Descansar en los cayos más hermosos de la costa norte cubana

Descansar en los cayos más hermosos de la costa norte cubana

La naturaleza y el cuidado del medio ambiente juegan su papel en lo que podríamos denominar "la divinidad de los cayos cubanos". Las posibilidades para el visitante son enormes: La belleza y diversidad de los paisajes hacen el asombro de quien visita estas pequeñas porciones de Cuba.

Muchos son los que prefieren a la Mayor de las Antillas y en particular a sus cayos. Son escenarios que se repiten una y otra vez en la preferencia de quienes arriban a Cuba. Muchas fuentes y páginas consultadas les otorgan a un interés verdaderamente especial por parte de los visitantes. Y créame que esa fuerte predilección no es infundada.

¿Cuáles son los cayos de la costa norte cubana que están en la preferencia del viajero?

Chica descansa en la arena de una playa de la cayeria norte de Cuba

Las imágenes hablan por sí solas, pero vivirlo es una experiencia que la mayoría prefiere tener. Por eso, se los he relacionado, para que se acerque casi como una motivación y concluya preparando su viaje hacia esos paraísos tan cercanos a la gran isla principal.

  1. Jardines del Rey (Coco, Guillermo, Romano...)

    Playa de la cayeria norte de Cuba

    No hay dudas de que Jardines del Rey es, ahora mismo, uno de los lugares de recreo más atractivos de Cuba. Sus características naturales, y el funcionamiento allí de una infraestructura adecuada, hacen que este grupo se halle entre los preferidos de quienes arriban a Cuba.

    El nombre, Jardines del Rey, agrupa a varios cayos con potencial turístico en el archipiélago Sabana-Camagüey, y el nombre obedece al explorador español Diego Velázquez quien, entre 1513 y 1514, quiso rendir honores al rey Fernando el Católico. El sitio está presente además en el libro "Islas en el Golfo" del escritor estadounidense Ernest Hemingway.

    Cayo Coco es el principal de la zona, y su nombre se debe al pájaro Coco o Ibis del bosque, blanco y de pico curvado. Pero otros islotes de singular belleza hay en la zona, como los cayos Guillermo y Paredón Grande, incluidos en los planes de desarrollo turístico con una potencialidad de hasta 22 mil habitaciones.

    Cayo Coco posee 370 kilómetros cuadrados y 22 kilómetros de playa. Cayo Guillermo cuenta con trece kilómetros cuadrados y casi seis de playas, entre las que destaca Pilar con la mayor duna arenosa del Caribe. Paredón Grande, el otro del conjunto, dispone de ocho kilómetros de playas en sus seis kilómetros cuadrados y el cuarto en relevancia es Antón Chico.

    Aunque las playas son el principal atractivo del lugar, con 38 kilómetros en extensión, aguas cristalinas y fondos bajos, los cayos también distinguen por sus más de 200 especies de aves, en las que sobresale el Flamenco Rosado. La flora posee 385 especies, dentro de ellas 28 endémicas.

    Colonia de Flamencos rosados en Cayo Coco

    Se encuentran en la central provincia cubana de Ciego de Ávila, que favorece la posibilidad de llegar hasta ellos. Puede hacerlo a través de un moderno aeropuerto con tres mil metros de pista, capaz de recibir a todo tipo de aviones, así como una terminal para 600 pasajeros por hora, con salón VIP, tiendas de suvenires y varios salones, además de información turística adecuada. Otra vía de acceso, es mediante una unión terrestre nombrada en Cuba "pedraplén", con 17 kilómetros de largo.

    En este polo recreativo se organizan anualmente dos eventos de mucha clientela como son el Torneo Internacional de Pesca Deportiva en octubre y el Festival Jardines del Rey en diciembre.

  2. Sabinal

    Playa de la cayeria norte de Cuba

    Nos quedamos en el centro-oriente de Cuba, y es que en la provincia de Camagüey también se encuentra Cayo Sabinal, un sitio muy apacible que sorprende por la perfección natural de sus hermosas playas y por sus más de 30 humedales, entre temporales y permanentes.

    Abundan las mariposas, que es la flor nacional de Cuba, y las orquídeas, otra bellísima planta que en Cuba adquiere las tonalidades del trópico. Varias especies de árboles de maderas preciosas también pueden observarse como el roble, el ácano, el cedro. Su fauna es también apreciable y está compuesta, entre otros, por jutías, jicoteas, venados, cerdos y bovinos silvestres. El Tocororo, que es el ave nacional de Cuba porque en sus plumas lleva todos los colores de la bandera cubana, puede observarse en Cayo Sabinal así como una vistosa ave denominada "negrito" que logra un hermosísimo canto.

    Tocororo, Ave Nacional de Cuba

    El islote posee una extensión de 335 kilómetros cuadrados y se encuentra muy próximo y al oeste de la bahía de Nuevitas, al este de Cayo Guajaba y la Bahía de Gloria. Muy cercano también a la Playa de Santa Lucía, principal destino turístico de la provincia de Camagüey.

    Bañado por las aguas del océano Atlántico, se pueden observar desde el cayo todas las embarcaciones que navegan por el canal viejo de Las Bahamas o el canal de Carabelas. Debe su nombre a una especie de sándalo o enebro que crece en ese lugar. También, como en mis anteriores propuestas, vale señalar que por esos mares solía navegar Hemingway.

    A causa de grandes batallas perpetradas en la zona hay varias embarcaciones de corsarios y piratas hundidas en las profundidades. Por eso puede observarse el Fuerte de San Hilario que sirvió como torreón y cuartel de la topa y artillería española encargada de proteger la cayería Sabana-Camagüey.

    Para hospedarse en la zona recomiendo los hoteles situados en Playa de Santa Lucía. Sólo 22 kilómetros separan al cayo de estas instalaciones hoteleras que además se encuentran en esa hermosa playa que es Santa Lucía.

  3. Cayo Santa Maria

    Pasarela de madera que da acceso a la playa en Cayo Santa Maria

    Para llegar a este paradisíaco lugar, la manera ideal es a través de un pedraplén, de 48 kilómetros, que parte del municipio de Caibarién en el norte de la central provincia de Villa Clara. Si viaja desde La Habana, Villa Clara se encuentra a unas tres horas de viaje en auto.

    Cayo Santa María, es otro sitio que destaca tanto por sus bellezas como por su infraestructura. Pensar en este cayo es vincular la naturaleza con los descansos de manera activa, pues existen allí varias posibilidades de practicar deporte. Pero otra posibilidad, ya en el cayo, es la de conocer las costumbres gastronómicas cubanas pues el visitante puede percibir, además, la vida de las familias rurales o la de los pescadores.

    La prueba de que este constituye uno de los puntos de recreo más sobresalientes, es que muchos viajeros son repitentes. Una hermosa infraestructura adecuada y una culinaria que resalta las recetas de la tradición criolla, son puntos importantes a favor de su preferencia.

    Familia disfruta a bordo de un catamaran en Cayo Santa Maria

    Cayo Santa María está formada por arenas blancas y aguas sumamente limpias, característica que acompaña a otros cayos, no menos famosos, que están bien cerca de allí: Ensenachos y Las Brujas.

    Quizá se pregunte cómo viajar de un islote a otro. Estos son los tres únicos cayos cubanos unidos entre sí por viales, obra constructiva destacada por el Premio Iberoamericano Puente de Alcántara.

    Pero no sólo podrá disfrutar del sol y de la playa. El lugar es el indicado para el buceo, los paseos en yate y otras excursiones. Las autoridades de la zona proponen más de 30 opciones recreativas de diferente tipo.

    En la actualidad, estos sitios acaparan dos mil 113 habitaciones en hoteles, de una arquitectura muy acorde con el entorno, símbolo de un auténtico color cubano. Mis recomendaciones son los hoteles Meliá Santa María (cinco estrellas, 361 habitaciones, Todo Incluido), Meliá Las Dunas (cinco estrellas, 925 habitaciones, Todo Incluido) y Sol Cayo Santa María (cuatro estrellas, 300 habitaciones, Todo Incluido).

  4. Levisa

    Pelicano en Cayo Levisa

    Esta es mi primera propuesta de la costa occidental de Cuba. Ya en el Golfo de México, en la provincia de Pinar del Río, posee unas 250 hectáreas. Está exactamente a 6,7 kilómetros de la costa norte de Cuba y forma parte del Archipiélago de los Colorados.

    Esta pequeña isla (cayo, como se le conoce en Cuba) tiene solamente una extensión superficial de 2,5 kilómetros cuadrados, pero cuenta con una magnífica playa que se extiende por toda su costa norte en una longitud de 2 mil 500 metros y con la magia de su relativo aislamiento ya que solo se conecta con tierra a través de embarcaciones.

    Para llegar a Cayo Levisa es necesario tomar una embarcación desde Palma Rubia (municipio de La Palma), en un encantador viaje que puede durar alrededor de 20 minutos. Hay dos salidas diarias: una a las 10:00 horas y la otra a las 17:00. En el punto de embarque hay parqueo con guardia de seguridad donde puede dejar el auto.

    En Cayo Levisa existe una instalación hotelera, Hotel Cayo Levisa, conformada por 20 confortables cabañas que disponen de los servicios necesarios para garantizar una buena estancia. Acá tiene, además, el encanto del Golfo de México.

  5. Paraiso

    Hermosos ecosistemas marinos ideales para la practica del buceo contemplativo

    Ubicado también en la más occidental de las provincias cubanas, Pinar del Río, se encuentra Cayo Paraíso, conocido además como Cayo Mégano de Casiguas. Está frente al Estrecho de la Florida, en la costa del municipio Bahía Honda, provincia de Pinar del Río, y a 100 kilómetros al oeste de la ciudad de La Habana.

    Sus encantos principales son una excelente playa de alrededor de 500 metros de largo, magníficos fondos para la práctica del buceo y snokerling en los arrecifes coralinos muy próximos al cayo, aislamiento y tranquilidad casi total ya que el acceso, como en cayo Levisa, solo es por embarcación.

    Cayo Paraíso también se conoce porque el escritor Ernest Hemingway solía visitarlo y pasar largas jornadas en el lugar. El sitio sirvió también para que desde allí escribiera su novela "Islas en el Golfo", publicada póstumamente.

Como para escoger: entre la soledad, la magia y el hechizo

El hechizo está en todas partes. En cualquier sitio de los aquí propuestos se verá sorprendido por tanta belleza. El trópico tiene sus colores, sus sabores, sus intensidades... y los cayos de Cuba son una prueba de ello. Algo importante es que la temperatura en todos ellos suele estar entre los 24 y los 31 grados centígrados. Y en las noches es verdaderamente agradable el viento que llega desde el mar.

Hay para escoger. Tiene el visitante la fastuosidad de un hotel y la soledad de una isla que posee cabañas frente al mar. Lea y relea estas propuestas y, de antemano, le felicito por su elección. Cuba, como dicen los cubanos, es una isla rodeada de Dios por todas partes.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

La cayería que bordea buena parte del archipiélago cubano destaca por su belleza sin par y preservación total, ideales todas para visitar. Por eso le propongo revisar una lista de los cinco cayos más hermosos de la costa norte cubana...

Milagros

; ;