¿Dónde desayunar en La Habana Vieja?

¿Dónde desayunar en La Habana Vieja?

Aunque La Habana ha sido considerada como la Capital de la Coctelería Iberoamericana, numerosas razones sobran para distinguirla también por su selecta gastronomía.

En ese sentido, La Habana Vieja, arropa numerosos establecimientos, estales y particulares, que hacen gala de una distinguida culinaria para satisfacer los gustos de los comensales más exigentes.

Cuatro sitios donde desayunar en La Habana Vieja

Si los almuerzos y cenas son muy populares en esta zona, puede dar por sentado que los desayunos no se quedan atrás. Entre los numerosos sitios donde saciar el apetito mañanero, se resaltan:El Dandy, El Café, Don Balbino y La Vitrola .

  1. El Dandy

    Devenido bar - galería de gran popularidad, no puede tener mejor ubicación. Está enclavado en un barrio de La Habana Vieja, en la calle Teniente Rey, # 401, frente a la histórica Plaza del Cristo, una de las cinco plazas del Centro Histórico habanero.

    El local es pequeño, pero muy llamativo. A tono con su decoración ecléctica, podrá encontrar de todo. Antiguos muebles de madera con mimbre, butacas de uso, añejos ventiladores americanos y hasta un refrigerador soviético, aun en funcionamiento, armonizan el inmueble.

    Turistas comiendo en El Dandy

    Un elemento distintivo son las pinturas y fotografías que cuelgan de las paredes otorgándole a El Dandy la condición de galería. El ambiente que allí se respira atrae a numerosos visitantes que escogen a la parte más antigua de la capital cubana como su destino turístico.

    El Dandy abre sus puertas todos los días a las 8:00 AM. Así que si le gusta desayunar bien temprano, esa es una buena sugerencia. Ah, las opciones son variadas y con un rico sabor.

    El huevo, en sus más diversas formas de cocción es muy demandado por los consumidores. Puede solicitarlo frito, hervido, revuelto a la mexicana con cilantro, tomate, cebolla; o revuelto con queso y jamón. Si lo prefiere, pídalo en forma de tortilla natural, o agregarle queso, jamón o ambos.

    Tostada con huevo una de las especialidades de El Dandy

    El pan tostado se oferta solo o acompañarlo con mantequilla y mermelada. La ensalada de frutas nunca falta. Claro, su contenido varía en dependencia de la época del año.

    Los sándwiches son muy apetitosos, pero le sugiero el de atún, porque lo he consumido, y hay quienes aseguran que es el mejor de La Habana. Para acompañar el desayuno no dude hacerlo con jugos naturales, café o batidos de frutas, aunque eso queda a su elección.

    Si es amante de los tacos, en El Dandy hay para escoger. Lo mismo sucede con los baguettes. De ellos, el más solicitado se llama igual que el bar y está elaborado a base de jamón serrano, queso, tomate con albahaca, pepinillo y aceite de oliva.

    Una vez concluido el desayuno, sería recomendable antes de emprender el recorrido por La Habana Vieja, cruzar la calle y llegarse a la Plaza del Cristo, e incluso, entrar a la aledaña Iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje. Un templo espacioso, con hermosos vitrales en sus laterales que de seguro llamarán su atención.

  2. El Café

    Muy cerca de la Plaza del Cristo, un sitio especializado en sándwiches, jugos y café, espera a diario por todos aquellos que, previo a desandar las calles del Centro Histórico, optan por ingerir un rico y saludable desayuno.

    Calle Amargura en el corazon de La Habana Vieja

    Entre Villegas y Aguacate, en plena calle Amargura, # 358, una casa de puntal alto, sin identificación exterior, se convierte en una opción gastronómica muy visitada en La Habana Vieja.

    Se trata de El Café, cuya apertura diaria sucede a partir de las 9:00 AM. Enamora con su sobriedad, su decoración minimalista y funcional, dependientes atentos y eficientes.

    Es, sin lugar a dudas, y a decir de muchos clientes en Tripadvisor, “El mejor lugar para desayunar en La Habana”. Se distingue por la exquisitez en la elaboración de jugos donde la mezcla de piña, zanahoria, remolacha y jengibre, resaltan como los de mayor demanda.

    Como entrante, las opciones son variadas: plato de frutas frescas, yogurt con frutas frescas, con granola y tostadas (de pan de masa agria) con mantequilla o mermelada de naranja agria. Huevos, tomate, pepino están disponibles siempre, en cada desayuno. Incluso, puede añadirle queso y bacón.

    Pero el Hummus (puré de garbanzos) con pepino, tomate, zanahorias y tostadas, es sumamente delicioso; mientras que la panetela de chocolate y plátano resulta un dulce sencillo, aunque sabroso.

    En El Café puede acceder a 4 o 5 variedades de sándwiches, todos preparados con pan de elaboración artesanal. Sin embargo, el que le otorga peculiaridad al lugar, contiene cerdo asado con yuca, lechuga y salsa de mermelada de naranja agria. Una especialidad curiosa que bien vale la pena probar.

    Por supuesto, los líquidos no faltan. El menú va desde chocolate caliente, batido de chocolate con plátano, hasta refresco de jengibre (con limón, un poquito de azúcar y agua gaseada). Este último resulta muy degustado por los visitantes.

    El café que allí se elabora y expende es famoso en La Habana, en eso no hay discusión. Aunque la mejor forma de comprobarlo, es darse un saltico hasta el inmueble para disfrutar su aroma y exquisito sabor. La variedad es muy amplia.

    Taza de cafe

    Una vez saciado el apetito mañanero, recorrer Amargura es una buena idea. Aunque esa calle nunca fue de las arterias más comerciales, ni el sitio ideal para paseos, sobresale por dos motivos.

    En primer lugar, por extenderse entre dos plazas coloniales, la del Cristo y la de San Francisco. Y en segundo lugar por su histórica connotación, dada a que en épocas de la colonia fungía como vía crucis en las procesiones del jueves del Corpus Christi, específicamente las que salían en Semana Santa.

    Desayunar en El Café y luego transitar por Amargura hasta las plazas mencionadas puede ser una estupenda oportunidad. Viva en ellas y sus alrededores, esa mezcla de religión, arte y cultura que las caracteriza.

  3. Jamonería Don Balbino

    En la calle Aguacate, # 257, entre Obispo y Obrapía, se ubica la Jamonería Don Balbino, el sitio ideal para encontrar embutidos caseros de gran calidad en La Habana Vieja. Pero, también un sugerente espacio para el disfrute de excelentes desayunos.

    El local cuenta con una decoración sencilla. Y aunque el espacio no es muy amplio, la atención esmerada, la ubicación cercana a dos emblemáticas calles y las sabrosas ofertas culinarias, atraen un importante número de comensales.

    Cafe con leche y tostadas para el desayuno

    Desayunar en Don Balbino puede ser un buen comienzo. El menú es muy amplio, clasificado en europeo, habanero, Don Balbino, caribeño y campesino.

    El caribeño incluye jugo de frutas o yogurt, café, lonjas de lomo gratinadas, pan con mantequilla o mermelada. En cambio, el desayuno Don Balbino, de gran demanda, contiene huevo en cualquiera de sus variedades, pan con mantequilla o mermelada, vegetales, ensalada de frutas, embutidos artesanales salteados, jugo de frutas, café, jamón y queso.

    Los clientes piden con mucha frecuencia el sándwich Don Balbino pues contiene pan baguette, jamón, queso gouda, aderezos y pepinillos, ingredientes necesarios para deleitar los más exigentes paladares.

    Baguette con jamon y queso

    Para refrescar el calor del Trópico le sugiero los jugos naturales. Puede acompañar el desayuno con yogurt natural, leche, batidos de frutas y de helados, malteada importada, así como con otros líquidos que resultarán de su agrado.

    Al salir de Don Balbino, le espera el Boulevard de Obispo, dispuesto, como siempre, a ser recorrido de punta a cabo. Allí encontrará museos, restaurantes, hoteles, tiendas, el famoso bar restaurante El Floridita, conocido como La Cuna del Daiquirí, y preferido por el escritor norteamericano Ernest Hemingway.

    Optar por adentrarse en la calle Obrapíay visitar sus museos, entre otros atractivos, es una peculiaridad en medio de La Habana colonial.

  4. La Vitrola

    La Plaza Vieja, rememora el pasado colonial de La Habana. Posiblemente sea una de las más visitadas, e incluso, de las más inmortalizadas en fotos y videos.

    Es que su belleza es innegable y el trabajo de restauración la hace sobresalir en la capital de la Mayor de las Antillas. Sus atractivos son numerosos: la Cámara Oscura, el Museo de Naipes, el Planetario, su céntrica y llamativa fuente, restaurantes...

    En una de sus esquinas, en la calle Muralla, # 151, entre San Ignacio y Cuba, un pequeño, pero concurrido bar restaurante, convida desde las 8.00 AM a un viaje al pasado. Su particular decoración con antiquísimos objetos y fotografías de famosos, lo distinguen, pero resalta, aún más, por su especial gastronomía.

    Interior del bar restaurante La Vitrola

    La Vitrola, como se nombra, es para muchos el preferido por las celebridades. Tan es así que en 2016, Madonna, la Reina del Pop, lo escogió para celebrar su 58 cumpleaños. Según las crónicas sociales, dicen que la artista cantó y bailó encima de una de sus mesas.

    Allí puede pasar gratos momentos, sentado dentro o fuera del lugar, a tono con un ambiente prendado del pretérito habanero y amenizado por grupos musicales que interpretan selectas piezas del repertorio tradicional cubano.

    ¿Qué ofertan? Pues variedades de café que incluyen el expreso, americano, cortado, capuchino, y con leche, hasta el café bombón. Sin excepción, resultan deliciosos; sugerencias que debe tener en cuenta si llega hasta allí.

    Sus sándwiches son muy populares, sobre todo el cubano, pero lo mismo sucede con las hamburguesas. De ellas le recomiendo la de res o la de pechuga de pollo con agregos (jamón, quesos, vegetales, viandas fritas).

    Plato servido con una de las ofertas del chef de La Vitrola

    Los jugos de frutas naturales son muy solicitados. Sin embargo, puede escoger otros líquidos, muy bien elaborados como leche, batidos de helado o de frutas naturales, refrescos nacionales e importados, malteada, entre otros.

    Viva una experiencia diferente en plena Plaza Vieja mientras degusta un sabroso desayuno. Haga suya La Vitrola, disfrute la magia del entorno colonial habanero y de su popular gastronomía.

Más que desayunos

Tanto El Dandy, El Café, la Jamonería Don Balbino y La Vitrola, están abiertos hasta la noche. Oportunidad que puede aprovechar no solo para desayunar, sino también para almorzar, o incluso, cenar en ellos. Pero en la medida que recorra la antigua ciudad encontrará otros sitios donde degustar ofertas culinarias que igualmente serán de su agrado.

Turistas caminan desde muy temprano las calles de La Habana Vieja

La Habana pronto cumplirá sus primeros 500 años. Visítela, comparta con su gente, pruebe su selecta gastronomía, descubra todos los encantos que distinguen cada rincón de su existencia. No se asombre si llega a enamorarse de ella, tal como ha sucedido, a través de los siglos, con las más reconocidas figuras del arte, la ciencia y la historia universal.

0 Comentario
Agrega un comentario
 

Si algo no falta en La Habana Vieja son los bares y restaurantes. Muchos de ellos incluyen en sus ofertas el necesario desayuno. Conozca aquí cuatro sitios de la añeja ciudad donde deleitar su paladar con variados y sabrosos desayunos...

milagros Milagros

; ;