Calle San Juan de Dios, más allá de su historia

Calle San Juan de Dios, más allá de su historia

Paralela a las calles O'Reilly y a Empedrado, muy cerca del Boulevard de Obispo y del Gran Hotel Manzana Kempinski, yace una calle con solo 5 cuadras. Dueña de un parque dedicado a uno de los escritores más relevantes de la literatura española y de edificaciones con diversos estilos arquitectónicos, la calle San Juan de Dios, también sobresale por otras razones.

Su existencia es recogida en "Cecilia Valdés o La Loma del Ángel", considerada la novela de amor más importante del siglo XIX latinoamericano. Pero esa calle también se destaca por acoger a varios establecimientos con apetitosas ofertas culinarias. No por gusto algunos de sus restaurantes figuran entre los más populares de La Habana Vieja. Sugerencia a tener en cuenta cuando visite nuestra "Ciudad Maravilla".

San Juan de Dios, una calle, varios nombres

Cuentan que en sus inicios la calle era más pequeña. Estaba conformada por una sola cuadra, delimitada por las arterias Habana y Compostela, con unas quince casas a su alrededor.

Tuvo varios nombres: "Padre Varela", "Vigía del Morro", "Callejón del Polvorín", "Callejón del Progreso" y "Cerrada de Santa Catalina". Sin embargo, el que ha perdurado hasta nuestros días es el de San Juan de Dios.

En el año 1603 se concluye la construcción de un hospital por esa zona que tuvo a la congregación hospitalaria San Juan de Dios a cargo del cuidado de los enfermos. Es por ello que la edificación y una de sus calles laterales adoptaron el nombre de San Juan de Dios.

Aunque para 1879, ante la existencia de otros hospitales, se demuele el San Juan de Dios, la calle que hoy se extiende desde Aguiar hasta Monserrate, sigue conservando el mismo nombre.

En el sitio donde estuvo ubicado el hospital se erigió más tarde el Parque Cervantes o San Juan de Dios. Allí podrá aprovechar la sombra de los árboles y descansar un rato del ajetreo citadino, a la vez que admirar la estatua, en tamaño real, dedicada a Miguel de Cervantes y Saavedra.

Historias, leyendas y restaurantes

Cecilia, la hermosa mulata criolla habanera devenida protagonista de la novela de Cirilo Villaverde: Cecilia Valdés o La Loma del Ángel, desplegaba gran parte de su vida en la calle San Juan de Dios y sus alrededores.

Hay quienes se atreven a asegurar que por las noches se siente el andar de Cecilia por allí. Dicen que su espíritu vaga en los alrededores del Parque Cervantes. Incluso algunos aseveran escuchar el llanto de la bella mulata por la pérdida de su amado Leonardo Gamboa.

Los historiadores afirman que en la casa que antaño estuvo marcada con el número 12, entre las calles Habana y Compostela, vivió Doña María de M. Valdés, madre de Cecilia Valdés.

Pero a la historia y a las leyendas que se tejen sobre San juan de Dios, hay que añadir que por allí corría, desde Egido, el conducto de agua de la Zanja Real que llegaba al Callejón del Chorro, en la Plaza de la Catedral. Aunque según se cuenta las nuevas construcciones que se levantaron interrumpieron su curso.

La historia realza el nombre de la pequeña calle citadina. Sin embargo, en la actualidad es reconocida, además, por los restaurantes que en ella se ubican. Tres de ellos, muy avalados por TripAdvisor, quien los ha incluido entre los mejores de La Habana Vieja: Cinco Sentidos, Van Van y San Juan. Veamos sus pecualiaridades.

  • Restaurante Cinco Sentidos

    En San Juan de Dios, número 67, esquina a Compostela, frente al Hostal Casa Alegre, la excelencia en el trato y un ambiente acogedor, se mezclanen el Restaurante Cinco Sentidos para hacer de cada visita una estancia memorable.

    Con los cinco sentidos bien dispuestos, podrá pasar una velada inigualable en el centro histórico habanero, donde destaca el amplio menú contemporáneo, el "buen Mojito" y un extenso recorrido por la comida internacional.

    El horario está comprendido entre las 12:00 del mediodía y las 4:00 PM y desde las 6:30 PM hasta las 11:00 de la noche. Cuenta con servicio a la carta, climatización, música grabada, área de fumadores y sus precios oscilan entre $8.00 y $14.00 CUC.

    Aseguran los clientes que los postres son exquisitos. El más demandado resulta una combinación de diferentes texturas de chocolate y lleva por nombre "Mundo de Chocolate".

  • Restaurante Van Van

    Este bar - restaurante se localiza en el inmueble número 58, entre Habana y Compostela. El Restaurante-Paladar Van Van posee un ambiente diferente, decorado de manera creativa con objetos relacionados con la música.

    En el bar encontrará discos de acetato en las paredes, así como diversos instrumentos musicales (guitarra, bajo, trompeta) que funcionan como lámparas alumbrando el local. Otros salones, con decorados específicos, le otorgan un sello identitario en la red de restaurantes de La Habana Vieja.

    La carta no es muy amplia, pero los consumidores advierten un rico sazón que en los platos, específicamente la "ropa vieja". El restaurante resalta también por sus precios módicos, tanto para la comida cubana como para la internacional.

    A la hora de ingerir alguna bebida o coctel, sería recomendable pedir el coctel Van Van, especialidad de la casa. Sus ingredientes incluyen esencia de leche, azúcar, licor de café, de cacao, ron Habana Club añejo blanco y granadina.

    Desde las 12:00 del mediodía y hasta las 12:00 AM, podrá vivenciar el mejor de los ratos en la Capital del Caribe. Escuchará música grabada de la famosa orquesta cubana Los Van Van, de ahí el nombre de uno de sus salones y, por ende, del establecimiento.

  • Restaurante San Juan

    Es muy popular entre los habaneros. Y aunque el Restaurante San Juan se caracteriza por la sobriedad y la sencillez en su decoración, la elegancia lo acompaña, en todos los sentidos.

    Lo encontrará fácilmente, pues se ubica frente al Parque Cervantes, entre Habana y Aguiar. El plato de mayor demanda es la brocheta de cerdo, con bacon, asada al carbón. Pero una amplia variedad de platos conforman el menú, con precio promedio entre $15.00 y $21.00 CUC.

    Puede visitarlo todos los días de la semana, de 12:00 del mediodía hasta las 12:00 AM y disfrutar de ofertas culinarias excelentes, una variada coctelería cubana y una atención de primera, lejos de la agitación de la ciudad.

Disfrútala de punta a cabo

La Calle San Juan de Dios también ofrece otras opciones. La paladar La Familia, número 65 y la pizzería Il Rústico, ambas entre Habana y Compostela, son establecimientos de gran afluencia de público. Inclusive muchos clientes se aventuran en catalogar a Il Rústico como "el mejor restaurante de comida italiana de La Habana".

Muy cerca de San Juan de Dios, podrá acceder a sitios que agradecerá visitar: La Bodeguita del Medio, el Paseo del Prado y el Malecón habanero. Sin lugar a dudas, esta calle tiene mucho más que sus historias, visítela y conozca una pequeña arteria de punta a cabo.

Considerada una calle pequeña de La Habana Vieja, San Juan de Dios, se agiganta con su historia y reconocidos sitios donde degustar sabrosos platos. Esta arteria con nombre de santo, atrae y deslumbra, constantemente, a visitantes cubanos y foráneos.

milagros Milagros

;