¿Como recorrer Trinidad de Cuba en unas pocas horas?

¿Como recorrer Trinidad de Cuba en unas pocas horas?
Comentar

Muchos son los intereses y expectativas de los viajeros que llegan hasta Trinidad. Algunos prefieren recorrer sus museos y conocer a fondo su historia, otros prefieren la vida nocturna y los sabores de la ciudad, mientras hay quienes abogan por el turismo de naturaleza, visitan el Valle de los Ingenios, Topes de Collantes o sus hermosas playas.

Coche antiguo y trinitario en bicicleta por las calles adoquinadas de Trinidad

De cualquier manera, lo más atractivo que encuentran los visitantes en esta magnífica ciudad, al centro de Cuba, es la variedad de sitios a conocer. El conjunto historia, cultura y naturaleza que propone Trinidad, la convierte en uno de los destinos preferidos para viajeros de todo el mundo.

Un día en Trinidad de Cuba

Le invito entonces a barajar opciones, a disfrutar de la joya colonial de Cuba, según sus preferencias, su economía y su tiempo. En un día, o dos, le aseguro que es posible descubrir las mejores gracias de esta singular villa.

Un poco de historia

Vista de la Plaza Mayor de Trinidad

Comenzamos con un pequeño recorrido histórico - cultural y, por supuesto, nada mejor que el centro de la ciudad, la Plaza Mayor. Desde su llegada podrá contemplar la hermosa conservación de la arquitectura colonial trinitaria. Por todos lados aparecen las típicas viviendas coloniales, las calles estrechas y adoquinadas. Toda la ciudad es un museo en sí misma, elemento que puede utilizar a su favor.

Si desea internarse por unas horas en su historia le recomiendo, primeramente, visitar la Iglesia Mayor Santísima Trinidad. Es el símbolo indiscutible de la ciudad y un lugar que impresiona por sus estilos arquitectónicos y su pasado tortuoso. En su interior disfrutará del altar de madera del Señor de la Vera Cruz, estatua que llegó por azar hasta la villa hace cientos de años.

Patio interior (atrio) del Museo Romantico de Trinidad

Seguidamente, y a solo unos pasos de la iglesia, el Museo Romántico muestra todo el poder adquisitivo de la sacarocracia criolla trinitaria, responsable del florecimiento económico de la villa en el siglo XIX. Aquí se conserva la cristalería, carpintería, cerámica, las exquisitas piezas de mármol, además del mobiliario y decoración de la época; síntomas del enriquecimiento acelerado de los hacendados a costa de la explotación de esclavos.

Vista nocturan del Museo Romantico de Trinidad

Como cierre, adéntrese en el Museo de Arquitectura, ubicado en la propia Plaza Mayor, para contemplar los diferentes estilos arquitectónicos que levantaron la ciudad y que aún se conservan.

El Valle de los Ingenios

Finca Manaca-Iznaga en el Valle de los Ingenios

Para continuar, un rápido recorrido por el Valle de los Ingenios. Desde la ciudad puede tomar un taxi que, en pocos minutos, le llevará hasta el lugar. Conozca así la triste historia de la esclavitud en la zona y observe los restos de ingenios, haciendas, barracones que continúan en pie, luego de varios siglos. Por supuesto, suba a la torre de la Hacienda Manaca-Iznaga y descubra un paisaje maravilloso, que vislumbra todo el valle y las plantaciones de la zona.

Es imposible no sentirse atrapado también, por la peculiaridad de los tejidos y bordados que se venden en este lugar. En sus más disímiles formas y funcionalidades, las típicas vendedoras trinitarias, con sus grandes sombreros de paja, le mostrarán una de las tradiciones más arraigadas de la villa, que todavía se practican.

Playa Ancón

Arbol con sombra en la Playa Ancon de Trinidad

Si es de los amantes del sol y mar puede dirigirse a Playa Ancón, una de mejores playas del sur del Cuba, que se encuentra aproximadamente a 12 km de Trinidad. Es fácil encontrar taxis o autobuses que le lleven hasta allí. Además de tomar el sol y darse un refrescante baño, hay servicios de buceo por la barrera coralina, magnífica oportunidad para apreciar una gran variedad de especies marinas, así como observar restos de galeones y barcos de la época colonial.

En la noche: restaurantes, bares y música

Las propuestas nocturnas son diversas. En Trinidad abundan las "paladares", si desea tener una buena cena le recomiendo la Taberna La Botija, una de las cocinas más populares y exquisitas de la zona. Si prefiere algo más lujoso, no dude en llegar hasta el restaurante La Redacción, o al San José, buenas opciones para probar mariscos y pescados frescos.

Taberna La Botija, Trinidad, Sancti Spiritus, Cuba

Por otro lado, no deje de probar la Canchánchara, trago típico del oriente del país, ofertado en el bar del mismo nombre. La bebida está compuesta por una mezcla de aguardiente, jugo de limón, miel y hielo, servido en una vasija de barro. Amenizan el local grupos musicales, durante el día y la noche, que interpretan canciones cubanas de diferentes géneros como danzones, boleros y sones de todos los tiempos.

Si desea pasar una noche agradable, puede elegir según sus preferencias musicales. Por ejemplo, si es de los amantes del jazz llegue hasta el Trinidad Jazz Café, un auténtico bar en el centro que ofrece sabrosos cocteles junto a una música y ambiente muy acogedores.

Por otro lado, si desea escuchar un poco de los clásicos del rock and roll, puede pasar por el Bar Yesterday, evidente alusión a la legendaria agrupación Los Beatles. Aquí cada noche toca una banda en vivo que realiza un recorrido por los temas más famosos del género.

Jazz Cafe Trinidad

Y por supuesto, no deje de visitar alguno de los bares y tabernas tradicionales como la Casa de la Trova, un divertido homenaje al son tradicional; la Taberna Ochún Yemayá que muestra la música y los cantos afrocubanos tan arraigados en la cultura popular de este país; y la Casa de la Música, donde se mezclan las sonoridades cubanas e internacionales de moda y se realizan conciertos y concursos de baile.

Ya entrada la madrugada no se pierda la Discoteca Ayala, una peculiar disco dentro de una cueva, donde cada noche se reúnen viajeros de todo el mundo y habitantes de la ciudad para terminar la fiesta por todo lo alto, con música variada y excelentes cocteles.

Otros consejos útiles

Campesino descansa en su carreton en las calles de Trinidad

Todos estos lugares que propongo son relativamente baratos y céntricos. Así podrá recorrer varios sitios en una misma noche. No dude en hacerlo porque las calles trinitarias siempre están muy concurridas, son muy seguras y podrá desandarlas en las noches sin temor alguno.

Otra recomendación importante: hospedarse en las casas particulares de la zona. Puede reservarlas con antelación, o al llegar a la ciudad puesto que las identificará por todos lados. Además, los pobladores trinitarios, como caracteriza en general al cubano, son muy serviciales y simpáticos, elemento que siempre agradece el visitante.

Un viaje corto, pero placentero

Vista del centro historico de Trinidad

Como pudo darse cuenta, Trinidad tiene muchos encantos. Su historia, su cultura y su cotidianidad son palpables desde que se pone un pie en la ciudad. Pero si dispone de poco tiempo estas son solo algunas de las propuestas para que su visita sea lo más completa posible. Disfrute entonces de esta maravillosa villa cubana a través de un viaje corto, pero placentero. Que lo disfrute.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Si usted es de aquellos viajeros que en pocos días desea conocer gran parte de la Mayor de las Antillas, le invito a realizar un recorrido rápido y divertido por una de las ciudades que no puede dejar de visitar: Trinidad, la joya colonial de Cuba.

arantxa Arantxa