¿Qué lugares en La Habana permiten acercarse a la historia del ferrocarril cubano?

¿Qué lugares en La Habana permiten acercarse a la historia del ferrocarril cubano?

En Cuba, el ferrocarril y su historia surgen en relación con la zafra, denominación que en la Perla del Caribe se le dio a la cosecha de la caña de azúcar. Lo cierto es que tal medio de transporte fue vital y efectivo en la industria azucarera y la facturación de mieles y azúcares a distintos puertos para su exportación.

La primera línea que se creó unía los destinos La Habana - Güines. Y en 1837 comenzó a utilizarse su primer tramo Habana - Bejucal. Así Cuba se convierte en el primer país de América Latina en hacer uso de tal medio de transporte, el segundo de América luego de Estados Unidos, y el sexto a nivel mundial.

En el presente existen varios lugares en la capital cubana que permiten conectarse con la historia ferroviaria de la Mayor de las Antillas en una especie de ruta increíble.

Lugares de la Habana que cuentan la historia del ferrocarril cubano

Si se quiere conocer un poco más acerca de la historia de los ferrocarriles en Cuba es preciso visitar ciertos espacios de La Habana. Algunos parecieran haber quedado detenidos en el tiempo, ya sea por las particularidades de su arquitectura, como es el caso de la Terminal de Trenes, o bien por los trenes que exhiben, como piezas de museo. No debe perderse un paseo por el Museo del Ferrocarril, así como por las exhibiciones al aire libre diseminadas por diversos puntos del Centro Histórico habanero.

  • Estación Central de Ferrocarriles

    Por su valor histórico y su belleza como edificación, fue nombrada Monumento Nacional en el año 2002. Es un lugar que le aconsejo visite a su llegada a la Llave del Golfo.

    Estacion Central de Ferrocarriles

    Se ubica en la intersección de Egido y Arsenal, en La Habana Vieja. Se puede acceder a ella desde cualquier punto del Centro Histórico. Si se camina por la Avenida del Puerto, por ejemplo se puede seguir hasta que esta calle tope con Egido.

    Se inauguró, con toda pompa, el 30 de noviembre de 1912 y ha sido testigo del progreso del ferrocarril en Cuba. Es centro de todas las vías férreas del país, o sea de ella llegan (y se marchan) trenes procedentes de toda la isla.

    De estilo Renacimiento Español cuenta con cuatro pisos y dos torres, una a cada lado, construidas con acero y hormigón armado, así como adornadas de terracota y azulejo que la asemejan a la Giralda de Sevilla. En los dos torreones se encuentran empotrados los escudos de Cuba y La Habana, así como un gran reloj en el centro.

    Comenzó a repararse en 2016, con el objetivo de alistarla para el aniversario 500 de esa ciudad. Nuevas cafeterías, tiendas modernas, escaleras eléctricas, elementos de cristalería y luces contribuirán a hacer más bella y funcional esta joya de la arquitectura cubana. Cuando se encuentra ofreciendo servicio es un lugar pleno de vida y agitación por donde transitan a toda hora infinitud de viajeros.

    Estacion Central de Ferrocarriles durante el proceso de restauracion

    En sus alrededores se localizan otros sitios de interés turístico. Si se quiere seguir explorando la historia del Ferrocarril, justo enfrente, un parque permite el encuentro con una antigua colección de locomotoras, pero de ese sitio le cuento más adelante.

    Muy cerca podrá asombrarse con un fragmento de la Muralla que en los primeros siglos, protegía la ciudad de los constantes ataques de piratas y corsarios. Cruzando la calle se halla un sitio histórico para no perderse: la Casa Natal de José Martí (Egido y Leonor Pérez o Paula), el Héroe Nacional de Cuba.

    Fragmento de la Muralla de La Habana con la Estacion Central de Ferrocarriles al fondo

    En esa misma acera, el restaurante El Baturro le espera en Egido, entre Jesús María y Merced, donde podrá disfrutar de platos de la cocina cubana en un ambiente íntimo.

  • Museo del Ferrocarril de Cuba

    Por su condición, es otro de los Monumentos Nacionales nombrado en el año 2002. Esta otra de las obras sometida a una reparación capital para celebrar el aniversario 500 de la ciudad.

    Se ubica en el cruce de las calles Cristina y Arroyo, en La Habana Vieja. Allí radicó la estación principal de la Empresa Ferrocarril del Oeste, compañía fundada en 1859 con el fin de construir una vía férrea que uniera La Habana con Pinar del Río para transportar tabaco. La edificación que hoy se repara data de 1902.

    Turistas disfrutan la experiencia de viajar en una antigua locomotora de vapor en Cuba

    Este centro cuenta con una importante pieza museable: la locomotora de vapor La Junta, carro insigne de 1843 del Ferrocarril de Matanzas, conservada por manos anónimas que la mantuvieron en perfecto estado de conservación, al punto de comenzar a ser exhibido en 1912. Desde 1998 dicha pieza también fue clasificada como Monumento Nacional.

    Serán dignas de atención, cuando culmine la actual reparación, locomotoras de vapor, eléctricas y diesel de diversos períodos, una grúa de vapor, vagones de carga y pasajeros, señalizaciones de vías, máquinas y herramientas relacionadas con el ferrocarril, así como fotos, objetos representativos y maquetas en la sala de ferromodelismo. En una de sus áreas se reproducirá la sala de operaciones de una estación de principios del siglo XX. Además poseerá una biblioteca y una hemeroteca especializadas en el tema.

    El visitante que acuda a este museo podrá apreciar la magnificencia de las maquinarias y además interactuar con ellas, subir a la cabina de control y procurar recorrer las líneas para desplazarse a diversos enclaves de la Mayor de las Antillas.

  • Ferrocarriles en plazas y calles

    Otros espacios habaneros posibilitan el encuentro con la Historia del Ferrocarril cubano.

    Frente a la Estación Central de la Terminal de Trenes de la Habanaen Egido y Arsenal, un parque público ha devenido una suerte de museo al aire libre que, a cualquier hora, permite apreciar la belleza de históricos trenes cubanos, la mayoría del siglo XIX.

    Frente a la Estacion Central de ferrocarriles un nino posa para una foto junto a una antigua locomotora

    Allí se exhiben estos vehículos desde 2016, como parte de la Plataforma Cultural El Arsenal que integra arte, pedagogía, patrimonio y comunidad, en un homenaje a la orquesta Los Van Van, reconocida popularmente como El tren de la Música Cubana y a su director Juan Formell, creador del género songo.

    Homenaje a la orquesta musical Van Van conocida como el Tren de la Musica cubana

    Si se sigue el paseo se aprecia que en áreas cercanas a la Alameda de Paula, casi a las puertas de los Almacenes San José, están las primeras locomotoras reparadas por la Oficina del Historiador de la ciudad.

    Otra joya se localiza en el Callejón de Churruca, entre Oficios y Avenida del Puerto, en las proximidades del Café La Marina. Es el Vagón Presidencial, una suerte de sorprendente museo que siempre está listo para que el transeúnte se tome una foto junto a él.

    Vagon Mambi, un despacho presidencial sobre ruedas

    Y un detalle más: en plena Plaza de Armas del Centro Histórico, frente al Hotel Santa Isabel, un pequeño riel de madera y hierro exhibe una locomotora de número 1181, elemento curioso que a muchos viajeros atrae.

La historia continúa

Ruta ferroviaria Casablanca-Regla

Lo cierto es que la historia de los ferrocarriles cubanos se encuentra todavía escribiéndose y rindiendo nuevos frutos. La Habana a sus 500 años exhibe por doquier antiguas locomotoras que insisten en asombrar a los visitantes. La Terminal de Trenes y el Museo del Ferrocarril son reparados y sus trabajos están a punto de culminarse. Mientras la Perla del Caribe importa nuevos trenes que permitirán a locales y foráneos viajar de un lugar a otro de la isla con seguridad y confort.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Cuba fue el primer país de América Latina que contó con un ferrocarril. Hoy varios lugares de La Habana permiten conectarse con la historia de este medio de transporte que en sus orígenes estuvo asociada a la del sector azucarero...

arantxa Arantxa

; ;