Bellas Artes de Cuba en diez obras

Bellas Artes de Cuba en diez obras

El Museo Nacional de Bellas Artes, ubicado en La Habana Vieja, ocupa varios edificios. Uno se encuentra destinado al arte universal, otro al cubano, mientras que un tercer recinto acoge funciones administrativas. Sus colecciones, integradas por alrededor de 45 mil piezas, son de las mayores en toda América.

El edificio dedicado a la producción artística del mundo se ubica en el antiguo Centro Asturiano, en la calle San Rafael entre Monserrate y Zulueta, en las proximidades del Parque Central.

Por su parte, la colección de arte cubano está recogida en un moderno edificio ubicado en Trocadero, entre Monserrate y Zulueta, en La Habana Vieja. Está abierto de lunes a sábado de 10 AM a 4 PM y los domingos hasta la 1 PM.

Lo mejor del arte cubano

El edificio de Arte fue inaugurado en 1954 como Palacio de Bellas Artes para acoger el Museo Nacional. Recibe al visitante un conjunto escultórico realizado por la importante escultora Rita Longa, que es uno de los signos distintivos del Museo.

Escultura que recibe a los visitantes del Museo Nacional de Bellas Artes

Su colección congrega más de 30 mil piezas que constituyen el fondo patrimonial de la plástica cubana desde el siglo XVII hasta el presente, agrupadas en cuatro núcleos conceptuales.

En “Arte en la Colonia” (siglo XVI-XIX) predomina la herencia española del barroco andaluz. En el siglo XIX destacan las obras del retratista Vicente Escobar, en contraposición con las creaciones neoclásicas de la naciente escuela de San Alejandro.

Como parte del grupo “Cambio de Siglo” (1894-1927) sobresalen los pintores Armando García Menocal y Leopoldo Romañach.

En Arte moderno (1927-1960) son dignos de mención por sus poéticas muy personales, pintores como Víctor Manuel, Eduardo Abela, Carlos Enríquez, Marcelo Pogolotti, Amelia Peláez, Fidelio Ponce de León, Mariano Rodríguez, René Portocarrero, Wifredo Lam, así como la escultora Rita Longa.

Arte Contemporáneo (1960-1996) permite el acceso a las obras de artistas de diversas etapas, desde Raúl Martínez, Servando Cabrera Moreno, Antonia Eiriz, Adigio Benítez, y Alfredo Sosabravo, hasta Nelson Domínguez, Roberto Fabelo, Zaida del Río, o Lázaro Saavedra, Belkis Ayón, René Francisco, Los Carpinteros, entre muchos otros.

El arte cubano en diez obras indispensables

Muchos de los pintores, cuyas obras acoge el edificio dedicado al arte cubano, han tenido vínculos con la famosa academia habanera de San Alejandro, otra importante institución formadora de artistas de las artes plásticas.

A través de la contemplación de las obras allí expuestas, se puede descubrir el devenir histórico de una nación. Por eso le recomiendo que conozca este museo a través de diez de sus obras más representativas.

  1. Retrato de Justa de Allo y Bermudez de Vicente Escobar

    Se trata de un óleo donde este pintor cubano del siglo XVIII representa a una joven sentada que mira de frente a los que aprecian la obra. El encanto de esta pieza reside en el rostro de la dama.

    Este creador se hizo tan famoso como retratista que llegó a ser nombrado pintor de la Real Cámara por la reina María Cristina de España en 1827. Las familias cubanas de abolengo se hacían retratar por él y se preciaban de contar con obras suyas.

  2. La siesta de Guillermo Collazo

    En el óleo una dama reposa en su asiento. Collazo, en las postrimerías del siglo XIX, ofrece una imagen de este momento para el descanso en el día, luego de almorzar y al calor de la tarde, que aunque heredado de la metrópoli española, resulta muy criollo. Es un hábito que muchos preservan, incluso en el presente. La obra brinda una imagen de la típica casa colonial cubana, con un patio que da al mar, con vegetación autóctona.

    El pintor santiaguero destacó como retratista, aunque también favoreció otros temas, así como la miniatura y la escultura.

  3. La Niña de las cañas de Leopoldo Romañach

    En él aparece retratada una joven morena, abrazada a un atado de caña de azúcar, mientras mira directamente al espectador. Con ella el artista se acerca a las clases más humildes, sobre todo aquellas que vivían relacionadas con la producción azucarera en la isla.

    Leopoldo Romañach es un pintor que vivió entre el siglo XIX y el XX. Destacó por ser maestro de varias generaciones de pintores cubanos en la Academia de San Alejandro, que también llega a dirigir.

  4. La gitana tropical de Víctor Manuel

    Considerada la obra emblemática del arte cubano, probablemente la más reproducida. Es la más conocida del pintor y fue concebida en París en 1929. Una hermosa mujer mestiza es la protagonista de este cuadro, que muchos especialistas llegan a definir como la Mona Lisa cubana.

    Víctor Manuel participó en dos exposiciones que marcaron el inicio de la pintura moderna en Cuba. Él retrató a varias de estas gitanas tropicales, en muchas de sus obras. Se dice que las pintaba de memoria pues no tenía recursos para pagar modelos.

  5. El rapto de las mulatas de Carlos Enríquez

    Fue pintado en 1938 y revisita el tema del rapto de las Sabinas trabajado por varios pintores, aunque con un enfoque muy cubano y voluptuoso.

    Este pintor villaclareño fue uno de los más fervientes luchadores a favor de la pintura moderna en Cuba que, además de pintor, desarrolló una obra como escritor.

  6. Los niños de Fidelio Ponce de León

    Tres niños aparecen en este óleo de 1938, representados a través de un intenso claroscuro que ofrece la sensación de volumen.

    Fidelio Ponce de León tiene una poética muy fuerte marcada también por sus experiencias de vida y enfermedad. Tiende a representar en tonos monocromáticos figuras humanas alargadas y casi abstractas. Otros de sus cuadros que deben ser mencionados son Tuberculosis y Beatas.

  7. Interior con columnas de Amelia Peláez

    Esta pintora villaclareña tiende a retratar en su obra ventanales coloridos, columnas, rejas, mimbres en combinación con frutas o flores del trópico. Se nutre de la estética de los vitrales de la casa colonial cubana y a través de una ingeniosa síntesis acomete un despliegue personal del color que enmarca con líneas negras.

    Un mural suyo se ubica en la fachada del Hotel Habana Libre.

  8. La silla de Wilfredo Lam

    Ejemplo vivo de ese sincretismo que define al cubano, se nutrió de sus raíces africanas y multiculturales para la creación de una obra de influencias surrealistas y cubistas aunque inmersa en todo el potencial espiritual caribeño.

    Su célebre obra La jungla se exhibe en el MOMA de Nueva York.

  9. Martí de Raúl Martínez

    La obra presenta un Martí que se repite, aunque siempre distinto, como podría aparecer en un mural popular. Esta representación bebe de lo más identificativo del versátil Andy Warhol, de ahí que nos remita al pop art.

    El camagüeyano Raúl Martínez es uno de los máximos exponentes del arte contemporáneo y pop en la Perla del Caribe, que sin embargo asume desde una propuesta muy cubana a través de la reiteración de figuras como el Apóstol Nacional, patriotas, o campesinos.

  10. Milicias campesinas de Servando Cabrera Moreno

    Cuadro de 1962 que logra comunicar un momento en la lucha del pueblo cubano relacionado a los sucesos de Playa Girón en 1961

    Servando transita de la geometría pura al cubismo y el abstraccionismo en obras que tienden a la transparencia y resultan sensuales, en una primera etapa hasta volverse comprometida con temas heroicos y nacionales.

Todo lo que ofrece Arte Cubano

El museo posee un amplio programa cultural que incluye exposiciones transitorias, conciertos, tertulias, entre otros. Realiza talleres para niños, jóvenes, adultos mayores y para la comunidad con diferenciación intelectual y física. Cuenta con una biblioteca con más de 120 mil volúmenes y un teatro para la realización de conferencias, eventos y talleres.

Muchacha revisa las reproducciones de obras de artistas plasticos cubanos en el Museo Nacional de Bellas Artes

Brinda la posibilidad de préstamo de obras o cesión para publicaciones, a través de un proceso de solicitud que incluso puede realizarse a través del sitio web de la institución. Asimismo la oportunidad de alquiler de los espacios del teatro, la sala de conferencias o audiovisuales, el patio interior, y las cafeterías, para los interesados.

La Tienda de Arte cubano se encuentra en el área central cercana al patio interior de la Sede del Arte Cubano, similar a la del otro edificio, se recomienda la visita a esta para comprar souvenirs como recuerdos de la visita.

Arte Cubano se encuentra enclavado en una zona céntrica de la ciudad que es La Habana Vieja. En sus proximidades se hallan el Hotel Sevilla y el Memorial Granma que integra el Museo de la Revolución, otrora Palacio Presidencial. Permite visitar también la cercana Loma del Ángel.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

El Museo Nacional de Bellas Artes de la Habana cuenta con un edificio destinado al arte universal y otro al cubano. Acérquese a conocer el arte de la Perla del Caribe a través de diez de sus obras más representativas...

Arantxa

; ;