Bucear en Cuba y disfrutar de sus corales

Los arrecifes coralinos son de gran importancia en tanto albergan una diversidad significativa de la vida marina, al estilo de un enorme acuario natural. Pueden resultar algo raros y se encuentran en menos del uno por ciento de los mares del planeta.

Cuba, sin embargo, tiene entre sus privilegios el hecho de contar con una de las poblaciones de corales más grandes y ricas a escala mundial. Además se encuentra muy bien conservada, a diferencia de sus pares en otros lugares, afectados por las prácticas humanas irresponsables y el cambio climático.

Bucear en Cuba

Chica observa un cardumen de peces en un punto inmersión

Cuba, como destino turístico, ofrece la posibilidad de practicar snorkeling o bien realizar inmersiones de hasta cuarenta metros de profundidad. Esta peculiaridad la convierte en uno de los sitios privilegiados para el buceo en el Caribe.

La barrera coralina norte del archipiélago cubano abarca de Varadero a Santa Lucía, pasando por Jardines del Rey. Es la mayor de la Perla del Caribe y la segunda en tamaño a nivel mundial. Garantiza espectaculares escenarios para practicar la inmersión subacuática.

Esponjas, abanicos de mar, corales diversos, gorgonias, y estrellas, así como múltiples variedades de peces, y moluscos son algunos de los tesoros que ofrecen los fondos marinos de la Mayor de las Antillas, a quienes se atreven a explorarlos.

En Cuba existen alrededor de 700 sitios de inmersión, muchos ubicados en zonas protegidas que, además, son turísticas con hoteles confortables en sus proximidades. Muchos se encuentran en las inmediaciones de ciudades que también deseará conocer por su belleza: Matanzas, Cienfuegos, Trinidad, Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba.

Una de las especies de anémonas que habita en el arrecife coralino

Sin embargo, si decidiera escoger sitios de buceo privilegiados en Cuba, basándose en la opinión de visitantes anteriores, no deje de visitar María la Gorda, Cayo Largo del Sur, Playa Santa Lucía y Jardines de la Reina.

Esa isla caribeña cuenta con alrededor de 40 centros de buceos donde trabajan instructores avalados por la Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas (CMAS) y la Certificación Americana-Canadiense de Buceo (ACUC). De ser preciso, y ante la presencia de visitantes con poca destreza, estos expertos le tomarán de la mano, para ayudarle a alcanzar seguridad y nadar por los maravillosos fondos de la Perla del Caribe.

Cabe señalar que, como parte de la política de preservación en Cuba, los visitantes deberán seguir las orientaciones de sus guías acuáticos, a fin de realizar un turismo ecológico que no incida de forma negativa en el ecosistema. Así, sólo podrán interactuar con el medio, tocando las distintas especies coralinas, si se les autoriza a hacerlo, ya que hacia la zona oriental y norte de la Mayor de las Antillas, la extracción furtiva de corales y moluscos ha incidido en el crecimiento de algas que deterioran el arrecife.

Sumergirse para disfrutar de los corales

Una chica observa distintas especies de corales mientras practica snorkeling

A lo largo de todo el archipiélago cubano son numerosos los sitios donde apreciar las bellezas inigualables de los corales. Un regalo totalmente natural que Cuba preserva para mostrar a quienes la visitan. Por eso, si se decide a viajar a esa hermosa isla para ver bien de cerca los corales, le ofrezco una lista de los posibles lugares donde podrá recrearse con esas increíbles formaciones.

  • Centro de Buceo en María la Gorda

    Entrada al centro de buceo Maria La Gorda

    Ubicado en el Parque Nacional y Reserva de la Biosfera de Guanahacabibes, al sur de Pinar del Río, cuenta con un Centro Internacional de Buceo, bajo la dirección de la Marina Puerto Sol. Es una zona protegida, en la que a sólo cinco metros de profundidad ya es posible apreciar la belleza de los fondos.

    Alberga alrededor de 20 especies de corales de contrastantes tonos, y cuenta con la población más significativa de coral negro en el archipiélago cubano. Este animal, a menudo suele ser confundido con una planta marina y es empleado en la fabricación de joyas y amuletos. Es una especie protegida debido a su lento crecimiento y su pesca tiene una estricta cuota anual.

    En María la Gorda, a fin de proteger el entorno, se realiza un control del buceo por parte de los guías, para que no se agreda al arrecife. No obstante, si quiere llevarse de Cuba una pieza de este espécimen no dude en adquirirla en alguna tienda del Grupo Comercial Coral Negro, empresa que integra la Corporación CIMEX S.A, y única autorizada en la isla para su venta.

    Además, podrá encontrar en su recorrido por las profundidades de María la Gorda, peces tropicales de tamaño medio y grande, así como estrellas de mar entre restos de antiguos galeones españoles hundidos. Sitios privilegiados para la inmersión son las cuevas y farallones que reciben nombres como «El Paraíso perdido» «El ancla del pirata», «Salón de las gorgonias» o «El Salón de María» pleno en lirios de mar y deslumbrantes corales.

    Allí, en María La Gorda, se celebra el Encuentro Internacional de Fotografía Subacuática (IMASUB). La luminosidad en su zona de buceo es especial pues, a escasa profundidad, es posible comenzar la observación. Se acumulan así gorgonias y corales en diversos tonos de rojos, naranjas, amarillos, verdes y azules.

  • Isla de la Juventud

    Especie que habita el ecosistema arrecife coralino

    La Isla Juventud, a cien kilómetros al sudoeste de La Habana, es otra zona de interés para el buceo en Cuba con múltiples sitios de inmersión. En la zona de la reserva ecológica, Punta Francés, al sur-oeste de esta isla, se halla un área de buceo que permite adentrarse en desafiantes canales, túneles y cuevas, rodeados de arrecifes de coral. «Pasaje Escondido», la «Cueva Azul», y el «Ancla del Pirata», son algunos de sus más especiales lugares.

  • Cayo Largo del Sur

    Peces de colores en el arrecife coralino

    Se localiza en las proximidades de la Isla de la Juventud. Es un punto de interés para el buceo por la gran diversidad y colorido de su mundo submarino y laberintos de coral. Este cayo cuenta con una escuela que se especializa en adiestrar, incluso, a buzos poco experimentados.

    Su área de exploración, más próxima a la pequeña isla, permite nadar por encima de montañas coralinas alongadas que se localizan a unos treinta metros de profundidad.

    Otra zona, hacia el oeste, ofrece la visión de corales que conforman laberintos, lo que hace a los peces nadar formando bancos. Al noroeste del cayo, las paredes descienden desde quince hasta doscientos metros. Es posible apreciar esponjas tubulares de colores inusitados, únicas en Cuba, que conviven con el coral negro. La zona conocida como El Acuario brinda el contacto con múltiples especies de peces, tortugas y hasta tiburones.

    Las playas de Cayo Largo, Paraíso y Sirena, han sido catalogadas por agencias especializadas como las mejores del mundo, basándose en opiniones de sus visitantes.

    Las tranquilas aguas de Cayo Largo fueron el lugar de entrenamiento preferido por la inmersionista cubana y recordista mundial Déborah Andollo.

    A este sitio se puede acceder desde distintas partes del mundo, o desde la propia Cuba a través del Aeropuerto Internacional Vilo Acuña. Solo es posible llegar a Cayo Largo a través de viajes en barco o avión.

  • Por supuesto, Varadero

    Chico saluda a la cámara desde un punto de inmersión

    El balneario se ubica en la provincia de Matanzas. Con 22 kilómetros de arena blanca, y aguas cristalinas es uno de los más famosos de Cuba a escala mundial. A este se puede acceder tras recorrer unos 130 kilómetros desde la capital, o bien a través de su aeropuerto internacional Juan Gualberto Gómez.

    Posee excelentes condiciones para practicar la inmersión submarina, con más de cuarenta especies de corales, múltiples tipos de peces, camarones, cangrejos y tortugas.

    Su caverna Hoyo Azul Ojo del Mégano, con 70 metros de diámetros cuenta con impactantes barreras coralinas. Las marinas Chapelin, Dársena de Varadero y Gaviota ofrecen embarcaciones, equipo e instructores de buceo, así como clases dirigidas al aprendizaje de esta práctica.

  • Bahía de Cochinos

  • Se halla al sur de la provincia de Matanzas. Allí el buceo es una práctica reciente, lo cual incide en que sea un territorio casi virgen y propicio para la inmersión. En las proximidades de sus costas viven varios tipos de esponjas y junto a sus orillas se localizan múltiples colonias de corales.

    Es posible sumergirse en sus más de treinta sitios a una profundidad de diez a cuarenta metros. Un gran muro de corales negros exhibe la belleza de la fauna marina entre aguas de color turquesa. Uno de los atractivos de esta zona es el buceo a mar abierto y el buceo espeleológico en cuevas subacuáticas.

    Caleta Buena, a varios kilómetros de Playa Girón, tiene su propio centro de buceo. En sus profundidades, inusitadas esponjas se exhiben en las cumbres de coral.

  • Jardines del Rey

    Al norte de la provincia de Ciego de Ávila se encuentra la cayería Jardines del Rey, considerada uno de los sitios más sobresalientes para el buceo en la Mayor de las Antillas, con aguas cristalinas y múltiples especies de corales. Su arrecife se localiza a treinta y dos kilómetros de las costas con una profundidad de diez metros.

    El área de inmersión de Cayo Coco cuenta con la impresionante belleza de sus formaciones coralinas. Muchas veces los expertos la han catalogado como un acuario natural gigante, donde abundan gorgonias, esponjas y corales. La Jaula, es el sitio de buceo por excelencia.

    La Playa Pilar, en Cayo Guillermo, también permite el acceso a la barrera coralina. En el arrecife de Cayo Media Luna, al noroeste del propio cayo, se suele practicar el snorkeling bajo el impulso de la Marina Puerto Sol.

    Muchos de los cayos se encuentran unidos a la Mayor de las Antillas por una carretera artificial que se erige sobre el mar y se conecta luego con el resto de las carreteras de la isla.

  • Cienfuegos

    Ejemplar del género Pomacanthus nadando entre gorgonias y corales blandos

    Tiene en su haber 21 sitios de inmersión. Está en la zona central y sur de la Perla del Caribe, a 245 kilómetros si se viaja desde La Habana. A lo largo de su costa se localiza un enorme arrecife coralino. Destaca el coral de columna que alcanza unos seis metros de altura y ha sido bautizado como Notre Dame. La provincia posee dos centros de buceo, el más conocido: Faro Luna.

  • Guajimico

    El nombre proviene de los aborígenes y se traduce como «lugar de los peces». Se ubica entre Cienfuegos y Trinidad y es uno de los lugares esenciales para bucear. Allí se pueden encontrar fondos rocosos, pero también de arena blanca o coralinos, además de múltiples especies de peces y tortugas.

  • Playa Ancón en Trinidad

    Pez Torito nadando en la zona del arrecife coralino

    Está al sur de la isla de Cuba, muy cercana a la ciudad patrimonial de Trinidad, en Sancti Spíritus, desde donde se puede acceder con facilidad. Ofrece posibilidades para la práctica del snorkel.

    Desde la Península Ancón hasta Cayo Blanco, dónde se encuentra el centro de buceo de igual nombre, se ubica una impactante plataforma arenosa poblada por colonias de corales que llegan a medir hasta cinco metros de altura. Allí habitan diversas especies, entre las que destaca el coral negro. Posee la magia arqueológica de goletas y barcos hundidos, a raíz de combates entre corsarios y piratas en siglos anteriores, detalle que lo hace aun más encantador.

  • Jardines de la Reina

    Especies de arrecife

    Es quizá el mejor sitio para zambullirse en la Mayor de las Antillas y de todo el Caribe. Se ubica al sur de Cuba entre Ciego de Ávila y Camagüey.

    Cuenta con infinitud de cayos, muchos de ellos vírgenes, en medio de un arrecife de coral. Fue declarado además Parque Nacional. Sus aguas resultan de escasa profundidad y se hallan plenas de espectaculares corales.

    Cuenta con 80 puntos de buceo protegidos de las corrientes marinas. No deje de visitar los puntos de inmersión Coral Negro I y Coral Negro II.

    El sitio Vicente presenta una pared con colonias de corales negros. Pero el lugar de inmersión más popular, Farallón, presenta una montaña de coral de enorme altura, dividida por túneles. Sus grutas cuentan con hendiduras que consienten el paso de la luz solar a través del agua de un modo espectacular y dan la sensación de haber llegado a un mundo de ensueño.

    En Jardines de la Reina podrá también bucear junto a tiburones y cocodrilos, lo cual es una tendencia en la actualidad.

    Para arribar a Jardines de la Reina se hace preciso tomar un barco en la ciudad de Júcaro. El centro Avalón se encarga de las inmersiones, aunque también opera en el área la flota Agressor.

  • Playa Santa Lucía

    Especies marinas de aguas tropicales

    Uno de los lugares privilegiados para el buceo en la Llave del Golfo es, sin dudas, Santa Lucía, que se localiza en la costa norte de Camagüey y aproximadamente a una hora en coche desde su cabecera provincial.

    Su arrecife de coral, la hace una suerte de piscina natural. Ya a doscientos metros de la orilla es posible penetrar, en lancha, a la zona de buceo, de la cual existen aproximadamente 40 sitios en el área, cuyas crestas de coral consiguen alcanzar una altura impresionante.

  • Holguín

    El lugar de mayor interés para el buceo, en esta provincia, se encuentra en Guardalavaca, al norte de la provincia. Recibe el nombre de Coral Garden o Jardín de los Corales y tiene mogotes, cavernas y farallones, cubiertos de gorgonias, corales y abanicos de mar.

    A Holguín se puede acceder a través de su Aeropuerto Internacional Frank País, o por carretera, a través de otras provincias.

  • Santiago de Cuba

    Buzo en las proximidades de un antiguo galeón

    Se localiza a 897 kilómetros de La Habana y cuenta con un arrecife coralino que adquiere formas inesperadas, incluyendo elevaciones, bajadas, barreras, crestas y hasta sólidas paredes. En sus aguas, en las proximidades del Morro de Santiago, descansan los restos de la flota hispana del lmirante Cervera, hundida en 1898 al finalizar la guerra hispano-cubana-norteamericana, en una zona llamada Colón.

Bucear en Cuba: una experiencia única

Los fondos marinos de la Perla del Caribe, por su preservación y cuidado, brindan una idea aproximada de cómo eran los corales en el mundo hace cincuenta años. Sus aguas son cálidas y con temperaturas medias que oscilan alrededor de los 26 grados, incluso en los meses de invierno, lo que las hace ideales para la inmersión en cualquier época del año. Los arrecifes coralinos se encuentran plenos de vida marina y permiten descubrir un verdadero paraíso subacuático mediante la práctica del buceo y el snorkeling seguros.

Deja un Comentario!