vieja, El Vedado o Miramar. Algunos de sus barrios ubicados en los suburbios se descubren plenos de historia y tradición, en la medida que continúan avanzando hacia el futuro.

Descubra aquí algunos de los más interesantes, como son La Lisa, El Cerro y Regla, al otro lado de la bahía, porque La Habana, a sus 500 años, merece toda la atención que se le pueda dedicar.

Otros barrios en La Habana

La Lisa, el Cerro y Regla son tres zonas de La Habana que no encontrará a menudo en las guías turísticas, pero que no obstante son imprescindibles para disfrutar a profundidad una ciudad que se antoja cada vez más cosmopolita y llena de vida. Acérquese a estas zonas y podrá conocer mejor a la capital de todos los cubanos, así como regocijarse en el contacto con su pueblo.

La Lisa, a la salida de La Habana

Centro de Ingeniería Génetica y Biotecnología de La Habana

Es un municipio que se desarrolla a partir de la división político-administrativa ejecutada en Cuba en 1976. Tiene una extensión de 37,5 kilómetros cuadrados y se considera una zona de tránsito por su gran población flotante.

Se localiza en la periferia oeste. Limita con el municipio Playa, al norte, al este con Marianao, al sur-suroeste con Boyeros y al oeste con Bauta. Está definida como semi-rural debido a que posee enormes áreas verdes diseminadas entre sus áreas urbanizadas.

Un hecho asociado a su historia, que resulta interesante, data de la época colonial, cuando se estableció allí un palenque, bajo el nombre Guanimar, como refugio de negros e indios que huían de la esclavitud.

Allí se localiza el llamado Polo Científico, que cuenta con varias de las instituciones cubanas más importantes centradas en la investigación científica, como el Centro de Investigaciones Metalúrgicas, el Centro de Investigaciones aplicadas a la Salud Carlos J. Finlay donde se desarrolló la primera vacuna efectiva contra la meningitis y el Instituto de Geofísica y Astronomía.

El Centro de Medicina Tropical Pedro Kourí, también conocido como el IPK también goza de gran autoridad a nivel nacional e internacional por sus investigaciones centradas en enfermedades exóticas. Es un área que posee nnumerables empresas e industrias, algunas dedicadas al sector de la salud, como el Centro de Histoterapia Placentaria (producción de medicamentos derivados de la placenta).

Centro de Medicina Tropical Pedro Kourí, IPK

En esta zona se añadió como un elemento reciente, pero de gran envergadura, la Universidad de las Ciencias Informáticas, conocida por su acrónimo, UCI, fundada como parte del programa de la Revolución llamado Proyecto Futuro, que se interesa en la informatización y desarrollo de la industria del software en Cuba.

Sin dudas una de las construcciones más distintivas es el Puente de La Lisa, que data de 1832, y fue construido bajo la égida del arquitecto francés Arsenio Locorrer. Este ofrece una visión panorámica de la región y es digno de atención, pues en su momento constituyó una de las más importantes obras de la ingeniería civil.

Puente de La Lisa

Posee dos hoteles que guardan distancia respecto al agitado ritmo habanero. El Bello Caribe, con dos estrellas, se encuentra a pocos minutos del Aeropuerto Internacional José Martí y en él se mezclan a nivel arquitectónico el neoclasicismo propio del período colonial con las líneas de la modernidad. Asimismo el Hotel Cubanacán Mariposa, también próximo al aeropuerto, resulta factible para quienes prefieren economizar durante el viaje.

¿Por qué “el Cerro tiene la llave”?

Coliseo de la Ciudad Deportiva

El Cerro se ubica al noroeste de La Habana. Sus límites son la Plaza de la Revolución y Centro Habana al norte; La Habana Vieja y Diez de Octubre al este; Boyeros al sur y Marianao al oeste.

Su historia también estuvo determinada por la presencia aborigen y se dice que en tal región una mujer llamada Casiguaya prefirió suicidarse junto a sus hijos antes que mostrar sumisión ante el conquistador.

El Cerro surgió como un barrio extramuros, vía de escape de la ruidosa ciudad cercada por la Muralla, a inicios del siglo XIX. Su fundación se remonta a cuando se trazó su calzada y florecieron, alrededor de esta, sus quintas y palacios veraniegos de estilo neoclásico, con portales de columnas rodeados de jardines construidos con materiales de belleza y ornamento, maderas preciosas, bronces, rejas y cristalería.

Fue el barrio residencial que estuvo de moda durante el siglo XIX. Entre los siglos XVI y XIX, se erigieron los acueductos abastecedores de la ciudad: la Zanja Real (1592), Fernando VII (1835) y Albear (1893). La expresión popular «El Cerro tiene la llave» surge debido a que en esta zona se localizaba el grifo o llave que al abrirse permitía abastecer a la ciudad de agua.

Niño juega a la pelota en un parque de La Lisa

Ya en el siglo XX fue una importante área industrial donde se establecieron fábricas de refrescos, bebidas, jabones, entre otras. En este municipio nacieron dos importantes personalidades, el pintor cubano René Portocarrero y el afamado boxeador Kid Chocolate, cuyo verdadero nombre era Eligio Sardiñas.

Le recomendamos no dejar de visitarlo y si desea conocer cómo vivía la aristocracia habanera del siglo XIX, no debe perderse la casa quinta del Marqués de San Miguel de Carvajal, la del Conde de Fernandina, el Conde de Santovenia o el Marqués de Pinar del Río.

La Casa de Salud del Centro Asturiano, llamada La Covadonga, fue una finca de recreo perteneciente a la señora Leonor Herrera. Otro centro digno de atención es la Fábrica del Ron Bocoy que todavía posee un equipamiento de destilería antiguo. Su ornamentación llamará su atención, pues se encuentra adornada con esculturas de cisnes elaboradas en hierro. En él es posible transitar su Esquina de Tejas donde confluyen importantes vías de la capital cubana.

Esquina de Tejas

Cuenta con el más grande estadio de béisbol de la Llave del Golfo, en sus inicios Gran Stadium de La Habana o Estadio del Cerro, hoy llamado Estadio Latinoamericano, sede del equipo de pelota capitalino y espacio indispensable para numerosos eventos deportivos. Y precisamente la Ciudad Deportiva, es otro de sus puntos de interés. Allí radica el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER). En sus predios se han desarrollado importantes eventos, como el concierto de los Rolling Stones en La Habana en 2016. Si desea conocer acerca de la práctica del deporte en Cuba, este es el lugar idóneo para ello.

Del otro lado del mar: el pueblo de Regla

Pasajeros cruzan la Bahía de La Habana rumbo al poblado de Regla

Se ubica del lado este de la Bahía de La Habana y comprende la comunidad de Casablanca. Limita al norte con la Habana del Este, al sur con San Miguel del Padrón, al este con Guanabacoa y al oeste con la Bahía de La Habana y La Habana Vieja.

Regla, tuvo como nombre primigenio el de Güaicanamar, que quiere decir «frente al mar». Lo cierto es que el poblado que se fue configurando hasta hoy, surge alrededor de su iglesia, a fines del siglo XVII.

En 1694 el templo fue reconstruido, a partir de tapias, rafas y tejas, y se colocó una imagen de la Virgen de Regla traída de España. Años después el maestro de obras y cantero Pedro Hernández de Santiago, levantó la ermita de Nuestra Señora de Regla que llega al presente.

Joya de las edificaciones coloniales, esta ermita, del siglo XVII con techo de tejas y una pequeña plazoleta empedrada que la precede, conserva, como otro bien patrimonial, el oratorio desde el cual el filósofo y sacerdote cubano Félix Varela (1788 – 1853) dirigiera su discurso al pueblo.

La ermita de Nuestra Señora de Regla

La hermosa imagen que en la iglesia se venera, está envuelta en un halo de historia legendaria. Cuentan que fue encontrada en el Norte de África, por un soldado español que participaba en la guerra contra los moros. Este, al verse en peligro hizo la promesa a la virgen de que si se salvaba, la llevaría a América y le haría una ermita, además de hacerse él, a su vez, ermitaño para cuidarla.

Ya a salvo, pasó a Andalucía en España, exactamente al pueblo de Chipiona cerca de Cádiz, donde estuvo un tiempo antes de lograr embarcarse hacia América. Durante ese período de espera le hizo un pequeño santuario a la virgen y ahí el pueblo empezó a venerarla y a adjudicarle milagros múltiples siendo reverenciada en esa región hasta el día de hoy. Con el tiempo logró arribar a Cuba, con su virgencita y al otro lado de la bahía levantó un pequeño santuario y cumplió su promesa.

La virgen de Regla, patrona de los marineros sincretiza en la religión afrocubana con Yemayá y su culto se encuentra muy vivo tanto en esta zona de la ciudad como en toda Cuba. Pero si visita ese hermoso templo, en cuyo interior priman los colores azul y dorado, se conmoverá con la fe de la gente que, de todas partes, llega al que es considerado Santuario Nacional.

Cada 7 de septiembre se celebra la fiesta de la virgen en esa iglesia y en toda Regla, por lo que es un momento pleno de expectativas, devoción, promesas y emociones.

Día de la fiesta de la Virgen de Regla

Al lado de la iglesia se localiza el Museo Municipal, que suele abrir de lunes a sábado, y permite conocer más acerca de las religiones afrocubanas, como el culto abakuá, y el palo monte.

Podrá, al acercarse al mar en sus proximidades, obtener una vista única de La Habana, desde la distancia, vislumbrará a lo lejos la Iglesia de la Merced, o el Capitolio, así como otros edificios célebres capitalinos. También le recomendamos en Regla visitar el embarcadero y montar la célebre lanchita, que lo llevará, a través de las tranquilas aguas bendecidas por la virgen, al otro lado de la ciudad, en La Habana Vieja.

En Casablanca visite la impresionante Estatua del Cristo habanero, creada por la escultora cubana Jilma Madera, en 1958. Esta será otra singular experiencia religiosa que podrá atesorar en ese lado de la ciudad.

Para aprehender más la noción de contraste que se asienta en la identidad de los cubanos visite también la Colina Lenin donde por iniciativa del alcalde municipal socialista Antonio Bosch y Martínez, se sembró un olivo en 1924, para recordar al líder de la historia rusa. El monumento actual corresponde al período revolucionario. Puede acceder desde el embarcadero, siguiendo hacia el Parque Güaicanamar, siguiendo por la calle Alburquerque en dirección a Guanabacoa. Pero si tiene dudas acerca de la dirección no dude en preguntar, y los amables reglanos le guiarán.

Una ciudad y su gente

Habitantes del poblado de Regla en su quehacer diario

La Lisa, El Cerro y Regla, son tres áreas de La Habana que esperan ser descubiertas. Inclúyalas en sus recorridos y podrá conocer mejor a la capital de todos los cubanos, así como regocijarse en el contacto con su pueblo. Le aseguro será una vivencia completamente diferente.

Deja un Comentario!