El arte a cielo abierto en la XIII Bienal de La Habana

El arte a cielo abierto en la XIII Bienal de La Habana

Varios espacios públicos y abiertos de la capital y otras ciudades cubanas han cambiado su fisionomía durante los días de la XIII Bienal de La Habana. Es común encontrar, hasta el próximo 12 de mayo, obras de gran formato emplazadas en el entorno urbano, al alcance de todos los públicos.

La arquitectura complementa el sentido experimental de las piezas, dialogan entre sí, y el espectador no necesariamente debe visitar una galería para encontrar pinturas, instalaciones, videos, fotografías y disfrutar del arte contemporáneo.

Le sugiero que pronto recorra el Malecón habanero, la Plaza Vieja del centro histórico de la ciudad, o el muelle de la hermosa urbe de Cienfuegos, al centro sur del país, entre otros lugares.

El niño que quedó pintado en una pared de su barrio

Un Nino gigante observa su barrio en La Habana, obra del creador frances JR

Zona Rayo Activa era un solar yermo en el municipio Centro Habana, donde anteriormente existía un comercio y después hubo un basurero. Este espacio fue recuperado en 2015 por la galería italiana Arte Continua y el proyecto sociocultural Tercer Paraíso, con la premisa de estimular la relación con la comunidad en la que radican.

Como parte de la XIII Bienal, varios artistas realizaron intervenciones allí, entre ellos el famoso creador francés JR, quien reprodujo a escala gigante la imagen de un niño, vecino de la galería ubicada en el antiguo Barrio Chino. Así el artista del grafiti y la fotografía regaló al barrio el mural del pequeño que ahora adorna ese espacio comunitario, punto de encuentro de proyectos ciudadanos y emprendimientos responsables.

Mural del nino pintado en un muro de su barrio por el artista JR

Visite ese espacio artístico al aire libre, y llegue también a la Galería Continua donde siempre, con Bienal o sin ella, hay una buena opción artística que disfrutar.

“Detrás del muro”, el beso del mar y las obras de arte

Uno de los paseos que no puede faltar en La Habana es un recorrido por el Malecón. El atractivo de la vía peatonal crece mucho más durante estos días de Bienal, cuando hermosas obras de gran escala están emplazadas allí.

Viandantes haciendose fotos en obras de la Bienal emplazadas en el Malecon habanero

Es gracias a una de las iniciativas más populares de la cita de artes visuales: el proyecto “Detrás del Muro” (Dedelmu), que reúne a más de 70 creadores de nueve países y convierte al Malecón habanero en una gran galería entre cielo y tierra.

En esta zona encontrará una instalación de luces en remolino que se proyectan en la fachada de un edificio, de la artista peruano-americana Grimanesa Amorós. También observará cómo el creador mexicano José Dávila ubicó losas volcánicas a lo largo de la acera.

Al final del Malecón, frente al parque de Los Enamorados, encontrará una gigantesca esfera de papel donde se imprimieron frases, reflexiones y apuntes polémicos de varios artistas cubanos sobre las instituciones y sus políticas culturales. En grande está rotulado “Sí, pero NO”, cartel que aprovechan los paseantes para un selfie.

Detalle de una obra de artistas cubanos, con matices polemicos, en la zona del Malecon

Apenas unos metros de allí están ubicados casi una decena de enormes samuráis de hierro, en posición sedente. Además, una pieza del español Alfredo Bicondoa, quien sugiere un libro de cemento abierto, de donde salen zapatos de tacón.

Otra obra interesante de la exposición es la pieza “19:30”, de Jorge Otero, quien frente a la Fortaleza de la Punta ubicó decenas de sillas diferentes para que los espectadores se sienten a escuchar música de un pequeño grupo instrumental o simplemente contemplar la hermosa bahía habanera.

Piezas multicolores de artistas de Japón

La Plaza Vieja, amplio y bello espacio del centro histórico, muy animado, acoge un proyecto de artistas japoneses y cubanos durante esta edición de la Bienal.

Según los representantes de Tokio para la Historia y la Cultura, Artˋs Embrace y la Universidad de Bellas Artes de Tokio, “Turn” propicia el encuentro e intercambio entre personas, sin diferencias de género, raza, nacionalidad, edad o condiciones físicas.

Obra parte del proyecto

Para la confección de las piezas se emplearon técnicas y métodos tradicionales de Cuba y Japón. Entre las obras con sello cubano se identifican sombreros de yarey y papalotes de los artistas Loán Carratalá y Ruth Mariet. Mientras por los nipones están las piezas multicolores Shimenawa y el Koinobori, de Kazuya Matsuhashi, Moeko Tokumoto y Naoko Nakamura.

Poster de promocion de la XIII Bienal de La Habana

La exposición es el resultado del proceso de intercambio con los pobladores de la ciudad y talleres realizados por los artistas en varios centros como hogares de la esquina de San Ignacio y Lamparilla, el Convento de Belén y comunidades locales como la escuela Ángela Landa, ubicada allí en la Plaza Vieja.

Mar Adentro: centro de la Bienal en Cienfuegos

Esta edición se extendió por vez primera a otras urbes fuera de La Habana, como las ciudades de Pinar del Río, Matanzas, Sancti Spíritus, Camagüey y Cienfuegos.

Cienfuegos la linda ciudad del mar

Esta última, conocida como la Perla del Sur y de cumpleaños por su 200 aniversario, destaca entre todas las ciudades por su uso de los espacios abiertos para el arte. El proyecto colectivo “Mar Adentro” expone ocho piezas, en su mayoría vinculadas con el mar, cuyo objetivo principal es llamar la atención de los pobladores de esta urbe eminentemente marinera hacia la conservación de la hermosa bahía de Jagua.

En el Muelle Real de la ciudad (reconocida como Patrimonio Cultural de la Humanidad desde el 2005) hay obras de Camilo Villalvilla, Pavel Jiménez, Adrián Rumbaut, Osmani Caro y el Grupo Albor.

También se halla “Vientre”, una instalación de Daniel Antón Morera; “Ciudades Ocultas”, del artista Raúl Cue; y “Empaque 52”, a cargo de Vladimir Rodríguez. Otras obras expuestas en gran formato son “Ecos al paso”, “Tres Esencias”, “No te duermas en los Laureles”, “Mira-Mar” y “Aguas profundas”.

Chico fotografiando una obra emplazada durante la Bienal en el Muelle Real de Cienfuegos

Teclas de un piano entran hasta el agua de la hermosa bahía de bolsa, también resalta un laberinto de bolas multicolores como las usadas para marcar los carriles de nado, y tres espacios que simulan diseños arquitectónicos con escaleras, una especie de patio interior y varios niveles.

Las familias que recorren el muelle no dejan de tomarse imágenes. Y es común allí encontrar muchas personas, sobre todo niños, disfrutando de las obras.

Las ciudades: grandes galerías de la Bienal

Obras de arte contemporaneo, fotografos, turistas y locales comparte el espacio en el prado habanero

La gran fiesta de las artes visuales está dedicada a los 500 años de la ciudad que acoge el evento desde 1984: La Habana. Es una cita irrechazable si desea disfrutar del arte. ¡No olvide su cámara! De esta experiencia resultaran fotos espectaculares, donde la arquitectura y el arte serán los verdaderos protagonistas.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Durante la fiesta de artes visuales que es la Bienal habanera, prevista hasta el próximo 12 de mayo, diversos escenarios públicos acogen obras en diferentes formatos. ¿En cuáles espacios arquitectónicos están emplazadas las piezas más interesantes?...

Arantxa

; ;