Patrimonio Cultural de la Nación Cubana: Fortaleza de Jagua

Patrimonio Cultural de la Nación Cubana: Fortaleza de Jagua

La Fortaleza de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua es un hermoso baluarte defensivo, que está enclavado en la desembocadura de la Bahía de Cienfuegos, en el centro sur de Cuba. Fue construida durante el periodo colonial, a finales del siglo XVIII, y destaca por sus valores arquitectónicos, históricos y paisajísticos. Un breve acercamiento a las características constructivas, al contexto de su nacimiento y funciones, y algunos de los secretos que atesora, bastarían para comprender por qué es parte del Patrimonio Cultural de la Mayor de Las Antillas.

Una fortaleza en Cienfuegos

El Castillo de Jagua visto desde Pasacaballo

La idea de edificar una fortaleza en Cienfuegos para proteger a la bahía de Jagua, como se le llamaba por entonces, data del siglo XVI. Por aquellos tiempos era un paraje solitario, muy propicio para el contrabando, al que llegaban frecuentemente corsarios y piratas para hacer estancia y aprovisionarse. Se afirma que por esas tierras anduvieron, entre otros, el famoso filibustero francés Jacques de Sores, en 1554, y el inglés Francis Drake, en 1586.

Turistas toman fotos desde la muralla de la fortaleza de Jagua

Sin embargo, hubo que esperar hasta 1733 para que la Real Compañía de Comercio de La Habana decidiera costear la empresa, que duraría 12 años. Concluyó, por tanto, en 1745, y se afirma que para esa fecha se convirtió en la única fortaleza militar española construida a finales del siglo XVIII. El ingeniero militar que estuvo al frente del proyecto fue Joseph Tantete Dubruller, quien la ideó sobre una roca en la orilla occidental del estrecho cañón que da acceso a la bahía.

Bahia de Cienfuegos, al fondo el Castillo de Jagua

En 1763, durante la etapa final de la ocupación inglesa de La Habana, sirvió de mando militar a los españoles para dirigir las acciones de rescate. En varias ocasiones jugó un importante papel en la salvaguarda de la ciudad, siendo protagonista de combates navales. También hizo las veces de cárcel para aquellos que se revelaban contra el poder de la Metrópoli. Junto al Castillo de San Pedro de la Roca en la oriental provincia de Santiago de Cuba, constituía la principal línea defensiva de la costa sur de la isla.

Detalles constructivos

Turistas entran por el punete levadizo del Castillo de Jagua

La fortificación de piedra, con estilo renacentista, posee impenetrables muros a prueba de ataques que la convierten en la única sobreviviente de las creadas en esa época por el centro de Cuba. Los bloques que la sustentan tienen más de un metro y diez centímetros de ancho. Fueron extraídos de las cercanas canteras de Pasacaballo.

En el exterior nos recibe una explanada escalonada que conduce al puente levadizo. Este descansa sobre pilares y flanquea la entrada principal, separada por un foso. La gran puerta de acceso tiene forma rectangular y se corona con un arco abovedado. Precisamente es el puente, aún en funcionamiento, uno de los elementos que más llama la atención de quienes visitan el lugar, e incluso algunos enarbolan como mejor recuerdo de su estancia el haber colaborado en las labores de izarlo o bajarlo, ¿quién sabe si usted también pueda ser uno de los afortunados?

Pueblo y Castillo de Jagua visto desde el otro lado de la Bahia de Cienfuegos

El diseño general es una estructura cónica, con naves abovedadas y dos niveles que se conectan por medio de una escalera de caracol. El punto de mayor altura es una torre cilíndrica rematada por una cubierta en forma de cúpula. Estas características arquitectónicas, provenientes de la Edad Media europea, se adaptaron a las peculiaridades del terreno convirtiéndola en una fortificación típica de las construidas en América durante el siglo XVIII.

A lo largo de su historia, el castillo ha vivido diversas modificaciones. Se le han añadido elementos para reforzar sus defensas o se ha restaurado con vistas a hacer perdurar sus salones.

Una fortaleza museo

El cielo azul de Cuba se funde con el Mar Caribe, vista desde el Castillo de Jagua

La fortaleza, uno de los símbolos representativos de "La Perla del Sur", como se le conoce también a Cienfuegos, fue declarada Monumento Nacional el 10 de octubre de 1978, y desde el 24 de marzo de 1998 acoge al Museo Fortaleza de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua. Posee la categoría uno de conservación, y se clasifica dentro de la tipología especial de Armas y Fortificaciones.

Para llegar existen dos vías fundamentales desde la ciudad: por mar, atravesando en un barco la bahía, o por tierra bordeándola en un recorrido más largo. Toda ella, junto al recinto expositivo que acoge, puede visitarse de martes a sábado, desde las diez de la mañana y hasta las seis de la tarde. Los domingos es accesible entre las nueve de la mañana y la una de la tarde.

Turistas observan artefactos en exposicion en el Museo del Castillo de Jagua

Posee colecciones de armas, documentos, etnología, artes decorativas, e historia. En sus ocho salas podemos conocer del desarrollo social, económico e histórico que hizo posible su construcción, detalles de la presencia e incursiones de corsarios y piratas en la zona, observar una muestra representativa de armamentos empleados en los siglos XVIII y XIX, y de fragmentos de cerámica española. Buena parte de estas piezas forman parte de los hallazgos arqueológicos realizados en los fosos de la edificación.

Yate navega por la Bahia de Cienfuegos, al fondo el Castillo de Jagua

Se conservan aún la antigua celda de tortura y la oficina del comandante, amueblada con elementos originales, entre los que destaca un juego de escritorio estilo Renacimiento Español. También sobrevive la antigua capilla de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua, con rústicos bancos y varios objetos religiosos. En una de las paredes del pequeño templo se halla la decoración mural considerada hasta la fecha como la más antigua de cuantas existen en Cienfuegos.

Una visita con valores añadidos

Pescador prueba suerte en la Bahia de Jagua, al fondo el Castillo de Jagua

Además de los tesoros que encierra, una visita a la fortificación se hace aún más grata por las bellas vistas que se alcanzan desde muros y atalayas, y por el buen trato que brindan sus encargados, quienes derrochan amabilidad y conocimientos sobrados para instruirnos durante el recorrido guiado.

Uno de los fuertes militares más importantes en el sur de Cuba, fue la Fortaleza de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua. Construido en el siglo XVIII en la central provincia de Cienfuegos, es en la actualidad un atractivo Monumento Nacional.

arantxa Arantxa

;