Diez cosas que hacer en Pinar del Río

Diez cosas que hacer en Pinar del Río

Si localiza la isla de Cuba en un mapa, le será muy fácil identificar a Pinar del Río. Está situada en una posición geográfica exclusiva: la punta más occidental de Cuba que se conoce como la Península de Guanahacabibes.

Pinar, como popularmente la llaman sus habitantes, debe su nombre a la abundancia de ríos y pinos. Este último, es un árbol muy alto que puede observar desde que entra a la provincia.

Próximo a La Habana, a solo 2 horas de viaje por carretera, puede trasladarse fácilmente hasta su ciudad cabecera para conocer otra realidad en la Mayor de las Antillas.

Valorar las posibilidades que ofrece Pinar del Río

Como toda provincia cubana tiene zona urbana y rural. Sin embargo, la mayoría de mis sugerencias sobre qué hacer en Pinar del Río le conducen a descubrir sus extraordinarios encantos naturales.

Con certeza el extremo más occidental presume de su fauna y flora local, que la convierten en un lugar exótico de la isla y del Caribe. Cuenta con sitios como Maria La Gorda, Viñales, La Güira, Cueva del Che y Cayo Levisa.

Para que vaya sin desvíos, a continuación pongo a su disposición 10 posibilidades que le harán descubrir las mejores opciones en su visita a Pinar del Río.

  1. Sumergirse en dos aguas el mismo día

    Pinar está bañada por dos aguas: la del Atlántico y el Caribe. Es una oportunidad única porque estando en esta punta de la isla cubana puede sumergirse en ambas. Mi sugerencia es que se mueva de la costa norte a la costa sur. En un solo día puedes hacerlo, tardará aproximadamente 2 horas. Para esto necesitará rentar un transporte privado.

    Playa de Cayo Levisa

    Algunos pobladores de la zona tienen autos propios que rentan, al igual que sus casas como negocio familiar, así que no tendrá inconvenientes. Ellos le sugerirán los mejores lugares para sumergirse.

    En el sur le espera la Península de Guanahacabibes reserva de la biosfera y parque nacional que abriga una bonita playa, cabañas, tiendas y restaurantes. La parte más turística es conocida como María La Gorda.

  2. Disfrute el fondo acuático del Caribe

    Los fondos marinos que rodean Pinar del Río poseen la mayor reserva de coral negro del Caribe. Por eso esta provincia es ideal para los visitantes que deseen hacer turismo ecológico y practicar deportes náuticos.

    Hermoso escenario submarino en uno de los puntos de inmersion del occidente cubano

    Cuenta con el reconocido centro de buceo de María la Gorda con más de 60 puntos de inmersión, colocados de manera que le permitan entrar en contacto con la flora y fauna marina, específicamente con los arrecifes coralinos.

    Se bucea de 15 a 35 metros de profundidad. El punto de inmersión más lejano está a 20 minutos del embarcadero. Un beneficio agregado es que la mayor parte del año las aguas son cálidas, tranquilas y con gran visibilidad. El equipo siempre es confiable y muy seguro.

    Para los que deseen menor profundidad una posibilidad es practicar snorkeling. Para ello no necesita de mucho equipamiento y se logra buena visibilidad, sin riesgos. Debe estar consciente de que no llegará a tocar el fondo, pero sí apreciará su singular belleza.

  3. Explorar los mogotes de Viñales

    Viñales es un pequeño pueblecito rodeado de un paraje casi sobrenatural, razón más que convincente para visitarlo. Desde que transita por la carretera la variada vegetación asoma y le sorprende. Allí, en ese pedazo de mundo natural prácticamente indescriptible le saludan mogotes y casas de guano donde se secan las hojas de tabaco.

    Valle de Viñales

    Hay un sitio que merece toda su atención. No existe manera de contarlo, porque tiene que verlo con sus propios ojos. Es el Mural de la Prehistoria, una enorme pintura rupestre grabada en la superficie de un mogote. Sus colores tropicales y exuberantes permiten distinguirla desde la lejanía.

    El hechizo le envuelve una vez que se sitúa frente a ella y el paisaje de fondo también hace lo suyo. La magia del sitio se acrecienta unido al sonido del viento, el canto de los pájaros y el agua que cae de los arroyos cercanos. Lo mejor de este museo bajo las nubes, con una obra única, es que está abierto todos los días a la espera de cualquier visitante.

  4. Entrar en el increíble mundo de las cuevas y parques pinareños

    En Pinar de Río las cuevas son algo común. Forman parte de la maravillosa composición que la naturaleza le ha dado a esa zona. Existen dos de ellas que por sus cualidades se han destinado a lugares turísticos. Uno es la Cueva del Indio y la otra es la Cueva del Ché.

    Salida de la Cueva del Indio

    La Cueva del Indio se encuentra en Viñales. La primera parte la puede recorrer caminando, pero luego debe terminar el recorrido en un bote pequeño que le conduce a la salida. Destaca por la riqueza de estalactitas y estalagmitas, apreciables en su estructura rocosa.

    La Cueva del Ché, también llamada Cueva de los Portales, se encuentra en el municipio La Palma. Es un sitio de gran valor histórico debido a que durante la Crisis de Octubre en 1962 en ella radicó la jefatura del Ejército Occidental al mando del comandante Ernesto Che Guevara.

    Ambas cuevas presentan formaciones fisiogeográficas muy valiosas. Los apasionados de la espeleología disfrutarán mucho el recorrido guiado. Están abiertas al público durante toda la semana.

    El Parque la Güira, por otra parte, se ubica en la Sierra de los Órganos. Es un amplio espacio para deleitarse con la belleza campestre, donde la presencia del río San Diego es un atractivo adicional.

    Escultura en el Parque la Güira

    Entre esculturas clásicas, lagunas e increíbles construcciones podrá caminar y disfrutar del aroma de las flores, según la época del año de que se trate. Es muy apacible, lo recomiendo para descansar y pasar un día en familia o con amigos.

  5. Descubrir cómo se hace el tabaco cubano

    Si está en Pinar del Río, entonces debe saber que está en la tierra del mejor tabaco del mundo. Una de las ofertas más demandadas por los visitantes extranjeros es conocer el proceso de elaboración de este famoso producto nacional.

    Turistas escuchan a un campesino que les explica sobre el cultivo del tabaco

    Mi consejo es que se inscriba en las excursiones especializadas que generalmente inician con la visita a las vegas de reconocidos productores. Según la temporada, puede apreciar los diferentes momentos de la cosecha en las plantaciones de tabaco tapado o de sol.

    Seguirá la visita a un despalillo, escogida de tabaco en los que se somete la hoja a los procesos de fermentación y selección, la Fábrica de Tabacos con la elaboración del puro en manos de expertos. Para finalizar puede comprar algunos habanos en la visita a la tienda especializada del Hotel Vueltabajo.

    Los horarios de los recorridos son de 9 de la mañana a 3 de la tarde, de lunes a viernes y están a su servicio en las agencias cubanas de viaje. Un dato especial es que su paseo incluye un almuerzo campesino en alguno de los parajes locales.

  6. Fumar un “habano”

    El lugar perfecto para su bocanada de humo es Vueltabajo. Se dice que en esta región nadie se resiste a probar un buen “habano”. También recomiendo la zona de Barbacoa, en el municipio San Luis. Es zona de exclusividad porque cosecha la capa de más calidad en Cuba.

    Campesino de la zona de Vueltabajo fumando un tabaco recien torcido

    Otros lugares famosos para probar la calidad del tabaco son Hoyo de Monterrey a la entrada del pueblo de San Juan y Martínez y Hoyo de Mena y Vegas Robaina, ubicada en la finca El Pinar.

    La ruta del tabaco es una excelente oferta que desde 2015 comercializa la Agencia de Viajes Havanatur S.A. bajo el slogan “de la semilla hasta el humo”. Contempla un circuito para entrar en contacto directo con todo el ciclo productivo y la recompensa es fumar un “habano”.

  7. Bailar música guajira

    En Pinar de Río se escucha la música que se divulga en el país, pero en la parte rural los campesinos y cultivadores de tabaco prefieren el punto guajiro. Este es un género musical autóctono de la isla, declarado Patrimonio de la Humanidad en 2017

    Parejas bailando en una fiesta campesina

    El punto cubano tiene una manera particular de bailarse, aunque no es complicado de aprender. Para que el baile esté completo debe usar las prendas y el vestuario que le permitan moverse al ritmo del tres o la guitarra.

    Las mujeres bailan con vestidos o sayas largas para batirlas. Los hombres usan guayabera y sombrero que se quitan o se ponen mientras danzan. Es una preciada muestra de cubanía en la cual puede participar para sentirse un auténtico lugareño.

  8. Comer un buen chilindrón de chivo

    El chilindrón es un plato típico campesino muy difícil de elaborar para que quede en el punto exacto. Obviamente, necesita carne de chivo o de carnero, puré de tomate, vinagre, vino seco y una pizca de picante. Hay quien le echa hasta cerveza. ¡Es sabrosísimo!

    Exquisito plato de la cocina criolla

    Le voy a develar el secreto de dónde probar el mejor chilindrón de chivo de Cuba: es un ranchón de guajiros en el municipio Candelaria. Los fanáticos al lugar le llaman El Rey. Desde hace años se viene consolidando como negocio privado y familiar bastante exitoso.

    La manera más fácil de llegar es por la autopista de Pinar del Río. Cuando divise el CUPET de Soroa, justo en el kilómetro 63, suba el puente, y a 9 kilómetros encontrará el ranchón del Rey. El precio de este plato no supera los 5 CUC, por tanto, el almuerzo aparte de delicioso resulta económico.

  9. Caminar por las calles de la ciudad

    La ciudad de Pinar del Río es una típica capital de provincia, sencilla, propicia para quiera guste de caminar y conocer sus calles. En su avenida principal encontrará dos edificios que acumulan años, arte y ciencia. El primero es el teatro José Jacinto Milanés, conocido como teatro Milanés y en él se realizan todos los conciertos de la ciudad.

    Almendron circulando por Pinar del Rio

    El segundo es el Museo de Ciencias Naturales Sandalio de Noda, o como todos le llaman: el Museo de Ciencias Naturales. Ubicado en una esquina, no pasa desapercibido porque es está enclavado en una peculiar construcción cuya arquitectura es muy llamativa en el entorno de la ciudad. Destaca, además, por la manera muy creativa de presentar su contenido.

  10. Probar la “Guayabita del Pinar”

    Desde que llegue le sugiero indagar por este típico ron. Debe su nombre a la pequeña frutilla, que reposa en su interior, oriunda de la región de Vueltabajo.

    Botellas de ron Guayabita del Pinar

    Se obtiene al mezclar el aguardiente y el azúcar con el fruto de la guayaba de pequeño tamaño. Actualmente existe una colección limitada de la bebida, por lo que le sugiero comenzar a buscarla en los establecimientos de la ciudad. Valdrá la pena perseverar en su búsqueda porque es un ron de máxima calidad.

    Se dice que quien se come la guayabita después no recordará de nada. Algunos bebedores han presumido de consumirla, al finalizar el líquido, pero cuidado porque en ella se concentran los mayores niveles de alcohol. Es una experiencia muy alegre. Así que comparta la botella con amistades o familiares y descubra el sabor de la Guayabita del Pinar.

Pinar del Río en toda su plenitud

Se sabe que los misterios nos conquistan y basta con saber que hay muchas más cosas por revelar para encontrar el camino y volver una y otra vez. Esto pasa con las bellezas naturales de Pinar de Río.

Le he contado algunos de sus secretos para que descubra sus encantos. Es imposible verlos de una vez. Incluso si cree que lo has visto todo, cuando regrese notará que algo ha cambiado.

La naturaleza siempre está en movimiento y esa es la dinámica sorprendente que atrapa en esa tierra que destila cubanía, gente buena, mar, baile, tabaco y ron. No pierda el camino. Siempre vaya a Pinar del Río buscando más.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

La provincia de Pinar del Río tiene como carta de presentación sus fascinantes fondos marinos, ser la tierra del “habano” y del ron “Guayabita del Pinar”. Le presento 10 posibilidades para que descubra por sí mismo sus principales encantos...

Arantxa

; ;