El Castillo de Jagua, vigía de las aguas cienfuegueras

El Castillo de Jagua, vigía de las aguas cienfuegueras

Las huellas y vestigios de la época colonial que hoy conserva un país como Cuba, son una evidencia certera de los largos años que vivió bajo esa condición; una de las últimas pertenecientes a España en el continente americano.

En todo el país es posible encontrar edificaciones, mobiliario, objetos y estilos eminentemente coloniales. Las fortalezas militares son algunas de esas construcciones que mejor describen el modo de pensar y actuar de los habitantes de la Mayor de las Antillas siglos atrás.

Turistas suben las escaleras que conducen al Castillo de Jagua en Cienfuegos

Habitualmente, cuando se habla de fortalezas en Cuba, se piensa rápidamente en la Fortaleza del Morro y La Cabaña en La Habana. Sin embargo, no solo esta custodió los puertos cubanos de los ataques extranjeros. Junto a ella, se encontraron el Castillo de San Pedro de la Roca en Santiago de Cuba y la Fortaleza de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua en Cienfuegos. Esta última, fiel guardiana de la bahía de Cienfuegos, se mantiene hoy como museo para los visitantes cubanos y foráneos que cada día viajan hasta allí.

La Fortaleza de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua

Declarado Monumento Nacional en 1978, el Castillo de Jagua, llamado así en consonancia con la bahía y la Villa Fernandina de Jagua, es la única fortaleza militar de la zona central que ha perdurado y la tercera en importancia del país.

Vista de la rampa principal del Castillo de Jagua en Cienfuegos

Se dice que algunos años pasaron hasta que la metrópoli española decidiera construir el fuerte. En el puerto de Cienfuegos, los habitantes realizaban todo tipo de negocios y contrabando, debido a las fuertes restricciones comerciales de España. Diversos ataques de corsarios y piratas sufrió la zona en el siglo XVI, baste solo mencionar que por estas aguas estuvieron saqueando los famosos Francis Draque, Jaques de Sores, John Morgan, Jean el Temerario y Gilberto Girón.

No fue hasta que los adinerados criollos se vieron perjudicados, que la Real Compañía de Comercio de La Habana apoyó y costeó la construcción de la fortaleza en 1733. El encargado de acometer la tarea fue el ingeniero militar Joseph Tantete Dudruller. Doce años más tarde, en 1745, se inauguró la que sería la única fortaleza militar española, construida a mediados del siglo XVIII de estilo renacentista.

Turistas observan las muestras en exposicion en el Museo del Castillo de Jagua en Cienfuegos

El objetivo, obviamente era defender la costa sur cubana y como tal, se dice que aquí se libraron varios combates contra embarcaciones enemigas. Hay quienes afirman que nunca llegó a ser tomado totalmente el castillo. En 1763 fue protagonista en la dirección del rescate de La Habana, que estaba siendo tomada por los ingleses. Sus fosos sirvieron de prisión para todo aquel que se alzaba contra la metrópoli española.

Una construcción renacentista en el siglo XVIII

Una de los principales atractivos de la visita al castillo es que aún conserva el único puente levadizo en el país que funciona perfectamente. Su arquitectura, característica de la Edad Media española, se concibió a partir de naves abovedadas y un foso. Sin embargo, la forma geométrica de la planta y la conformación del terreno la hacen también una fortificación del tipo americana.

Turistas observan con atencion pieza de artilleria en el Castillo de Jagua en Cienfuegos

Una explanada escalonada nos lleva al puente levadizo que impide la comunicación directa con el interior del castillo. La puerta de entrada es de madera con un arco en forma de bóveda. La fortaleza tiene dos niveles unidos por una escalera de caracol. En el segundo se encuentra una torre cilíndrica con una cúpula en su extremo que marca el punto más alto de la construcción.

En la plaza se divisan dos atalayas que custodian la bahía y un gran aljibe que conforma la excelente red hídrica del castillo. La espadaña y el campanario también se conservan y se dice que fueron un regalo para doña Leonor, la esposa del primer comandante de la fortaleza, don José Castilla Cabeza de Vaca.

Guia explica el porque de la posicion estrategica del Castillo de Jagua en Cienfuegos

En 1898, justo antes de la intervención de Estados Unidos en la guerra por la independencia contra España, se construyeron tres baterías de cañones y obuses que fueron adaptadas al terreno. De ellas, solo se conserva la loma de Carbonell. Otras restauraciones han provocado transformaciones también en la forma original del castillo.

Una fortaleza - museo

En marzo de 1998 se inaugura allí un museo con el objetivo de mostrar toda la historia que atesora la Fortaleza de Jagua. En sus 8 salas de exposición se muestran indicios de diferentes ataques de corsarios y piratas y datos sobre la fundación de la villa.

Salon del Castillo de Jagua en Cienfuegos

Además, exhibe los momentos constructivos por los que pasó el inmueble. Se pueden hallar proyectiles, armas de fuego y armas blancas utilizadas por los militares en los siglos XVIII y XIX. En la antigua celda se muestran grilletes, cadenas, esposas y otros objetos de tortura física.

Las marcas renacentistas en su mobiliario y decoración son perceptibles desde los fragmentos de cerámica y mayólicas españolas, hasta en el escritorio de la oficina del comandante, con un cofre de madera tallada y con un tapete de mármol.

Los símbolos, referencias y objetos de carácter religioso también conforman una de las colecciones más importantes del museo. En una de las paredes de la antigua capilla de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua se conserva un mural religioso considerado el más antiguo de Cienfuegos. En la propia capilla se pueden observar diferentes objetos de fin religioso como candelabros, crucifijos, un misal y un libro de oraciones.

Prismaticos y otras piezas en exposicion en el Museo del Castillo de Jagua en Cienfuegos

Hace pocos años se restituyó en la capilla la efigie de la virgen de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua, que había desaparecido 40 años atrás. La virgen siempre fue un ícono de la fortaleza y presidió los que se presumen sean los primeros actos de fe y ceremonias de la zona portuaria.

Otro aspecto distintivo del museo es la muestra de las diferentes artes de la pesca. Cienfuegos es una ciudad pesquera por excelencia, y esta actividad la ha caracterizado y definido por años. Por eso allí se exponen medios utilizados para pescar en la zona durante siglos. Incluso, en las cercanías del castillo se constituyó el poblado pesquero "El Perché", de origen francés, que resulta muy atractivo y pintoresco para los visitantes que hasta allí se acercan.

El fantasma de la Dama Azul

Y resultaría muy extraño que un castillo como ese, no estuviera también marcado por alguna leyenda popular. Muchos lo visitan en busca de una pista sobre la famosa "Dama Azul".

Turistas observan las piezas en exposicion en el Museo del Castillo de Jagua en Cienfuegos

Cuentan los primeros habitantes del castillo que en las noches una rara ave graznaba siempre alrededor de la fortaleza. Momentos después aparecía flotante una figura femenina muy elegante con un vestido y un velo azules.

Se dice que un día, un joven alférez, nuevo en la formación, no quiso seguir las alarmas de sus compañeros y fue al encuentro con la Dama Azul. La leyenda afirma que la aparición salía de la capilla, donde había sido enterrada la citada doña Leonor. Al otro día, los guardias lo encontraron en el piso, desmayado y envuelto en un manto azul. Desde entonces, el joven perdió completamente la razón. Aún hoy, la historia encuentra ecos en los habitantes de la ciudad, versionada y contada por pescadores y ancianos que aún creen verla en alguna que otra noche.

Castillo de Jagua, símbolo de Cienfuegos

Llena de historias, reliquias y leyendas, la Fortaleza de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua, ha permanecido en Cienfuegos como símbolo de la ciudad. Es posible llegar hasta allí en auto o en el ferry que atraviesa la bahía de Jagua en varios momentos del día. Además, desde el castillo se observan vistas impresionantes de la ciudad, la bahía y hasta de la planta nuclear de Juraguá.

Coche tirado por caballos circula apaciblemente, al fondo el Castillo de Jagua en Cienfuegos

En una ciudad de importante tradición marinera, se alza ese bastión militar de estilo renacentista, hoy convertido en museo, y que conserva mucha de la historia, la economía, la cultura y la evolución de "la Perla del Sur" de Cuba. Si llega hasta Cienfuegos, asegúrese de conocer el Castillo de Jagua, uno de los destinos indispensables de la ciudad.

El Castillo de Jagua es una de las fortalezas militares más importantes de Cuba. En sus salas, convertidas en museo, se reviven historias y leyendas sobre el origen y evolución de la ciudad de Cienfuegos, su arquitectura, su religión y su economía.

milagros Milagros

;