Las montañas cubanas: sitios para disfrutar de la belleza y encontrarse con la historia

Las montañas cubanas: sitios para disfrutar de la belleza y encontrarse con la historia

Más allá de la política, de las luchas, de los conflictos y de un proceso social, hay un hecho: Hay personas que pasan a la historia. Tal es el caso de Ernesto "Che" Guevara quien forma parte, de manera significativa, de la historia cubana.

Desde los preparativos de la revolución cubana en México, hasta su muerte en Bolivia, el Che fue, y para algunos todavía es, una figura que se asocia al espíritu de rebeldía e independencia. De México parte rumbo a Cuba junto a 81 hombres. Él es el médico de la expedición y bien pronto se convierte en comandante.

Frondosa ceiba en el parque de Fomento, Sancti Spiritus

Desde los primeros momentos de las luchas, tuvo que cambiar sus instrumentos de medicina y se convirtió en guerrillero. Integró las fuerzas rebeldes que buscaban la independencia cubana y luego del triunfo de 1959 se mantuvo durante la concreción del proyecto social elegido para la isla.

Ernesto Che Guevara en las montañas del centro de Cuba

Las hermosísimas montañas del centro de Cuba, con una vegetación impresionante, acogieron los sueños libertarios del Che. Otras guerrillas ya existían en la zona, pero tras su llegada aceptaron luchar bajo sus órdenes.

Riachuelo y exhuberante vegatacion en las montanas del Escambray cerca del poblado de Gavilanes

En las montañas del Escambray, al sur de la isla, estableció su centro de operaciones, instaurando su comandancia en Caballete de Casas. Dicho sitio se localiza próximo a Gavilanes, territorio perteneciente al municipio de Fomento, en la provincia de Sancti Spíritus, ciudad también obligada en los destinos de quienes arriban a Cuba tras la huellas del mítico guerrillero. Son sitios cercanos unos de otros, lo que facilita una ruta a seguir para cualquier visitante.

Ese sería el primer destino: Gavilanes. Primero se accede al poblado de Fomento, en Sancti Spíritus, y luego a Gavilanes, un humilde asentamiento ubicado entre montañas. Dos autos, en el día, parten desde Fomento rumbo a Gavilanes. Allí los propios campesinos suelen guiar al visitante hasta la comandancia del Che Guevara, espacio que aún hoy se mantiene tal y como lo dispuso entonces.

En Gavilanes, con todas las condiciones que lo requieren para su protección, se conserva el burro que utilizaba el Che como medio de transporte para moverse entre las lomas. Un museo muestra parte de sus objetos personales y otras piezas de interés.

Puente sobre el rio Yayabo uno de los simbolos de la ciudad de Sancti Spiritus

La historia casi se puede tocar, mientras que el paisaje, la vegetación y la fauna, invitan a quedarse. Los ríos que nacen de las montañas, las cascadas, el canto de las aves, muchas de ellas hermosísimas, son motivo de asombro para todo aquel que visita la comandancia del guerrillero.

Hay dos opciones al bajar de las montañas. Visitar Manaca Ranzola, hacia donde movió luego su comandancia, o seguir rumbo a Fomento, lugar donde Guevara libró una batalla de tres días contra las fuerzas de Fulgencio Batista. Allí, en el parque de Fomento, realizó el Che su primer discurso público en una ciudad.

En Fomento existen opciones para pasar la noche: hostales que los pobladores han habilitado para los visitantes. Estos propician también el intercambio con los pobladores, algo que desea siempre todo aquel que arriba a la hermosa isla de Caribe.

Turista pasea por las calles del cenreo historico de la ciudad de Sancti Spiritus

Si pasó la noche allí, entonces le sugiero visitar, al día siguiente, algunos sitios como el antiguo Teatro Baroja, hoy convertido en Biblioteca Municipal, y espacio de encarnizados combates. La biblioteca conserva varias salas de lectura y es también sitio obligado para cualquier visitante. Aproveche las hermosas vistas que se aprecian desde su balcón y azotea desde donde localizará parte de los cerros antes mencionados.

Una vez que concluye su visita a Gavilanes y Fomento, tiene otras opciones. Si pretende seguir la ruta del Che Guevara, y de paso conocer algunos pueblos del centro de Cuba, puede visitar Guayos, Cabaiguán y Sancti Spíritus. El primero de ellos se inserta en el grupo de poblados que celebran las famosas "Parrandas", fiestas populares recientemente declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Bailarina durante las populares parrandas de la region central de Cuba

La villa de Sancti Spíritus, por su parte, es una buena opción. Ciudad de poetas y trovadores posee la Casa de la Trova y conserva la tradición musical de los tríos, algo que los visitantes gestionan para ofrecer serenatas a sus parejas. Pero tiene otros tantos atractivos: la Casa de la Guayabera, el Museo de los Refranes, la Casa de las Cien Puertas, la Iglesia Parroquial Mayor, el Puente Yayabo, por solo mencionar algunos. En Sancti Spíritus hay, de igual forma, excelentes sitios donde pasar la noche.

Estatua del Che Guevara en el edificio del Gobierno Provincial de Santa Clara

Desde allí puede viajar a Santa Clara, una ciudad verdaderamente hermosa, llena también de historia y que conserva en un mausoleo los restos del guerrillero argentino. Otras importantes huellas del Che pueden encontrarse por toda la ciudad, como lo es el "Tren Blindado", la escultura del guerrillero en el edificio del Gobierno Provincial y la Loma del Capiro. Santa Clara, como Sancti Spíritus, también ofrece al visitante excelentes propuestas culturales.

Lo cierto es que llegar al centro de la isla e ir a las montañas no es nada difícil. Dicho centro está a poco más de tres horas de La Habana. Puede, por ejemplo, hacer noche en Fomento y al día siguiente subir a las montañas, algo que se hace en sólo dos horas. Desde ahí puede retornar a Fomento, pasar la noche y emprender rumbo a Sancti Spíritus. La ruta siguiente sería Santa Clara.

Glorieta del parque Vidal de Santa Clara, al fondo el Hotel Santa Clara Libre

Lo curioso, o lo maravilloso, de esta propuesta es que estamos hablando de sólo tres días. Tiempo en el que no sólo tocaría la historia cubana a través de la figura del Che Guevara, sino que disfrutaría de las montañas, de los ríos, y de una vegetación que podríamos describir como explosiva pues el Caribe propicia eso: variedad y excitación.

En las montañas no es de sorprender que entre otras especies de aves cubanas, el visitante se sorprenda con las cotorras, pequeñas y hermosísimas aves que los pobladores muchas veces tienen en sus casas, pues imitan la voz humana y llaman, por sus nombres, a los dueños de casa.

Loma del Capiro en los alrededores de la ciudad de Santa Clara

Un pequeño recorrido por las montañas que acogieron al Che

Monumento a Ernesto 'Che' Guevara en la plaza y mausoleo dedicada al guerrillero argentino en Santa Clara

O sea, que ir tras la ruta del Che es también adentrarse en las bellezas de Cuba. Este es un magnífico recorrido que le llevará por sitios alejados de los circuitos turísticos pero que igualmente se disfrutan por su valor histórico y cultural. Y lo fantástico es que si se usan sólo tres días, hay tiempo luego para otros destinos: La Habana, las playas cubanas... y mucho más.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

El paso o presencia del guerrillero Ernesto Guevara en el centro de Cuba es hoy un destino turístico importante. Allí, en las montañas cubanas, tuvo el Che su comandancia, hoy sitio de peregrinaje para muchos admiradores de la historia cubana.

Milagros

; ;