Siguiendo los pasos del Che en La Habana

Siguiendo los pasos del Che en La Habana

Resulta imposible obviar la figura de Ernesto Guevara de La Serna cuando se hace alusión al internacionalismo. Conocido como el "Che", fue un médico argentino, devenido guerrillero, político y periodista, cuyo espíritu revolucionario lo hizo incorporarse a la lucha por la liberación cubana en el siglo XX.

Fue en 1956 que llegó a Cuba como expedicionario del Yate Granma para incorporarse a la lucha armada. Una vez que triunfó la Revolución Cubana de 1959 tuvo una fructífera vida a favor de la soberanía nacional. Por eso sus huellas están por doquier, en la gente, en los sitios por donde pasó.

Por la ruta del Che en La Habana

La Habana fue testigo de su existencia. Llegarse hasta la centenaria ciudad caribeña, es una oportunidad para revivir los pasos del "Guerrillero Heroico", un hombre convertido en leyenda.

La comandancia del Che en La Cabaña

Cuando solo habían transcurrido dos días del triunfo de la Revolución, el 3 de enero de 1959, toma posesión de la fortaleza San Carlos de La Cabaña la columna 8 Ciro Redondo. No es hasta el 9 de enero que el Che arriba a dicho lugar.

Ernesto Guevara de la Serna asume el cargo de Comandante Jefe del Departamento Militar de La Cabaña. Por esa época funda el periódico "La Cabaña" libre e inaugura una escuela para alfabetizar a los miembros iletrados de la columna, con sede en la propia comandancia y en El Morro.

La comandancia radicó en una casona erigida a mediados del siglo XIX que fungía como vivienda y oficina del gobernador de la fortaleza. En ella el mítico guerrillero instituyó su despacho y recibió a personalidades de Cuba y el extranjero.

En la actualidad dicho inmueble se ha convertido en museo, uno de los tantos atractivos de la fortaleza San Carlos de La Cabaña. Dividido en cuatro departamentos, representa un acercamiento a la vida del Guerrillero Heroico donde se pueden apreciar fotos y objetos que le pertenecieron.

Allí se encuentra la carta que a los cinco años de edad escribió a su tía Beatriz, así como mapas, reproducciones y manuscritos que muestran al Che niño junto a sus hermanos, padres y amigos. Podrá apreciarlo en sus prácticas deportivas y en sus viajes en motocicleta por Argentina y América Latina.

Incluso tendrá la oportunidad de verlo en una clase de anatomía junto a sus compañeros de estudio, visualizar su carnet de médico y varias muestras de los billetes que se emitieron, firmados por él, cuando presidía el Banco Nacional de Cuba.

Si es buen observador, se dará cuenta que la habitación donde se encontraba su despacho, en La Cabaña, es uno de los espacios más emocionantes del museo, sitio donde se conserva el mobiliario original.

Casa del Che en La Cabaña

La primera casa donde se asentó el Che en La Habana tras el triunfo de la Revolución Cubana se ubica a un costado del Cristo de la bahía. En esa vivienda donde antes residiera Roberto Fernández Miranda, jefe del regimiento del ejército de Batista, es donde duerme, por vez primera, el comandante Guevara desde que llega a La Habana.

Hasta finales del mes de marzo de 1959, el Che habitó la casa, junto a Aleida March de la Torre, quien era su secretaria y asistente personal, convirtiéndose posteriormente en su esposa. Pero con el paso del tiempo el inmueble ha tenido varias funciones: escuela de Geodesia y Cartografía y durante los años 80, oficina de la Escuela de Artillería Camilo Cienfuegos.

La vivienda pasó al Complejo de Museos Histórico–Militares, específicamente al Parque Histórico Militar Morro-Cabaña en el año 1999. Sin embargo, no es hasta el 27 de octubre de 2006, que reabre sus puertas como Centro Cultural Casa del Che en La Cabaña.

Al llegar a la vivienda encontrará que está compuesta por varias salas (de óleo, de ajedrez, de lectura, polivalente, protocolo, exposición fotográfica y una sobre el mate, su bebida preferida). Cuenta además con un Taller de Creación, así como una tienda y cafetería. Pero muy interesante resultan la oficina de trabajo y el dormitorio del "Guerrillero Heroico".

En la casa - museo encontrará, además, objetos de gran valor llegados a Cuba tres décadas posterior a su muerte. Estos pertenecieron a la heroína Tamara Bunke y otros guerrilleros que cayeron en combate en Bolivia.

El féretro original en que se trasladaron los restos de Ernesto Guevara de la Serna, al mausoleo de Santa Clara, está ubicado en una de las salas de este centro cultural. Sin lugar a dudas, un objeto que despierta la emoción de numerosos visitantes y atrae a muchísimos turistas.

La casa de Tarará

La severidad del asma padecida por el Che y el desarrollo de un enfisema pulmonar fueron los motivos para el traslado de su residencia hacia una cómoda casa en la zona playera de Tarará.

Aunque la oposición tuvo a mal su nueva morada, según testimonio de Aleida March de la Torre, el Che, jamás la utilizó como medio de recreación, ni se bañó en la playa. Allí, en un ambiente más saludable, descansaba mientras no estaba trabajando en la comandancia de La Cabaña.

Aunque a decir verdad, el comandante también desarrolló gran parte de su labor revolucionaria en esa morada. Según se recoge en la Historia de Cuba, allí se discutió, se prepararon y redactaron las innumerables versiones de la Primera Ley de Reforma Agraria.

Tarará se convirtió, tras el triunfo revolucionario, en un centro de esparcimiento donde los pioneros cubanos pasaban sus vacaciones, e incluso, recibían docencia mientras disfrutaban de sus instalaciones.

Hoy muchos recuerdan las visitas programadas a esta casa, convertida por aquel entonces en museo. Pero actualmente las vistosas y cómodas viviendas de Tarará pueden ser alquiladas por cubanos y extranjeros. Sugerencia para pasar días inolvidables junto a las cristalinas aguas de esa playa del Este Habanero, a la que puede arribar en el Habana Bus Tour.

Centro de Estudios Che Guevara

En el municipio Plaza de la Revolución, justo en la calle 47 # 772, está la casa donde vivió desde 1962 hasta su partida hacia el Congo. Actualmente funge como el Centro de Estudios Che Guevara.

La institución habanera está destinada a desarrollar y promover investigaciones sobre su vida, obra y pensamiento. Entre otras acciones, se destaca por propiciar el auspicio y participación de nacionales y foráneos en actividades científico - culturales vinculadas al Che.

El centro se ha insertado eficazmente en la comunidad a través del funcionamiento de talleres de cerámica, fotografía y computación, las salas de Lectura, Proyección, Exposiciones y Conferencias. Toda una gama de posibilidades para favorecer el acercamiento del pueblo cubano y de foráneos a un ser devenido paradigma mundial.

El Che y su foto más conocida

Las fotografías del Che le han dado la vuelta al mundo, pero en La Habana, las hay en los lugares más insospechados. Fue precisamente en esa ciudad que cobró vida la foto más famosa de Ernesto Guevara de la Serna.

Se trata de la imagen Guerrillero Heroico, así titulada por su autor Alberto Korda. En ella aparece el Che, con la boina negra de la estrella en el centro delantero y cabellera alborotada y está relacionada con un momento importante en la historia de la Revolución Cubana.

El 5 de marzo de 1960, en la céntrica esquina de 23 y 12, muy cerca de la Necrópolis de Colón, el pueblo cubano rendía tributo, en acto de despedida, al centenar de víctimas fallecidas durante la explosión del barco La Coubre.

Korda, logró la foto en un instante en que el Che se asomó en la tarima. Fue tal su impacto posterior que ha sido considerada "la foto más reproducida del siglo XX". En 2013 fue subastado en Viena por un costo superior a los 9 000 euros, uno de los escasos originales de la famosa impresión Guerrillero Heroico.

Lo que si no cabe dudas, es que Korda dejó para la historia un ícono de la fotografía internacional, en la que, a decir de Jon Lee Anderson:

"El Che aparece como el icono revolucionario sin par, con una mirada desafiante que escruta el futuro, su rostro es la encarnación viril de la indignación ante la injusticia social."

En Conjunto Escultórico de la Plaza de la Revolución y más allá

Una vez que esté instalado en la capital de Cuba, le sugiero subirse al Habana Bus Tour, y visitar el Conjunto Escultórico de la Plaza de la Revolución, en el Vedado. Allí apreciará el legado de Korda, a gran escala, adornando la fachada del Ministerio del Interior.

Esta imagen se presenta en forma de silueta y según se cuenta, en 2016 fue escogida por el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante su visita a Cuba, como fondo para fotografiarse en La Habana.

El Che en todas partes...

Las más diversas imágenes de Ernesto Guevara de la Serna se asientan en disímiles objetos: gorras, pulóveres, mochilas, platos, jabas, bolígrafos, libretas...

Lugares donde adquirirla, podrá hallar en toda la geografía habanera. Le propongo el Centro Cultural Antiguos Almacenes de Depósito San José y la Feria de Obispo, en La Habana Vieja, así como la Feria de La Rampa, en pleno Vedado.

Visite La Habana, propóngase un encuentro con su cultura, pero también con su historia. Sienta la presencia del Che en una ciudad del Caribe que guarda sus pasos y arribará próximamente a sus primeros 500 años.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

El Che, símbolo guerrillero amado por muchos y cuestionado por otros, tuvo en Cuba el principal escenario donde desplegó su espíritu justiciero. La Habana, guarda celosamente sus huellas. Esas que puede descubrir al visitar la Ciudad Maravilla.

Milagros

; ;